Ingeniería líquida: Un hombre construye casas… con agua

Un arquitecto húngaro desarrolló una innovadora tecnología que usa agua para regular la temperatura de un edificio
casa de agua
casa de agua  casa de agua
Autor: Phoebe Parke
(Reuters) -

¿Construirías una casa con agua?

El arquitecto húngaro Matyas Gutai cree que el agua es el material perfecto para mantener una casa a una temperatura cómoda.

Aunque eso no significa que puede prescindir de materiales tradicionales como los ladrillos, el cemento y el yeso, su sistema promueve una nueva noción de la ingeniería.

Gutai construyó una casa prototipo en su pueblo natal, Kecskemet, al sur de Budapest, junto con su amigo de la escuela, Milan Berenyi, luego de varios años de investigación y desarrollo.

La casa se construyó con una beca de la Unión Europea y expone los conceptos de "ingeniería líquida" sobre los que Gutai ha escrito extensamente.

¿Cómo funciona?

La estructura se compone de paneles, algunos de acero y algunos de vidrio; entre las capas interiores hay una hoja de agua que nivela la temperatura en todo el edificio.

La casa es capaz de calentarse por sí misma; cuando hace calor, el calor adicional se almacena en los cimientos del edificio o en un almacén externo y se devuelve a los muros cuando la temperatura baja.

La temperatura interior también se puede modificar a través de un sistema de monitorización similar al de la calefacción central.

Leer: Estudiantes de EU crean un extintor que apaga el fuego con sonido

Es un sistema muy eficiente y sostenible: la casa puede producir su propia energía y puede ser más independiente del suministro energético, con lo que se pueden reducir las emisiones de carbono.

"Nuestro panel puede calentar y enfriar el edificio en sí. El agua que está dentro del panel hace la misma labor que la calefacción", explica Gutai.

"Ahorra energía; si lo comparas con un edificio parecido con grandes superficies de vidrio, es una solución muy limpia y sostenible".

La idea inicial

Mientras estudiaba Arquitectura Sostenible en la Universidad de Tokio, en 2003, Gutai tuvo la idea de la casa de agua cuando visitó los baños termales al aire libre.

A pesar de que estaba nevando afuera de la alberca, Gutai estaba cómodamente caliente dentro de ella; fue allí cuando se dio cuenta de la importancia de la temperatura de la superficie del agua y de su potencial uso en la arquitectura.

"Como arquitecto creo que es realmente importante que este edificio trate de redefinir la permanencia, que ha sido un concepto clave en la arquitectura desde hace miles de años. Nuestro enfoque respecto a la permanencia no ha cambiado mucho, pero ahora, en vez de hacer algo muy fuerte que trate de resistirlo todo, estamos haciendo algo que se adapte a su entorno".

Leer: Una firma londinense construirá dos rascacielos 'sin sombra'

"La arquitectura realmente está cambiando en nuestros tiempos. Hemos llegado a nuestro límite en lo que respecta a la arquitectura sólida, ahora es razonable buscar un sistema nuevo".

Los riesgos

"Esta investigación se remonta a siete u ocho años atrás", explica Gutai. "Empecé en la Universidad de Tokio y nos tomó casi seis años levantar el edificio. Hubo muchos problemas estructurales; surgieron muchas cuestiones importantes como qué ocurre cuando hace tanto frío afuera que el agua se congela o qué pasa si se rompe uno de los paneles".

"Ahora mezclamos el agua con solventes naturales que no contaminan pero que reducen el punto de congelación a un nivel aceptable. Esto significa, en términos prácticos, que incluso si la tecnología falla, el agua no puede congelarse. En el caso de los climas fríos, como en Hungría, también agregamos aislamiento adicional a la estructura para protegerla de la congelación".

¿Qué pasaría si un panel se rompe? "Diseñamos unidades especiales articuladas. Los elementos articulados permiten el flujo lento, pero obstaculizan los flujos más rápidos", explica.

Esto significa que si un panel se rompe, se sellará instantáneamente de los restantes. Este efecto se basa en la dinámica de fluidos, no en computadoras o en sistemas de monitorización, lo que minimiza las probabilidades de falla.

Gutai ha colaborado con universidades y fabricantes para asegurarse de que el edificio sea viable y aunque el prototipo de casa es un espacio reducido (de ocho metros cuadrados en total), demuestra el poder de esta nueva tecnología.

Planes a futuro

"Nuestro objetivo debería ser usar menos energía y materiales y sacar a las ciudades de la red eléctrica en la medida de lo posible. La casa de agua es una forma de hacerlo", dijo Gutai, quien actualmente trabaja como investigador de la Universidad Feng Chia en Tokio.

La construcción de casas con este sistema es moderadamente más costosa que los diseños tradicionales, pero este prototipo pretende reducir nuestras necesidades de energía y Gutai está trabajando con fábricas y empresas de toda Europa en proyectos que usan esta tecnología.

Su objetivo: hacer que el agua sea el material de construcción del futuro.

Ahora ve
Dos aeronaves del Ejército se impactaron en Tecámac
No te pierdas
×