El tiroteo en el Pulse de Orlando alcanza a Twitter, Google y Facebook

Parientes de tres de los fallecidos acusan a las tecnológicas de haber apoyado al atacante.
Los señalan como responsables  La demanda fue presentada en Detroit por las familias de Tevin Crosby, Javier Jorge Reyes y Juan Ramón Guerrero.  (Foto: iStock by Getty Images)
ORLANDO (EFE) -

Las familias de tres hombres que murieron en el club Pulse de Orlando demandaron a Twitter, Google y Facebook en una corte federal.

Estas familias acusan a las compañías de brindar "apoyo material" al atacante que se había radicalizado.

Omar Mateen, de 29 años y que mató a 49 personas e hirió a otras 53 en el tiroteo masivo más letal en la historia moderna de Estados Unidos, juró lealtad al grupo extremista Estado Islámico antes de que la policía lo abatiera luego del ataque en junio, dijeron funcionarios.

Lee: La cronología de la matanza en el Pulse de Orlando

La demanda fue presentada en una corte federal de Detroit por las familias de Tevin Crosby, Javier Jorge Reyes y Juan Ramon Guerrero, fallecidos durante la masacre.

Las tres familias aseveran que las redes "brindaron al grupo terrorista EI cuentas que usaron para difundir propaganda extremista, recaudar fondos y atraer nuevos reclutas".

La demanda dice que el "apoyo material ha sido determinante para el auge del Estado Islámico y le ha permitido realizar o que se ejecuten en su nombre numerosos ataques terroristas".

Ningún grupo islamista se atribuye el ataque a el club gay "Pulse" de Orlando

Facebook informó este martes que no hay lugar en su servicio para grupos que cometen o apoyan al terrorismo, y que la compañía toma rápidas acciones para quitar contenido semejante cuando es reportado.

"Estamos comprometidos a brindar un servicio donde las personas se sientan seguras al usar Facebook. Entendemos a las víctimas y sus familias", expuso en un comunicado.

Recomendamos: Gigantes tecnológicos terminarán con contenido extremista

Twitter declinó realizar comentarios. En agosto, la empresa informó que había suspendido 360,000 cuentas desde mediados de 2015 por violar políticas relacionadas a la promoción del terrorismo.

La demanda afirma que las compañías crean contenido único al combinar mensajes de Estado Islámico con anuncios personalizados. También dice que comparten los ingresos de la organización por su contenido y se benefician de los mensajes del grupo a través de publicidad.

Ahora ve
Una neblina tóxica y gruesa cubre el cielo de Nueva Delhi
No te pierdas
×