Publicidad
Publicidad

Texas, la capital del auge y el colapso petrolero

El estado ha sido testigo de ciclos en el mercado, como el que actualmente ha hundido los precios; los empresarios petroleros de Texas habían preparado sus finanzas, al anticipar el final del auge.
Por región, el mayor volumen de exportación de crudo fue para América. (Foto: Getty Images)
crudo

Hasta hace pocos meses, las cosas marchaban exitosamente en Texas. Ahora, con el petróleo cayendo por debajo de la marca de los 45 dólares por barril , hay un miedo legítimo a que el estado caiga en una recesión.

Aunque el cambio de tendencia en el estado de la estrella solitaria es dramático, los veteranos del petróleo texanos están bien familiarizados con el ciclo de auge y caída.

Durante la mayor parte del siglo pasado, Texas experimentó la euforia de los precios altos, junto con el sufrimiento de los precios bajos.

Denise Walker sigue dolida solo de pensar en la caída de los precios del petróleo que la obligó a cerrar su empresa de servicios petroleros en Texas a mediados de la década de 1980.

“Ya he pasado por eso. No es divertido, pero simplemente debes aprender a sobrevivir”, dijo Walker.

De vuelta en el negocio del petróleo después de una temporada en la ganadería, Walker se enfrenta ahora a un entorno que teme que sea aún peor que hace 30 años.

Publicidad

“Creo que vamos a estar bien... porque aprendimos de nuestros errores”, dijo.

Walker, ahora copropietaria de la empresa de servicios petroleros Frontier Services, aprendió a mantener efectivo a la mano y a evitar llenarse de deuda a pagar por el equipo.

“Tenía que salir al campo y empezar a hacer el trabajo yo misma”, dijo Walker. “Soy más vieja ahora. Ya no quiero hacerlo, pero lo haré si tengo que hacerlo. Me pondré un casco rígido y botas con punta de acero y haré el trabajo. No está por debajo de mí”.

Preparándose para lo peor

En 2008, Doug Fusilier perdió su trabajo en GE Oil & Gas cuando el petróleo se desplomó desde casi 150 dólares por barril hasta debajo de los 35 dólares en medio de la crisis financiera.

Publicidad

No pudo encontrar otro trabajo petrolero y finalmente tomó un puesto en la industria del café. El estrés y la falta de sueño eventualmente le provocaron problemas de salud.

“Cualquier persona que no haya estado en este negocio y piense que siempre va a tener un éxito frenético -siempre ganando 150,000 dólares al año- no ha estado aquí el tiempo suficiente como para saber que puede llegar un momento en el que no puedas encontrar nada”, dijo Fusilier, un veterano de 20 años en la industria.

Ahora está de vuelta, trabajando como diseñador en FMC Technologies, otra compañía de servicios petroleros.

Aunque él cree que FMC “debería estar bien durante un tiempo”, gracias a una gran cartera de pedidos, tiene amigos y familiares que se están enfrentando a la pérdida de empleos y a la reducción de salarios.

Fusilier y su esposa comenzaron a prepararse para los malos meses pagando sus deudas. “Si esto dura más de lo previsto, tenemos que estar preparados”, dijo Fusilier.

Publicidad

“Cuando las cosas están en su mejor punto y más brillante, ahí es cuando debes comenzar a prepararte para lo peor. Cuando todo el mundo dice que no va a terminar, ahí es cuando va a terminar”, explicó.

La supervivencia del más apto

Aunque la crisis del petróleo está causando nerviosismo en Texas, Danny Jimenez sabe que los dramáticos movimientos de los precios también representan oportunidades.

“Una disminución drástica de los precios de las materias primas resultará en ganadores y perdedores. Los débiles se debilitan y los fuertes se hacen más fuertes”, dijo Jimenez, quien es presidente ejecutivo de Craig Energy, una compañía de servicios petroleros con sede en Denver.

Publicidad

Jimenez, quien anteriormente trabajó en las empresas con sede en Texas Halliburton y Schlumberger, dijo que las empresas que son financieramente irresponsables y que creen que los buenos tiempos “van a durar para siempre” estarán en problemas.

“Debes permanecer dentro de tus medios para que no te presiones demasiado”, dijo Jimenez.

Perseguir dólares puede resultar contraproducente

Los empleados que están entrando a la industria del petróleo se beneficiarían de recordar la historia de los ciclos de auge y caída en Texas.

Publicidad

“Honestamente, esta dramática caída de los precios es algo que muchos de nosotros sentíamos que era inevitable”, dijo un geólogo de la industria petrolera de Texas que pidió el anonimato.

Se refirió a una larga historia de avances tecnológicos que condujeron a excesos de suministro y caídas de precios. Lo mismo puede decirse del actual auge del esquisto .

Todo esto explica por qué perseguir mayores salarios es riesgoso, las empresas apalancadas pueden llegar a ser contraproducentes.

“Aquellos que persiguen los tentadores dólares a veces terminan tomando la decisión de trabajar para una empresa que luce muy bien con el petróleo a 100 dólares, pero que son candidatas a la quiebra con el petróleo a 40 dólares”, dijo.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad