Abismo digital en el continente africano

Las conexiones de banda ancha en África aumentarán a más del doble para 2011; la falta de apertura en los mercados está dejando atrás al continente respecto al mundo.
JOHANESBURGO, Sudáfrica (CNN) -

Las conexiones a Internet de alta velocidad en África llegrán a los siete millones en 2011, comparado con los tres millones anuales, según un estudio de la firma de investigación sudafricana BMI-TechKnowledge.

En los países miembros de la Unión Europea ya hay alrededor de 70 millones de conexiones. La brecha supone que los servicios de banda ancha no estarán disponibles en el continente más que para unos pocos ricos y privilegiados, lo cual probablemente dañará a las inversiones extranjeras.

"África está muy por detrás del resto del mundo, y parece que la diferencia sólo va a aumentar a no ser que se haga algo al respecto", dijo el analista de telecomunicaciones de BMI Richard Hurst.

Menos de un 1% de los africanos tienen acceso a los servicios de banda ancha, debido a la falta de conectividad internacional y a los incontrolables monopolios, comparado con el 22% de los americanos y el 30% de los europeos occidentales, añadió Hurst.

Los norteafricanos son los más conocedores de la Red, ya que sus gobiernos han liberalizado los sectores de telecomunicaciones, y los proveedores de servicios de Internet pueden acceder a un gran número de cables submarinos gracias a la proximidad con Europa.

Pero en el Este la banda ancha apenas existe, porque no hay ninguna conexión submarina que enlace estos países con el resto del mundo, por lo que los proveedores de servicios tienen que utilizar las conexiones por satélite, más caras y menos fiables.

Está prevista la construcción de un cable en esta región africana, pero el proyecto se ha paralizado.

El deficiente acceso a Internet y los altos costos están evitando que países como Kenia creen industrias de atención al cliente, que podrían impulsar miles de empleos.

Hurst dijo que hay cierta esperanza, ya que la falta de infraestructuras de líneas fijas ha obligado a muchos países a adoptar las nuevas tecnologías relativamente rápido.

Ahora ve
No te pierdas