Las atletas que producen testosterona llegan al centro de la polémica deportiva

Las mujeres que producen de forma natural esta hormona masculina aventajan a sus competidoras, sostiene un estudio encargado por la Federación Internacional de Atletismo.
Suspendida  Caster Semenya fue suspendida y obligada a tomar medicamentos para reducir su tasa de testosterona por el reglamento de la Federación Internacional de Atletismo.  (Foto: AFP/Karim Jaafar)
PARÍS (AFP) -

La cuestión divide al mundo del atletismo: las deportistas que producen un exceso de testosterona, como Caster Semenya o Dutee Chand, ¿tienen una ventaja respecto al resto? Un estudio publicado este martes por encargo de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) responde afirmativamente a la pregunta.

El Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) suspendió en 2015 la normativa por la que la IAAF obligaba a estas mujeres a seguir tratamientos para tener derecho a participar en las competencias.

Este estudio "forma parte de las pruebas que reúne la IAAF para presentar delante del TAS", señala la instancia internacional del atletismo en un comunicado.

La más alta instancia de la justicia deportiva había concedido a la IAAF hasta el 27 de julio de plazo para demostrar empíricamente que las atletas que segregan de forma natural la testosterona, una hormona masculina, disponen de una ventaja adicional.

Publicada por la revista médica British Journal of Sports Medicine, el estudio lo firman Stéphane Bermon y Pierre-Yves Garnier. Este último, director del departamento de ciencia y salud de la IAAF, recuperó su puesto luego de ser suspendido tres meses por el escándalo de dopaje en el atletismo ruso.

Recomendamos: El 'running', ¿un deporte costoso y un negocio redondo?

"Humillada"

El estudio está cofinanciado por la IAAF y la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), y asegura que los altos niveles de testosterona producidos de forma natural por ciertas atletas les reporta "una ventaja significativa" en determinadas pruebas.

Esos casos no abundan, pero sí tienen relevancia mediática. El más emblemático es el de la sudafricana Caster Semenya, campeona olímpica de los 800 metros en los Juegos de Rio.

En 2009, antes de la final de los Mundiales, la IAAF informó que investigaría sobre su género sexual por su apariencia masculina.

Suspendida en primer término, Semenya fue obligada a tomar medicamentos para reducir su tasa de testosterona en virtud del reglamento de la IAAF.

Ese mismo reglamento fue suspendido dos años atrás por el TAS, al que acudió otra atleta con la misma problemática, la india Dutee Chand.

Ahora resta saber si el nuevo estudio hará cambiar de opinión a la instancia jurídica.

Lee: ¿Qué tanto ejercicio debo hacer en realidad?

Sus críticos lo consideran competencia desleal. "Eso no pertenece al deporte", indicó la británica Paula Radcliffe sobre el caso de Semenya durante los Juegos de Rio. Pero esas acusaciones pueden tener efectos psicológicos devastadores en las atletas afectadas.

"Pasé por épocas de gran sufrimiento y me sentí humillada", confesó Dutee Chan, con la voz entrecortada por la emoción, cuando el TAS le dio la razón.

¿Como Pistorius?

El estudio de la IAAF se basó en el análisis de más de 2,000 datos: las mejores actuaciones de hombres y mujeres en los Mundiales de 2011 y 2013 y la tasa de testosterona natural en su sangre.

Según esos resultados, las mujeres con tasas más altas tenían mejores resultados en algunas disciplinas que aquellas cuya tasa era menor: lanzamiento de martillo (4.53% mejor), pértiga (2.94%), 400 metros vallas (2.78%), 400 m (2.73%) y 800 m (1.78%).

"Imaginen a cuánto podría ascender esa ventaja para las mujeres cuya tasa de testosterona equivalga a la de un hombre", comentó el doctor Bermon, citado por la IAAF.

Bermon encuentra un paralelismo en los casos de esas atletas y en el del sudafricano Oscar Pistorius. El velocista, con las dos piernas amputadas, suscitó la polémica al querer correr junto a los corredores no discapacitados, que estimaban que sus prótesis le conferían ventaja.

"El deporte se sustenta en dos pilares: el primero es la inclusión, incluyendo a personas que no son como las demás, y el segundo es la equidad", estimó el doctor Bermon. Según él, los casos de Semenya/Chand y el de Pistorius crean un "problema" ya que "esos dos valores se enfrentan en lugar de caminar de la mano".

Ahora ve
Nueva tecnología permite que las fotografías cobren vida
No te pierdas
×