¿Cómo será la oficina del futuro?

Seis expertos en espacios de oficina de todo el mundo se arriesgaron a respondernos dónde y cómo trabajaremos dentro de 10 años.
Las empresas de redes sociales como Pinterest no tienden a escatimar en sus espacios de oficina.
Nuevas tendencias  Las empresas de redes sociales como Pinterest no tienden a escatimar en sus espacios de oficina.  (Foto: Vía Architizer A+ Awards)
Emily Wright, The Spaces

Nota del editor: Este artículo fue publicado originalmente por The Spaces, una publicación digital que explora nuevas maneras de vivir y trabajar.

(CNN) — Sucede cada pocos años: un cambio sísmico en la forma en que vivimos detona un cambio en la conducta humana tan significativo, que dinamita el concepto de la oficina como la conocemos.

La tecnología moderna no es una excepción. Es el catalizador detrás de una de las mayores transformaciones que la oficina ha visto jamás -desde el diseño a la ubicación, de la sostenibilidad al bienestar- es el cambio de nuestra generación. Y aunque sea difícil imaginarlo ahora, los guardias de seguridad robóticos y las salas de reuniones controladas por aplicaciones son apenas el principio, todavía hay un largo camino por recorrer.

Entonces, ¿cómo podría ser en el futuro el lugar donde trabajamos? Seis expertos en espacios de oficina de todo el mundo se arriesgaron a respondernos dónde y cómo trabajaremos dentro de 10 años.

El arquitecto

Foster
Norman  Foster  (Foto: Will Bremridge/Cortesía)

Lord Norman Foster es uno de los arquitectos más reconocidos internacionalmente. Ahora, de 82 años, es el diseñador detrás de algunos de los edificios más emblemáticos del mundo, incluido el Ayuntamiento de Londres, la Cúpula del Reichstag y el nuevo Campus 2 de Apple en California.

¿Cómo será la oficina en 10 años?

Norman Foster: Más verde, en todos los sentidos. Los jóvenes elegirán edificios de oficinas en función de las instalaciones y los estilos de vida, pero también en su sostenibilidad. Las generaciones futuras serán mucho más exigentes y mucho más cuestionadoras en términos de lo que un empleador potencial hace para atajar el cambio climático. Así que creo que veremos un cambio en donde la creación de un entorno de trabajo de buena calidad, más responsable en términos de sostenibilidad, será positivo para las empresas, tanto como para el medio ambiente.

Una representación del Campus 2 de Apple, diseñada por Foster & Partners.
Apple  Una representación del Campus 2 de Apple, diseñada por Foster & Partners.  (Foto: Forgemind Archimedia/Cortesía)

¿Qué veremos más y qué veremos menos?

NF: Más naturaleza y más capacidades sostenibles. Y tal vez menos participación de los desarrolladores inmobiliarios. La tendencia predominante será que los empresarios sean los que promuevan nuevas ideas para el diseño. Apple Park fue iniciado por Steve Jobs, y continuado por (el director de diseño) Jony Ive y su equipo con el apoyo de Tim Cook. Por regla general, los desarrolladores ahora tienden a seguir el mercado, y los empresarios lo dirigen.

¿Cuál crees que será el mayor motor de cambio en la forma en que trabajamos en los próximos 10 años?

NF: Creo que la agenda social será la gran fuerza impulsora. Y la tecnología. Pero también el intento de superar nuestro miedo natural al cambio.

¿Cómo afectará esto al entorno urbanístico de nuestras ciudades?

NF: Piensa por ejemplo en los edificios impresos en 3D. Creo que, si se aprovecha adecuadamente, ofrecería muchas oportunidades. La desventaja sería la repetición sin sentido o la mala práctica de diseño. Pero en última instancia, tengo una visión más optimista y creo que ofrece un mayor potencial de personalización y mayor espacio para la creatividad.

