Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Cómo te sientes hoy? La pregunta que debe guiar la estrategia de tu empresa

Para cuidar la salud mental de los empleados, primero hay que saber cómo se sienten, dicen expertos consultados.
mié 19 mayo 2021 05:00 AM
salud mental
El trastorno bipolar es la segunda causa de discapacidad laboral a nivel mundial.

Dafne Caballero sabe que como directora de recursos humanos de Yave su misión es cuidar la salud mental de su gente. Sin embargo, solo dos de 60 empleados han recurrido a la línea de apoyo y atención psicológica que la aplicación para gestionar hipotecas digitales puso a su disposición, desde que comenzó el confinamiento por el COVID-19.

Hasta ahora, el 30% de sus colaboradores ha manifestado tener problemas de insomnio. Y para resolverlo, Yave optó por ofrecer a toda la plantilla laboral sesiones de mindfulness, ligas de meditación y reuniones uno a uno, a sabiendas que no todos se atreven a hablar de su estado de ánimo ni de sus problemas personales.

También se implementó la técnica Pomodoro, esto es, establecer intervalos de 25 minutos para concentrarse en una tarea específica, que no solo esté relacionada con lo laboral. La directora, que es especialista en Piscología Clínica, asegura que esto los ha ayudado a mejorar la motivación, concentración y productividad en los equipos de trabajo.

Publicidad

Pero la salud mental sigue siendo un asunto pendiente en el ecosistema empresarial. El doctor Manuel Sánchez de Carmona, de la Sociedad Internacional de Trastornos Bipolares en México (ISBD), refiere que hay un estigma sobre la salud mental en el país.

Antes de la pandemia, y de la entrada en vigor de la NOM-035 que obliga a las empresas a crear ambientes de trabajo más sanos, no se tocaba mucho el tema al interior de las compañías, e incluso se prestaba para la discriminación laboral. ¿Contratarías –o despedirías- a una persona que está desgastada emocionalmente, que está deprimida o que es bipolar? Por eso, puntualiza, un trabajador con un trastorno psicosocial –leve o grave- difícilmente se sincera con su líder para contarle sobre su padecimiento.

Los problemas de salud mental representan un costo para las compañías. Datos de la ISBD indican que alrededor de 3.6 millones de mexicanos tiene un trastorno bipolar, que es la segunda causa de discapacidad laboral a nivel mundial.

Hoy, cuatro de cada diez pacientes que atiende Sánchez ha renunciado a su empleo por un trastorno bipolar tipo uno, que es cuando la persona afectada alterna su estado de ánimo entre la fase de alegría, exaltación y euforia a la depresión, tristeza, inhibición, desconcentración, falta de motivación e ideas de muerte.

“La incertidumbre por los despidos de personal en algunas empresas, la crisis económica, enfermedades graves y fallecimiento de seres queridos por COVID-19 son algunos detonantes de problemas en la salud mental. Además, el 80% de las personas que acaban de salir de una crisis tienen una incapacidad laboral parcial o total y ausentismo”, dice Sánchez.

Montserrat Ventosa, vicerrectora de talento, bienestar y propósito en la Universidad Tecmilenio comenta que el bienestar no es solo hacer yoga o meditar, sino conocer cómo se sienten las personas en términos psicológicos para ser ellas mismas. Una persona que se encuentra mal o preocupada no aprende ni trabaja con la misma eficacia. “Es real que con el confinamiento muchas empresas viven sus propias crisis, y también es cierto que nadie externo puede garantizar bienestar, pero sí podemos agregar malestar a los equipos de trabajo cuando no hacemos las cosas bien”, reflexiona.

Sánchez considera que la información y el entendimiento es fundamental para que una empresa aborde y prevenga trastornos mentales. Algo similar cree Sofía González, directora de la división Work de Creditas México, quien asegura que sí es posible lograr que un empleado toque a la puerta para decir que se siente triste o que padece un problema psicosocial que se debe atender.

Para ella, la respuesta está en la experiencia al empleado. “Primero hay que entender el problema para luego pensar en soluciones. Si pensamos en la experiencia al empleado como una tendencia pasajera por el coronavirus va a ser muy difícil aterrizar acciones, herramientas o programas que traduzcamos a la vida real”, menciona.

Lo que hizo la firma brasileña fue educar en lugar de estigmatizar y personalizar la atención en vez de ofrecer acciones generalizadas. A través de Blue Dot de Google, una red de apoyo orientada a la capacitación y promoción de la escucha activa, Creditas puso el tema de la salud mental sobre la mesa para que la pregunta cómo te sientes hoy fuera parte del día a día de los trabajadores.

El interés hizo que tanto líderes como empleados de la compañía se capacitaran voluntariamente para trabajar a favor de la salud mental del talento. No se trata de dar terapia sino de hablar libremente y escuchar sobre cuáles son los trastornos mentales y cómo se pueden prevenir y abordar en una organización.

“Tenemos que ser deliberados en qué tipo de acciones implementamos para garantizar el bienestar de la gente. Ahora estamos impulsando el trabajo asíncrono. Ese tipo de mentalidad cuesta porque antes había otro tipo de cercanía. También establecimos días sin juntas, y defendemos esos espacios para que todos estemos más satisfechos con el trabajo”, detalla González.

La directora afirma que los altos niveles de productividad y compromiso de los colaboradores están directamente relacionados con su bienestar en todas las dimensiones de su vida, incluida la salud mental. “Una empresa que se preocupa por esto mejora el trabajo en equipo, consolida su identidad empresarial y obtiene mejores índices de satisfacción y permanencia a bordo”, concluye.

Publicidad
No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde.

Publicidad