Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Por qué algunas empresas lograrán salir de la crisis y otras no

Las empresas son como barcos; las más exitosas son las que tienen un casco sólido que les permite navegar sin problemas, las menos exitosas son aquellas con una base improvisada llena de fisuras.
mar 02 junio 2020 06:47 PM

Por Daniel Marcos CEO y fundador de Growth Institute.

Antes que la pandemia llegara a México ya era común encontrarse con empresas a punto del colapso. Se mantenían a flote pero carecían de una estructura sólida, tenían procesos y sistemas desarticulados, así como una mala comunicación, planes ineficientes y una improvisada toma de decisiones.

La crisis actual visibiliza y acrecenta esos problemas, acortando significativamente el tiempo de vida de las empresas. De acuerdo con información del Inegi, la mayoría de micropymes en el país tienen una estimación de vida de entre 2 y 5 años, pero este periodo podría reducirse a solo unos meses.

Publicidad

Las micropymes representan el 52% de la economía del país, por lo que, si una empresa fracasa, genera un efecto dominó que repercutirá a todos. Por ello debemos asegurar que las empresas cuenten con lo necesario para seguir operando.

Podríamos esperar a que esas organizaciones que no estaban preparadas simplemente desaparezcan, pues “no contaban con lo necesario para sobrevivir”, pero como asesor y líder de negocios, mi línea de batalla consiste en asegurar la supervivencia de las empresas

Navega con éxito.

Las empresas funcionan como los barcos, pues las más exitosas son las que cuentan con un casco o una base sólida que les permite navegar sin problemas, mientras que las menos exitosas son aquellas con una base improvisada llena de fisuras, con la cual irremediablemente se hunden.

Sin embargo, cualquiera puede diseñar una base ágil para navegar, solo se requiere trabajar en un eficiente sistema de ejecución.

Es evidente cuando la ejecución es ineficiente pues impera el caos, el drama y se cometen errores constantemente como: envíos atrasados, facturas incorrectas, las cosas se deben hacer tres o hasta cuatro veces, hay conflictos y disgustos entre tu equipo, así como una completa desorganización. Es un ciclo vicioso que hace perder tiempo y dinero. En contraste, una ejecución eficiente cuenta con sistemas y procesos ordenados que marchan a la perfección —aún con el equipo operando a distancia—, es decir, todo lo planificado en papel corre bien en el día a día.

Mejora la ejecución

La Asociación de Emprendedores de México (ASEM) estima que hasta el 77% de las Pymes podrían dejar de operar en los próximos meses. Ya no hay tiempo que perder, debes contar con un sistema de ejecución que abarque tres disciplinas fundamentales: establecer prioridades, tener un ritmo de juntas y medirlo todo. Les llamo disciplinas porque debes implementarlo a diario y de forma rigurosa en tu negocio.

Publicidad

Comencemos con fijar prioridades. Puede ser complicado enfocarse cuando hay mucho caos en el exterior, pero establecer prioridades te ayudará a tener enfoque sobre los problemas más urgentes, o cuellos de botella que te impiden avanzar. Identificar la mayor restricción que se interpone con tus objetivos y solucionarlo sistemáticamente te permitirá seguir adelante más rápido, en lugar de tratar de resolverlo todo al mismo tiempo.

“Lo principal es mantener lo principal como lo principal”, es una frase que ningún líder de negocio debe olvidar para no perder enfoque, pues si no inviertes tu tiempo en resolver tu restricción más inmediata estarás perdiendo tiempo, dinero y energía en otras cosas. Es mejor contar con esfuerzos pequeños bien focalizados para obtener beneficios significativos.

Por otra parte, la visión de tus prioridades debe ser a corto plazo. No estoy diciendo que olvides tu visión sobre a dónde quieres llegar al largo plazo, pero no es aconsejable realizar planeaciones cuando no sabemos qué sucederá en el mundo en los próximos meses. Es mejor planear mes a mes y hacer ajustes semanales.