Por supuesto, plantea algunas cuestiones sociales importantes. Si eres capaz, a través de los robots y la inteligencia artificial, de hacer muy rápida y eficientemente cosas que de otra manera requerirían mucha fuerza de trabajo, entonces eso es liberador en un sentido. Claro que hay cuestiones sobre el futuro de la fuerza laboral, pero históricamente este tipo de cambios han dado como resultado mayores niveles de educación y una redistribución más productiva del trabajo.

La innovadora

Wood
Tanya  Wood  (Foto: Tanya Wood/Cortesía)

Tanya Wood es directora de Soho Works, la rama especializada en oficinas del club para socios Soho House. Ella supervisa los espacios laborales del grupo en el barrio londinense de Shoreditch, así como posibles planes de expansión.

¿Cómo será la oficina en 10 años?

Tanya Wood: Esperamos que para entonces el lugar de trabajo se haya vuelto más cómodo, un lugar donde decides pasar más tiempo sin las presiones y la formalidad de la oficina tradicional. Ante la actual demanda de horarios laborales más flexibles, las personas pasan menos tiempo físico en su oficina formal. Ellos quieren espacios que realmente sirvan, y mejoren, su vida laboral. Eso podría suponer el acceso a gimnasios o áreas sociales, dormitorios o una oferta de estudios y equipos especializados o instalaciones para apoyar a los creadores de contenidos.

Shoreditch
Soho Works,  Shoreditch  (Foto: Soho Works/Cortesía)

¿Cuál crees que será el mayor motor de cambio en la forma en que trabajamos en los próximos 10 años?

TW: La evolución de la socioeconomía. Con esto quiero decir que más viajes internacionales, mayor igualdad de género (y compartir el cuidado de los niños) y las nuevas tecnologías resultará en una sociedad que quiere y necesita más opciones, autonomía e independencia en su vida laboral.

¿Cómo afectará esto al entorno urbanístico de nuestras ciudades?

TW: El espacio tradicional de oficina está bajo presión, por lo que los propietarios de oficinas tendrán que adaptarse para mantenerse relevantes.

¿Cómo afectará la forma en que usamos nuestros hogares?

TW: En el futuro esperamos que el lugar de trabajo complemente cada vez más la vida en el hogar. Cuando una oficina atiende más aspectos de tu vida, el hogar puede convertirse en un verdadero santuario.

¿Cómo crees que el concepto de oficina como club de negocios se desarrollará a través de los años?

TW: A la gente le encanta pertenecer y sentirse parte de algo. La idea de las redes profesionales no es nueva y, al reunir esto bajo un mismo techo, creas un terreno muy fértil para la colaboración, que empodera a los trabajadores. Con la expansión del trabajo colaborativo a nivel mundial, la membresía se convierte en mucho más que un edificio o un espacio físico para ir a trabajar, es también una comunidad de apoyo internacional.

La gurú de la conectividad

Brisk
Tamara  Brisk  (Foto: Tamara Brisk/Cortesía)

Tamara Brisk es directora de Wiredscore France. Lanzado en Nueva York en 2013 por Michael Bloomberg, el sistema de clasificación de conectividad puntúa a los edificios comerciales en varios aspectos, desde la velocidad de internet hasta las conexiones móviles. Actualmente tiene oficinas en Reino Unido, Francia, Alemania e Irlanda y ha certificado más de 750 edificios en todo el mundo.

¿Cómo será la oficina en 10 años?

Tamara Brisk: Dentro de una década, las oficinas serán diseñadas para fomentar mejor nuestros procesos cognitivos y preferencias laborales. Ya sabemos que la gente es más creativa en ciertos momentos del día y que los estímulos ambientales pueden amplificar la colaboración, pero apenas estamos empezando a comprender esas dinámicas.

