Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Qué condujo al caos en las negociaciones de la NBA?

Jugadores y propietarios se enfrentan a un escenario más complicado, en el que los basquetbolistas buscan demandar a la liga
sáb 19 noviembre 2011 08:49 AM
NBA Paro Huelga
NBA Paro Huelga Fisher NBA Paro Huelga

Parece ser una guerra de declaraciones entre los clanes guerreros y los ricos elevados. Mientras los propietarios de la NBA y los jugadores optan por ser pretenciosos sobre el resultado de sus propuestas, es difícil entender con exactitud lo que ocurrió la tarde del lunes.

Lo cierto es: La NBA ofreció a los jugadores un acuerdo y amenazó con que si no mordían el anzuelo, el acuerdo podría empeorar. La Asociación Nacional de Jugadores de Basquetbol estadounidense (NBPA, por sus siglas en inglés) no votó la propuesta, descargando la responsabilidad del sindicato (finalizando las negociaciones de un acuerdo colectivo) y amenazando con presentar una demanda colectiva antimonopolio en contra de la NBA. La posibilidad de una temporada 2011-2012 es ahora más remota que la de que consigas anotar un tiro de arco a través de toda la cancha con los ojos vendados.

Todo esto es incierto: todo.

Los jugadores y los propietarios perderán mucho de su control en los tribunales. El abanico de posibilidades es enorme ahora. Podría ser tan simple como que un juez ordene a ambos lados volver a mesa de negociación, o podría resultar en miles de millones en daños y perjuicios que los propietarios dicen que podrían llevar a la liga a la quiebra y agotarse en tribunales durante años.

Recuerda, esta no es una huelga, y los jugadores argumentarán en su caso ante la corte que el paro patronal de la liga les impidió jugar, es decir, ganar un sueldo. Estarán representados, en parte, por David Boies, abogado con reconocidas credenciales en casos antimonopolio.

Michael Wilbon, de ESPN, dijo que estaba harto del fiasco y argumentó que “ambas partes parecen completamente ajenas a lo que está pasando en el mundo real”.

Publicidad

El mundo real, por supuesto, está experimentando una crisis de deuda y otros impactantes golpes contra la economía. El desempleo y las ejecuciones hipotecarias se han disparado. Las protestas abundan, desde el Medio Oriente hasta Europa y Wall Street. Es un momento difícil para conseguir empatía sobre los cheques por seis dígitos que otorga el juego.

“Por lo que equivale a unos centavos de dólar, los propietarios y los jugadores están poniendo en peligro la temporada de basquetbol... puestos de trabajo, carreras, reputaciones, legados”, escribió Wilbon el martes.

Ian Thomsen, de Sports Illustrated, también cree que pueden encontrarse culpables entre jugadores y propietarios.

“Seguirán culpándose y quejándose unos de otros. Sin embargo, cualquier persona razonable, mirando desde lejos, reconocerá la culpa en ambos lados de la mesa”, escribió Thomsen. “Puedes sentir más rabia contra los dueños o contra los jugadores, pero si eres un fanático del basquetbol, entonces la conclusión es que estás enojado con cualquiera que tuvo algo que ver con el hecho de que hay 4,000 millones de dólares en ingresos en el mesa y ni siquiera pueden sentarse a hablar sobre cómo repartirlos ”.

Lo único positivo para los aficionados del basquetbol es que los jugadores descargaron la responsabilidad del sindicato en lugar de retirarle la certificación. Como Rick Bonell, del Charlotte Observer, informó, el proceso de descertificación podría haber tomado el tiempo, mientras el proceso de descargo de responsabilidad es bastante rápido y permite que la NBA se acerque al exdirector ejecutivo de la NBPA Billy Hunter para proponer otro acuerdo. También permite a los jugadores demandar a la NBA inmediatamente.

Según el comisionado de la NBA, David Stern, el sindicato amenazó con disolverse en febrero y el movimiento del lunes tomó por sorpresa a los propietarios porque los jugadores podrían haber disuelto su unión en el verano.

Es difícil determinar qué problemas en última instancia disolvieron las pláticas, porque las partes mantienen ocultos los detalles, pero ha sido ampliamente difundido que la manzana de la discordia fue el reparto de los ingresos.

El año pasado, los jugadores tomaron 57% de los ingresos totales. La NBA quisiera que la división fuera más cercana al 50-50, pero los jugadores supuestamente no aceptarán bajar del 51%, de acuerdo con Ken Berger, de CBS, quien informó que las partes diferían hasta en 20 puntos porcentuales en un un punto en las negociaciones .

La liga dice que, bajo su propuesta, los jugadores podrían recibir el 51% de los ingresos en función del crecimiento de la liga, una aseveración que los jugadores negaron. En su contraoferta, los jugadores dijeron que 1% de su 51% iría a las pensiones y seguro médico de los jugadores retirados, algo que el sindicato financiaba en el pasado.

Otros temas espinosos fueron el tope salarial flexible y un impuesto de lujo. Un tope sólido no permite a los equipos sobrepasar el tope salarial por ningún motivo, en un tope flexible permite a los equipos exceder el tope para retener a un jugador bajo la regla llamada de Larry Bird. El impuesto de lujo entra en acción cuando los equipos exceden el tope flexible por una cierta cantidad.

La temporada pasada, el tope salarial era de 58 millones de dólares y el nivel de impuestos de lujo, de 70.3 millones de dólares. Los equipos estaban gravados por un dólar por cada dólar que superaran el umbral. El dinero de los impuestos de lujo es generalmente dividido entre los equipos que no pagan el impuesto. Los informes indican que la liga quería aumentar los impuestos, mientras que los jugadores querían reducirlo.

La conclusión es que las dos partes no pudieron encontrar la manera de dividir su enorme pastel. Si bien, puede que no rompa el corazón de nadie ver a jugadores millonarios sin trabajo o a los propietarios del equipos multimillonarios quitando el polvo de sus estadios durante una temporada, han empezado a surgir informes de que las consecuencias serán más generalizadas.

CNN informó que el efecto del paro patronal afectará además a los trabajadores de los estadios, concesionarios, conserjes, acomodadores, ayudantes de estacionamientos y vendedores de mercancías gente promedio que gana alrededor del salario mínimo mientras los jugadores y los dueños se hacen ricos—, y a personas más allá de los estadios.

Mientras la revista Slam informa que equipos extranjeros están reclutando a los nuevos desempleados de la NBA, los restaurantes y tiendas cercanas a los estadios estadounidenses de basquetbol se están preparando para lo peor, con empleadores y los empleados calculando la cantidad de ingresos que pueden atraer sin las multitudes que acuden a los juegos 41 noches al año.

También hay que considerar a los aficionados, a quienes notoriamente no les gusta el cierre patronal. Durante la temporada acortada por un cierre patronal de 1998-1999, la asistencia se redujo significativamente y no rebotó a sus niveles previos durante años.

El New York Times publicó en un artículo de 1998 que los exfanáticos de hueso colorado se cansaron de las disputas entre propietarios y jugadores y llegaron a la conclusión de que “el basquetbol se está desintegrando en un juego de codicia”

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad