Hiroshi Ishiguro: El hombre que hizo un robot de sí mismo

El ingeniero japonés está construyendo androides para comprender a los humanos, empezando por él mismo.
Hiroshi Ishiguro  Hiroshi  (Foto: Tec de Monterrey )
Luis Estrada
MONTERREY (Tec Review) -

Hiroshi Ishiguro, ingeniero en la Universidad de Osaka, en Japón, ha construido muchos robots en su carrera. Pero sus últimas creaciones no son autómatas comunes, sino se asemejan a personas normales. Uno de ellos, incluso, es una versión androide de un hombre de familia de mediana edad, él mismo.

Más allá de la ciencia ficción, escuchar a Ishiguro en el evento INCmty permite vislumbrar un futuro no de fantasía sino de realidad y de preguntas complejas, directas y pertinentes que tenemos que hacernos como sociedad para encarar y aprovechar mejor estas tecnologías.

El experto japonés en inteligencia artificial, fundador de un laboratorio que lleva su nombre, está convencido de que los androides podrán servir a los humanos como socios para los negocios en el futuro.

“Las compañías llegan a mi laboratorio en Osaka y desarrollan diferentes proyectos. Por ejemplo, estamos trabajando con una cadena de restaurantes con más de 1,000 sucursales en el país y piensan usar robots meseros, que no solo tomen la orden y lleven platillos, sino que sean capaces de hacer recomendaciones y sugerir la especialidad de la casa”.

Consulta otros contenidos similares en Tecreview.mx

En Japón ya utilizan los robots como conserjes, modelos, presentadores de noticias y camareros. “Los androides nunca se cansan, y pueden seguir trabajando cuando los humanos ya estamos agotados”, dice en el evento más grande en Latinoamérica enfocado en emprendedores que se lleva a cabo en la ciudad de Monterrey en el marco de la Global Entrepreneurship Week.

Lee: El pensamiento exponencial, clave para el éxito

Toda la información que los robots necesitan para operar la obtienen del machine learning y la inteligencia artificial a través de la robótica cognitiva, una serie de datos que por su variedad y volumen supera las capacidades de sistemas computacionales habituales.

“Tenemos que usar robots en situaciones cotidianas para interactuar con la sociedad. Este estudio de interactividad se conoce como robótica cognitiva: la parte científica de las neurociencias”, asegura.

Sus investigaciones a través de robots se encuentran en un tipo de estudio al que él llama de interacción.

Lee: INCmty tiene 1 millón de pesos para la mejor startup

“Mi tarea principal nace de la curiosidad por conocer al ser humano. Cuando era niño me hacía muchas preguntas como el por qué actuamos de tal manera o pensamos diferente. Por eso desarrollé un robot para entender a los seres humanos”. Esto significa una serie de conocimientos cerebrales sobre las interacciones entre humanos y humanos analizados por un androide”, contó durante su charla en INCmty.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

Estos robots son todos de aspecto mecánico, dice Ishiguro, pero nuestros cerebros están conectados para relacionarse con otros humanos; estamos optimizados para la interacción humano-humana, no humana-asimo.

Es por eso que construye robots que se parecen a las personas, como parte de su trabajo en el Advanced Telecommunications Research Institute International, conocido como ATR. Para describir una copia androide de un individuo en particular, acuñó el término "geminoide", después de geminus, que en latín significa gemelo. Un hermano mecánico similar a él llamado Geminoid HI-1.

Ahora ve
Los avances parecen aproximarnos a la revolución del reconocimiento facial
No te pierdas
×