Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Autos voladores, ¿una realidad cercana?

Varias demostraciones exitosas en la operación de vehículos eléctricos o híbridos de despegue y aterrizaje prometen transformar la movilidad en las ciudades.
Low angle side view of car
Entre los desafíos para estos vehículos está la creación de un sistema que permita su integración con otros medios de transporte.

Por Manuel Nieblas
Socio Líder en la Industria de Manufactura de Deloitte México

En el pasado, la idea de la existencia de los autos voladores parecía casi imposible, sin embargo, hoy podría ser parte de una realidad no muy lejana. Recientemente se dio a conocer una nueva clase de aeronaves que prometen revolucionar la movilidad en las ciudades.

Conocidos como vehículos eléctricos o híbridos de despegue y aterrizaje vertical (eVTOLs), tienen el potencial de mejorar el futuro de la movilidad elevada, al desplazar personas y elementos de carga, de manera rápida, silenciosa y rentable.

Si bien han sido evidentes los grandes avances en lo que respecta a los eVTOLs, aún existen diversos desafíos a los que es indispensable hacer frente antes de poder introducirlos al mercado de forma generalizada.

Estrictamente, persisten cinco barreras principales por atender, como: regulaciones, madurez tecnológica, infraestructura, gestión del tráfico aéreo, seguridad y obstáculos psicológicos de los conductores.

Para el primer punto, es preciso formular regulaciones para los vehículos sin piloto, certificaciones de aeronavegabilidad y licencias. Desde la parte de la madurez tecnológica, se necesita de la implementación de sistemas de gestión de energía, sensores a bordo, sistemas de detección de colisiones y tecnologías avanzadas como la inteligencia artificial.

Publicidad

La infraestructura, por otro lado, requiere de la construcción de zonas de despegue y aterrizaje, estacionamientos, estaciones de carga y puertos verticales. En lo que confiere a la gestión del tráfico aéreo, urge la creación de un sistema que permita la integración de los eVTOLs con otros medios de transporte.

Y, al hablar de certidumbre, se requiere de un historial de seguridad operacional y mecánica. Por último, pero no menos importante, aún falta generar confianza en los usuarios para manejar vehículos de este tipo.

Asimismo, debe considerarse que la aparición de eVTOLs podría catalizar una transformación extendida. Inicialmente, en los sistemas de gestión del tráfico o se espera que el desarrollo y la implementación de un nuevo sistema completo para la diligencia de la congestión aérea sea clave para la adopción a gran escala. En este sentido, los gobiernos nacionales deberán trabajar juntos y en conjunto con los municipios locales para establecer los requerimientos universales.

De igual forma, la infraestructura física requerirá capital significativo para construir puertos verticales y otros componentes. Para asegurar la financiación adecuada será necesario ampliar las asociaciones públicas y privadas actuales o establecer nuevos modelos.

Finalmente, en lo que comprende el progreso de estas aeronaves, los desarrolladores y productores actuales de helicópteros están a punto de ser alterados. Los fabricantes de aeronaves eVTOLs se benefician del prometedor potencial de dicha industria.

Aunque estos vehículos todavía no han sido implementados en masa, se han llevado a cabo varias demostraciones exitosas, lo que sugiere que la movilidad urbana y suburbana puede estar en un momento de disrupción significativa.

Considerando el panorama general, el ecosistema que implica el trasporte aéreo no tripulado es amplio comparado con años anteriores, el cual se ha visto modificado con la inserción de fabricantes aeroespaciales, compañías de viajes compartidos y nuevas empresas tecnológicas.

El camino por recorrer aún es largo, pero las innovaciones y estrategias están en puerta, esperando por transformar el futuro elevado de la movilidad.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad