Análisis de datos, la clave para inclinar la balanza en las elecciones de EU

Durante las elecciones de 2012, el equipo de campaña de Barack Obama realizó un análisis de los votantes que le permitió ahorros de 30% en publicidad.
Todo es cuestión de datos  David Plouffe, exasesor de Obama y actual consultor de Uber, dice que el análisis de información puede darle la delantera a Clinton.  (Foto: Reuters)
Sofía Sánchez Morales /
HOLLYWOOD, FLORIDA (Expansión) -

La reñida campaña presidencial estadounidense podría estar definida por el análisis de datos de los votantes. Mientras que el equipo de Hillary Clinton sigue los pasos de la campaña del actual presidente Barack Obama, el republicano Donald Trump ha dicho públicamente que él no cree en este tipo de análisis.

¿Podría esta diferencia definir la campaña a favor de la demócrata? Así lo cree David Plouffe, asesor principal de Uber y de las campañas de Obama en 2008 y 2012.

“Creo que el uso de los datos podría darle a Clinton uno o dos puntos de ventaja por encima de Trump el día de la elección“, dijo el estratega durante una conferencia en el evento CXO Forum de Microsoft en Hollywood, Florida. “La campaña que tenga el mejor análisis de datos puede ganar una carrera, sin importar cuán cerrada sea“.

Las encuestas de medios ubican a Clinton entre uno y seis puntos por encima de su competidor, sin embargo, los números cambian rápidamente con cada nueva declaración, acción y debate que tenga lugar. De acuerdo con una minoría de encuestas, como la del periódico LA Times, es Trump quien lleva una ventaja por más de cinco puntos.

Lee: Clinton, Trump y el proceso electoral frente a la amenaza cibernética

Durante la campaña de 2012, el equipo de Obama realizaba un análisis de datos que les permitía saber exactamente qué votantes lo apoyaban e iban a votar, quiénes favorecían al demócrata pero no estaban convencidos de ir a votar, quiénes estaban indecisos y quiénes votarían por el candidato republicano, Mitt Romney. Con estos datos, sabían exactamente a quién anunciarle qué, lo que les permitió no solo conectarse con el electorado, sino ahorrar un tercio del presupuesto para medios.

“Este año las cosas son mucho más volátiles que en elecciones previas. Hay muchos republicanos que prefieren votar por Clinton, o que no quieren votar por presidente“, explica Plouffe. “También hay una base demócrata de jóvenes que apoyaba a Bernie Sanders y no quieren darle el voto a Clinton. Esta es la información que va a definir la elección“.

Además de los datos cuantitativos, es importante reforzar los datos cualitativos, con conversaciones constantes con el electorado. Y, por supuesto, que estos datos sean utilizados en cada decisión que se tome durante las campañas.

“En estas elecciones hay más millennials y generación Z que nunca, y estas son generaciones que no confían en las instituciones ni las empresas. Hay que escucharlos a través de los datos“, considera el experto. “El gran reto de Clinton es que no hay tanta gente apoyándola en esa categoría como a Obama. Tiene que demostrar que tiene corazón, porque ya todos sabemos que tiene el cerebro“.

Ahora ve
Sebastián Piñera lidera las elecciones presidenciales en Chile
No te pierdas
×