En una década, los trabajadores del conocimiento serán más productivos porque serán más capaces de aprovechar sus capacidades mentales. Por ejemplo, las personas sabrán que nuestras mejores destrezas estratégicas para las lluvias de ideas ocurren en la mitad del día e incluso tendrán ejercicios de calentamiento mental para potenciar su rendimiento.

Nuestros espacios de trabajo en el futuro ofrecerán ambientes diferentes para diferentes fases del trabajo -como cápsulas aisladas para los períodos de profunda concentración. Estos se sumarán a los espacios de trabajo llenos de estímulos sociales que promueven la colaboración, que ya existen.

un edificio certificado por cable en construcción en París, diseñado por Jean Nouvel.
DUO,  un edificio certificado por cable en construcción en París, diseñado por Jean Nouvel.  (Foto: L'Autre Image/Cortesía)

¿Qué veremos más y qué veremos menos?

TB: Veremos más flexibilidad en el uso del espacio. Por ejemplo, las cafeterías que solo se usaban durante el desayuno y el almuerzo servirán como espacios de trabajo colaborativo y salas de reuniones. Las oficinas en espacios abiertos serán divisibles con un solo clic.

Veremos menos alquileres a largo plazo. Aunque las empresas todavía requieren y se benefician de la co-localización de sus empleados, querrán más flexibilidad para sumar y restar el espacio a medida que evolucionan sus necesidades.

¿Cuál crees que será el mayor motor de cambio en la forma en que trabajamos en los próximos 10 años?

TB: La investigación sobre cómo desbloquear mejor nuestra capacidad mental y administrar la velocidad y la ubicuidad de la información nos hará más productivos sin ningún esfuerzo suplementario.

¿Hasta dónde crees que llegará la conectividad en las oficinas en la próxima década?

TB: Será tan importante como la ubicación y el precio en la elección de una oficina. La conectividad excelente y confiable se convertirá en estándar.

El empresario de los espacios de trabajo compartidos

Benfredj
Mikael  Benfredj  (Foto: Mikael Benfredj/Cortesía)

Mikael Benfredj es fundador de Patchwork, una tienda de muebles convertida en un espacio de trabajo en el corazón de París. Cuando la gente comenzó a usar los muebles de exhibición como espacios de trabajo improvisados, Mikael aceptó la demanda de un cambio de uso y ahora tiene planes de expandirse.

¿Cómo será la oficina en 10 años?

Mikael Benfredj: No creo que las compañías estén separadas como ocurre hoy. Tal vez no haya un edificio exclusivo para una sola empresa, ni siquiera pisos exclusivos dentro de un edificio. Ojalá las grandes empresas deseen ampliar sus valores y su cultura más profundamente en torno a sus socios y clientes. El diseño será más soleado -lo que significa que debe tener más espacio exterior disponible- y más inteligente, es decir, habrá más automatización.

¿Qué veremos más y qué veremos menos?

MB: Vamos a ver más servicios integrados como guarderías, lavanderías, peluquerías, bancos y oficinas de correos, además de más regulación -cosas como la iluminación, la comodidad de las sillas y las horas frente a la pantalla serán monitoreadas. Y creo que las oficinas serán más adaptadas a las personas con discapacidad. Y habrá menos personalización de tu sitio específico o escritorio.

¿Cómo afectará este cambio en la oficina en la manera en que usamos nuestros hogares?

MB: El trabajo será más invasivo. Aún más de lo que es hoy, gracias a la tecnología y la capacidad de trabajar en cualquier lugar. Creo que el espacio de trabajo se convertirá en un espacio de reuniones.

Has tenido la experiencia de ver una tienda de muebles transformarse en un área de trabajo en común, ¿cómo ha configurado eso tu opinión sobre la forma en que la gente quiere trabajar?

MB: Considerando que no lo hicimos a propósito, fue muy inspirador ver la transformación del uso del espacio en un corto período de tiempo. Recuerdo los días en que una o dos personas entraban a la tienda y se ponían a trabajar. Estaba muy tranquilo. Hoy es como una fábrica. Hay 40 a 50 personas cada día, entrando y saliendo todo el día para tener reuniones y trabajar.