Una vez que hayas identificado la restricción más importante, es momento de comunicarla a tu equipo, esto te permitirá alinearlos y darles claridad sobre sus prioridades y los resultados que deben lograr. Necesitas delegar pues, aunque sientas la urgencia de arremangar tu camisa para resolverlo todo, es mejor dejar lo correspondiente a cada área de tu equipo. Si no confías en ellos para resolverlo, es porque no tienes el equipo adecuado.

La segunda disciplina consiste en establecer un ritmo de juntas. Me he sorprendido por la falta de comunicación dentro de las empresas. Los líderes creen que por tener reuniones regulares con los responsables de área lograrán tener visibilidad de toda la empresa, pero eso no es suficiente. Mi recomendación es tener reuniones breves a diario con todos los miembros de tu empresa.

Publicidad

Las reuniones diarias permiten que se generen discusiones importantes en torno a oportunidades, inquietudes estratégicas y cuellos de botella a medida que surgen para garantizar que tu organización se mantenga en el camino para alcanzar sus objetivos. En mi caso tengo dos reuniones diarias de 10 minutos con todo mi equipo: la primera al comienzo del día a las 8:07 A.M. (escogimos esta hora inusual porque hace que la gente esté más pendiente del comienzo de la reunión) y la otra al final del día a las 4:47 P.M. Este ritmo de juntas nos permiten comunicar los avances y obstáculos generados durante el día, y mantenernos alineados. La comunicación corta, precisa y frecuente soluciona problemas y ahorra pérdidas de tiempo enviando y respondiendo cientos de correos.

La comunicación se ha vuelto crucial para mantener el ánimo y productividad del equipo, pues al principio de toda reunión compartimos las buenas noticias personales o del trabajo para establecer un vínculo, aunque sea de forma remota. Tal vez tengas muchas personas en tu equipo, por lo que resulta complicado tener reuniones con todos al mismo tiempo, pero puedes grabar videos para explicar la situación de la empresa de forma transparente, así le darás seguridad de tus decisiones.

Hace poco más de dos meses, cuando llegó la pandemia a México, hablé con todo mi equipo. Les presenté los escenarios posibles y las medidas que debíamos tomar en cada uno, con eso logré que entendieran por qué tomaba ciertas decisiones. Así es como los líderes se deben comunicar con sus equipos, dar planes de trabajo claros, realizar juntas diarias para reportar operaciones, mantener la comunicación y estar para ellos cuando lo necesiten.

La tercer disciplina es contar con métricas en tableros de control.

Lo que no se mide no se puede mejorar. Al igual que el tablero de un automóvil proporciona información en tiempo real sobre el rendimiento y el estado del motor, el tablero de control de una empresa brinda información sobre el desempeño de la empresa. Tener esta información visible para todos en la organización permitirá saber los avances de cada área y, con ello, tomar mejores decisiones estratégicas para ajustar el rumbo de lo que funciona y lo que no.

De manera sorprendente, y a menudo trágicamente, un gran número de líderes de negocios todavía se basan en sus conjeturas intuitivas para tomar decisiones. Es lo mismo que ir a ciegas, lo que provoca errores y malas decisiones debido a los sesgos de los líderes. Tener los datos correctos de manera oportuna te permite ver los puntos ciegos. Te permite predecir, reconstruir rápidamente y solucionar problemas específicos.

Seguir este proceso y repetirlo te asegurará construir un sistema de ejecución funcional y así navegar ágilmente durante los tiempos complicados que atravesamos. Pero sobre todo, por los tiempos que se avecinan. ¡No estás solo! Recuerda, si un solo líder de negocios falla, entonces fallamos todos.

¡Hoy más que nunca no estás solo! Queremos ayudarte a que diseñes tu sistema de ejecución con asesoría de expertos, por eso creamos Scaling Up Plan de Crisis una clase con un proceso de implementación que te permitirá sacar adelante a tu empresa durante estos tiempos inciertos. Conoce más aquí .

Daniel Marcos es CEO y fundador de Growth Institute, empresa líder en educación ejecutiva. Daniel está certificado como asesor Scaling Up.

Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad
Publicidad