Google recuerda a Leonora Carrington con su 'barca de cocodrilos'

El buscador colocó un 'doodle' que rinde un homenaje a la artista surrealista que adoptó a México como su hogar por 43 años
Leonora Carrington
Leonora Carrington, doodle <3  Leonora Carrington
| Otra fuente: CNNMéxico

Google realiza un homenaje este lunes a la pintora y escultora Leonora Carrington en su cumpleaños 98 con un doodle que para los habitantes de la Ciudad de México resultará familiar. ¿Recuerdas dónde has visto estos cocodrilos?

El buscador rinde homenaje a la artista con una representación de la pintura y escultura Cómo hace el pequeño cocodrilo (1998), que la surrealista que vivió durante 43 años en México donó a la capital del país y que actualmente se encuentra sobre la avenida Paseo de la Reforma.

Para su creación, Carrington se basó en el poema del mismo título escrito por el británico Lewis Caroll y que se encuentra dentro de su obra Alicia en el país de las maravillas: “¡Cómo hace el pequeño cocodrilo repule su brillante cola, se vierte las aguas del Nilo y así sus escamas dora!/ ¡Cuán alegre se sonríe, qué bien extiende sus garras y al pececillo recibe entre sus fauces saladas!”, señala.

El doodle de la pintora surrealista puede verse este lunes en México, Perú, Chile, Argentina, Islandia, Reino Unido, Kenya, Corea del Sur, Taiwán, Australia y Nueva Zelandia, de acuerdo con el sitio del buscador.

Leonora Carrington nació el 6 de abril de 1917 en Reino Unido, hija de una familia adinerada de la industria textil, que la envió a una escuela religiosa de la que fue expulsada por tener un comportamiento excéntrico.

Desde su infancia mostró talento artístico con la necesidad de expresarse a través de dibujos. En 1936, a los 19 años, ingresó a una academia de arte en Londres fundada por el pintor Amédeé Ozenfant, de acuerdo con su obituario en el sitio del National Museum of Women in the Arts.

Un año después, también en Londres, conoció al surrealista Max Ernst, pintor del que se enamoró y con el que se fue a vivir a Francia pese a la oposición de sus padres, y por cuyo conducto conoció a los otros grandes exponentes surrealistas de la época: André Bretón, Pablo Picasso, Salvador Dalí y Marcel Duchamp.

En fotos: Leonora Carrington, una artista rebelde y surrealista

La relación con Ernst fue interrumpida por la Segunda Guerra Mundial cuando él, de origen alemán, fue arrestado y enviado a un campo de concentración. Carrington, devastada, se mudó a España donde sufrió un colapso y fue ingresada en un manicomio en la ciudad de Santander, según un obituario publicado por la agencia EFE.

Posteriormente viajó a Lisboa, donde conoció al poeta y diplomático mexicano Renato Leduc, un amigo de Pablo Picasso, con quien se casó en 1941 y quien la trajo a México, país en el que vivió por 43 años.

Enamorada de México

Carrington abrazó a México como su nuevo hogar, aquí conoció a Diego Rivera, de quien apreciaba su humor, y a la también pintora Frida Kahlo, según la agencia EFE.

En México nació una gran amistad con la pintora Remedios Varo (1908-1963), una española exiliada que conoció en París, y con quien en este país compartió proyectos artísticos. Y frecuentó también al cineasta español Luis Buñuel, de acuerdo con la agencia.

Posteriormente se divorció de Leduc y se casó con el fotógrafo húngaro Emericz Chiki Weisz, con quien tuvo dos hijos, Gabriel y Pablo. La pintora murió el 26 de mayo de 2011 en un hospital de la Ciudad de México debido a una neumonía.

La historia de su vida fue recopilada por la escritora y periodista Elena Poniatowska en su libro Leonora, quien comenzó a entrevistarla en 1942 pese a que la pintora “odiaba contestar preguntas y detestaba a los reporteros”, recuerda Poniatowska en un texto publicado en el diario  El País dos días después de la muerte de la surrealista.

De acuerdo con la periodista, Leonora fue una firme defensora de los derechos de las mujeres, del derecho de ser uno mismo pese a las convenciones sociales y una mujer que denunció desde los primeros días de la Segunda Guerra Mundial a Hitler, a Franco y a Mussolini a través de volantes en las calles de Francia en los que pedía el cese al fuego.

“Leonora nunca sacrificó su ser verdadero a lo que la sociedad convencional esperaba de ella, nunca aceptó el molde en el que nos cuelan a todos, nunca dejó de ser ella, escogió vivir en un estado creativo que hoy nos exalta y nos llena de admiración”, escribió Poniatowska para el diario español.

Ahora ve
España interroga a los cuatro detenidos por el doble atentado en Cataluña
No te pierdas
×