La asesora de diseño

Katsikakis
Despina  Katsikakis  (Foto: Despina Katsikakis/Cortesía)

Despina Katsikakis asesoró a Google cuando comenzó a desarrollar su concepto de oficina, posiblemente ahora uno de los más copiados en el planeta. Actualmente asesora al rascacielos londinense 22 Bishopsgate, que será el primer edificio con certificación WELL del Reino Unido y también es consultora en diseño de espacios de trabajo para Accenture, BBC, Deutsche Bank, Lend Lease, Nokia, GlaxoSmithKline, Microsoft y Morgan Stanley.

¿Cómo será la oficina en 10 años?

Despina Katsikakis: Veremos una cartera mucho más diversificada o espacios de trabajo flexibles y bajo demanda. Tanto la naturaleza de las carteras corporativas como nuestros espacios de trabajo personales se convertirán en una serie de lugares para trabajar con base en la conveniencia, la función y el confort. Esto significa que serán mucho más simples y serán utilizados de manera mucho más intensa e intermitente.

¿Qué veremos más y qué veremos menos?

DK: Veremos más opciones de ambientes, equipamientos y servicios con un enfoque en el rendimiento de las personas. Y creo que veremos menos oficinas con filas de escritorios uniformes, centradas en la reducción de costos y métricas duras.

Tendrá el primer muro de escalada de Londres.
22 Bishopsgate  Tendrá el primer muro de escalada de Londres.  (Foto: PLP Architecture/Lipton Rogers Developments/Cortesía)

¿Cómo afectará esto al entorno urbanístico de nuestras ciudades?

DK: Los edificios existentes serán reinventados porque desaparecerá la división de funciones como resultado de la tecnología, que nos permite trabajar, vivir, aprender y jugar en cualquier lugar y en cualquier momento.

El agente del Área de la Bahía

Harvey
Dan  Harvey  (Foto: Dan Harvey/Cortesía)

Dan Harvey es vicepresidente del grupo Bay Area Occupier Services para el mayor agente de propiedades comerciales del mundo, CBRE. Trabaja estrechamente con los mayores ocupantes de oficinas en San Francisco y Silicon Valley y está muy al tanto de las tendencias actuales y futuras en lo que respecta a los requisitos de oficina de algunas de las empresas más innovadoras del mundo.

¿Cómo será la oficina en 10 años?

Dan Harvey: Ya estamos empezando a ver un retroceso en algunas de las tecnologías y la eliminación de la privacidad. Alejándonos por tanto de los espacios diáfanos como diseño predeterminado y volviendo a las oficinas privadas. La colaboración es estupenda pero hay una sensación emergente que sin una opción, las personas a veces tienen dificultades para sacar adelante el trabajo. Así que pienso que las futuras oficinas pueden volverse más privadas otra vez.

deprivation tank.
A sensory  deprivation tank.  (Foto: Floatworks/Cortesía)

¿Qué veremos más y qué veremos menos?

DH: Si vamos directamente a las cosas inusuales, podríamos ver más tanques de privación o aislamiento sensorial y cosas que ayuden al personal a alcanzar ese "estado de fluidez" del que todos hablan aquí en el Área de la Bahía. Suena bastante loco, pero se está popularizando este tipo de experiencia, eliminar la neuroestimulación para permitir a los empleados trabajar en su mejor nivel de creatividad. Y aunque no veamos menos tecnología podríamos ver más tecnología controlada.

¿Cuál crees que será el mayor motor de cambio en la forma en que trabajamos en los próximos 10 años?

DH: El crecimiento de la ‘experiencia de oficina’, el lado de la hospitalidad.

Ahora ve
Autoridades de España confirman 13 muertos por ataque en La Rambla
No te pierdas
×