Publicidad
Publicidad

¿Más que un juego? Los partidos del 'rencor' en el futbol

El encuentro entre Alemania y Grecia en los cuartos de final de la Euro 2012 es sólo un ejemplo de una gran rivalidad más allá del juego
eurocopa
polonia rusia golpes eurocopa

Después de meses de alboroto en los mercados financieros de Europa, Grecia tiene una oportunidad de conseguir algo que hace sólo unas cuantas semanas se hubiera visto incomprensible: sacar a Alemania de la Euro.

No de la divisa, por supuesto, sino la Eurocopa 2012; la competencia que pone a los mejores equipos de futbol del continente a enfrentarse.

El encuentro de los cuartos de final de este viernes está siendo anunciado como el ajuste de cuentas final después de meses de discusiones sobre el futuro de la economía de Europa y la insistencia de Alemania sobre las medidas radicales de austeridad en Grecia después de proporcionar la mayor parte del dinero para el rescate.

A pesar de la reciente rivalidad, provocada por temas financieros, el sufrimiento padecido durante la ocupación nazi en la Segunda Guerra Mundial ha dejado a muchos griegos con sentimientos antialemanes fuertes.

Publicidad

No es la primera vez que las líneas políticas y deportivas se han difuminado, incluso en el torneo del Campeonato Europeo actual.

El partido de grupo entre Polonia y Rusia la semana pasada provocó batallas en las calles de Varsovia mientras los fanáticos de ambas naciones llevaron tensiones históricas a la era moderna. Las peleas iniciaron después de que la policía de la ciudad sancionara una marcha de Rusia antes del juego.

Joseph Stalin ocupó Polonia poco después del estallido de la Segunda Guerra Mundial y la influencia del régimen comunista se extendió durante décadas. Incluso dentro del Estado Nacional el martes pasado, seguidores rusos desplegaron una pancarta que decía "Esto es Rusia", enfureciendo a los aficionados polacos.

Quizá el caso más notorio de un encuentro de futbol que avivó las llamas de disputas políticas tuvo lugar en el encuentro de clasificación de la Copa del Mundo entre Honduras y El Salvador que provocó una guerra de cuatro días en 1969.

Publicidad

Los vecinos latinoamericanos habían estado en desacuerdo en temas de migración y reformas agrarias, y esto provocó enfrentamientos entre las aficiones.

Esto, a su vez, llevó a peleas en la frontera antes de que El Salvador bombardeara. Cuatro días después un acuerdo de alto al fuego se cerró.

En la Copa del Mundo de 1998, Estados Unidos e Irán se encontraron y aquellos involucrados afirmaron que hizo más por las relaciones entre los dos países que 20 años de diálogo político sin frecuencia.

Un enfrentamiento en 2008 entre las dos Coreas tuvo que ser impugnado en China después de que Corea del Norte se negó a que tocaran el himno de su vecino o izar su bandera antes de la clasificación de la Copa del Mundo. Después del juego de vuelta en Seúl en 2009, la victoria de Corea del Sur fue seguida de las acusaciones de Corea del Norte por intoxicación alimentaria estratégica.

Publicidad

Quizá los juegos de futbol más cargados, políticamente hablando, tuvieron lugar en 1974 cuando Alemania del Este se encontró con Alemania Occidental en la Copa del Mundo.

La nación seguía dividida después de la Segunda Guerra Mundial, en uno de los episodios más representativos de los años de tensiones en la Guerra Fría entre Rusia y el Occidente.

El delantero de Alemania del Este Jurgen Sparwasser anotó el único gol del partido pero Alemania Occidental fue el último en reírse, pues ganó el torneo en su propia tierra.

Los juegos de Alemania contra Holanda también son prueba de un foco de hostilidad, que también tiene sus raíces en la Segunda Guerra Mundial y la ocupación nazi.

Publicidad

El exentrenador holandés Rinus Michels resumió la rivalidad entre las dos naciones antes del encuentro final en la Copa del Mundo de 1974 cuando dijo “el futbol es guerra”.

El mediocampista Willem van Hanegem dio un paso más allá diciendo, supuestamente: “No me gustan los alemanes. Cada vez juego contra jugadores alemanes. Tengo un problema por la guerra”.

La guerra también fue el escenario para la reunión de Inglaterra con Argentina en la Copa del Mundo de 1986, cuatro años después de que los países terminaran de pelear en las Islas Malvinas .

El partido fue inmortalizado para siempre por el gol con la mano de Diego Maradona, que después dijo que fue anotado por la “Mano de Dios”.

Publicidad

Afirmó en su autobiografía que el gol fue una venganza por el conflicto de las Malvinas en 1982, cuando Gran Bretaña bombardeó las islas después de la invasión y ocupación de Argentina del territorio en disputa.

Las naciones de Serbia y Bosnia-Herzegovina se enfrentaron en el campo y en las gradas cuando se encontraron en 2008, sólo unos años después del fin de una brutal guerra.

Y en África del Norte, durante un partido de clasificación para la Copa del Mundo en 2009, las aficiones de Egipto y Argelia se enfrentaron en las calles y varios camiones fueron apedreados.

Déjanos saber qué piensas sobre los partidos de futbol que mostraron comentarios o hechos de rencor.

Publicidad

¿QUIERES MÁS NOTICIAS COMO ESTA?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

has quedado suscrito al newsletter

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad