Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Cómo reinstalar el GP de Bahrein teniendo, por ejemplo, al futbol preso?

Las condiciones de seguridad en Bahrein son causa del debate por reinstalar la carrera de Fórmula Uno. El futbol del país lanza una alerta
jue 09 junio 2011 11:13 AM

Alaa Hubail una vez fue considerado un héroe nacional.

El delantero de 28 años de edad, fue fundamental en el mayor logro futbolístico de Bahrein, alcanzar las semifinales de la Copa Asiática 2004, en el que finalizó como máximo goleador conjunto.

Sus goles también ayudaron a Bahrein a llegar a dos eliminatorias mundialistas, fracasando en llegar a Alemania 2006 y Sudáfrica 2010, por sólo un gol en ambas ocasiones. Logros notables para un país con menos de un millón de ciudadanos.

Pero siguiendo una delgada línea, los héroes se hacen o caen.

En febrero, Hubail dejó de ser un héroe nacional para algunos en Bahrein después de que él, su hermano Mohamed y su compañero regular del equipo nacional, Sayed Mohamed Adnan –quien fue nominado para el premio anual de Jugador Asiático del Año 2009–, fueran detenidos tras las violentas protestas de febrero que casi derrocaron a la familia real Al Khalifa de Bahrein .

Los tres fueron despedidos de sus clubes y se les ha prohibido jugar en la selección nacional.

Publicidad

Las autoridades afirman que fueron parte de protestas ilegales y violentas; los grupos de derechos humanos locales e internacionales señalan que los jugadores, junto con más de 150 deportistas, mujeres y administradores, están siendo castigados por protestar pacíficamente contra el gobierno.

“La violencia y el abuso es enorme. Tenemos demasiado trabajo. No podemos lidiar con esto. Una gran cantidad de personas han sido blanco de esto: médicos, jugadores de fútbol, jugadores de basquetbol, jugadores de balón mano, maestros, sindicalistas”, dijo Nabeel Rajab, presidente del Centro Bareiní para los Derechos Humanos.

A pesar de las acusaciones de que estrellas del deporte han sido blanco de ataques en ese país, la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) acordó la semana pasada restablecer el Gran Premio de Bahrein de Fórmula Uno , que se había pospuesto después de que estallaran las protestas contra el gobierno.

“Todavía no sé en qué circunstancias el Gran Premio se ha comprometido a llegar a Bahrein. Ellos han tomado la decisión el día en que dos personas (presuntamente muertas durante las protestas) fueron enterradas”, dijo Rajab a CNN.

Fueron los equipos del máximo circuito del deporte motor del mundo los que se han opuesto a ir a Bahrein a reponer la carrera cancelada en marzo. Pero antes de que la decisión de los equipos se conociera, voces en Bahrein pedían un pronunciamiento de solidaridad con el pueblo del país.

“¿Cómo se sentirán los atletas (en prisión) sabiendo que la F1 va a venir aquí? Muchos están detenidos esperando juicio militar. Pediré a todos los pilotos, periodistas, todo el mundo, que permanezcan en solidaridad con nosotros al no asistir a este evento. Este será el deporte del régimen opresor”, aseguró el defensor de derechos humanos.

La imposición de la ley marcial anunció una redada de las autoridades tras más de cuatro meses de protestas contra el régimen: una familia real sunita que rige sobre una población mayoritariamente musulmana chiíta que quiere mayor democracia y rendición de cuentas.

La familia real vio esto como un complot financiado e inspirado por Irán . Las tropas de Arabia Saudita y de los Emiratos Árabes Unidos, bajo el mandato del Consejo de Cooperación del Golfo, fueron invitadas a mantener la calma, por temor a que las protestas se extendieran a sus propios enclaves conflictivos, y de minorías chiítas.

Desde el comienzo de las turbulencias en Bahrein, unas 30 personas han muerto, según cifras del gobierno, de la oposición y de grupos de derechos humanos. Éstos últimos indican también que más de 1,000 han sido detenidas.

“Los jugadores han estado, obviamente, bajo custodia después de que se demostró su participación en las manifestaciones y actos de violencia contra funcionarios gubernamentales”, dijo a CNN el jeque Ali bin Khalifa Al Khalifa, vicepresidente de la Asociación de Futbol de Bahrein y miembro de la familia real del reino del Golfo.

Hasta ahora, no ha existido ninguna acción de la FIFA , organismo que rige al futbol internacional, y que tiene reglas estrictas que prohíben la interferencia política en la gestión de futbol.

“El caso no aplica aquí”, dijo Al Khalifa, rechazando la acusación de que las detenciones violan las normas de la FIFA sobre la interferencia política.

“Los jugadores han sido arrestados, investigados y detenidos por haberse opuesto a las leyes generales y reglamentos del país. El hecho de que resulten ser futbolistas y jugadores del equipo nacional es muy irrelevante (...) Si se demostrara tolerancia hacia aquellos que resultan ser atletas, se daría lugar a la desintegración de la igualdad ante el espíritu de la ley, un asunto que va más allá de todo lo que nuestro venerado gobierno representa”.

Cuando fue contactado por CNN, un portavoz de la FIFA dijo: “La FIFA todavía no ha recibido información oficial sobre este tema (...) La FIFA, pero también el movimiento deportivo en general, considera que es fundamental defender la autonomía del deporte y la independencia de los organismos deportivos. El uso y el abuso del futbol con fines políticos, en cualquier forma es una práctica que la FIFA activamente busca sancionar".

Mohamed Bin Hammam, el jefe qatarí de la Confederación Asiática de Futbol, quien desafió a Joseph Blatter por la presidencia de la FIFA antes de ser suspendido por acusaciones de soborno, no respondió cuando fue contactado por teléfono antes de su suspensión.

La FIFA ha sido firme con naciones en África, Asia, CONCACAF (la Confederación de Futbol de América del Norte, Centroamericana y del Caribe), y se apresura a amenazar a cualquier país europeo como Polonia, Ucrania (por interferencia política en el futbol). El problema es que la interferencia política es más claramente reconocible en algunos países que en otros”, dijo a CNN Keir Radnedge, un ex editor de World Soccer y experto en el funcionamiento interno de la FIFA.

Pero aquí había una elección (presidencial de la FIFA) a la vuelta de la esquina y ninguno de los dos podía darse el lujo de alterar a una familia real que es un jugador poderoso en el deporte en la región”.

Independientemente de lo que suceda a continuación, una cosa está clara: el grupo de futbolistas con más talento en los 40 años desde la independencia de Bahrein ha sido dañado inexorablemente.

Cuando el ex entrenador internacional Milan Macala estaba preparando al equipo para el partido de ida en una eliminatoria de la Copa del Mundo contra Nueva Zelanda en 2009, habló de cómo la selección nacional había sido un símbolo de la unidad. “No hablamos de religión aquí, no hablamos de sunitas y chiítas”, dijo a CNN en el campo de entrenamiento.

Ahora, ese símbolo de unidad se ha ido, y ha sido sustituido por recriminaciones y resentimientos. Hubail y sus compañeros de equipo nacional permanecen en prisión.

“El silencio de la FIFA y de la Confederación Asiática de Futbol (AFC por sus siglas en inglés) plantea una pregunta”, dijo Rajab.

“O ellos (la Asociación de Futbol de Bahrein) tienen luz verde o ellos (la FIFA y la AFC) aceptan ese tipo de violencia contra los jugadores de futbol. Los futbolistas tienen derechos como cualquier otro ser humano para ser ciudadanos. Es hora de que la FIFA levante la voz. Las personas de Bahrein están mirándolos y preguntando: '¿Dónde están?'”.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad