Publicidad
Publicidad

Estados Unidos podría convertirse en el rey del petróleo del mundo en 2018

De acuerdo con un reporte, el 'fracking' ha convertido a Estados Unidos en una potencia energética, lo que a largo plazo ha permitido que el país sea menos dependiente del crudo extranjero.

Estados Unidos podría ser coronado como el nuevo rey del mundo petrolero en 2018. El país está preparado para incrementar la producción de crudo en 10% en 2018 a cerca de 11 millones de barriles por día, según la firma de investigación Rystad Energy.

La creciente producción de petróleo de esquisto bituminoso debería permitir a Estados Unidos destronar a Rusia y Arabia Saudita como el principal productor de crudo del planeta, pronosticó Rystad en un informe reciente. Estados Unidos no ha sido el líder mundial ni ha superado tanto a Rusia como a Arabia Saudita desde 1975.

Lee: Moody's prevé precios del petróleo entre 40 y 60 dólares por barril en 2018 .

"El mercado ha cambiado completamente debido a la máquina de esquisto de Estados Unidos", dijo Nadia Martin Wiggen, vicepresidenta de mercados de Rystad.

Publicidad

La predicción muestra cómo la revolución del fracking ha convertido a Estados Unidos en una potencia energética, una transformación que el presidente Trump ha prometido acelerar mediante la reducción de la regulación. Este cambio a largo plazo ha permitido que EU sea menos dependiente del petróleo extranjero, incluso del turbulento Medio Oriente.

La producción petrolera estadounidense cayó, pero no colapsó por completo, luego de que la OPEP liderada por Arabia Saudita lanzara una guerra de precios a fines de 2015 con el objetivo de recuperar la cuota de mercado perdida por el esquisto y otros jugadores. Un exceso de oferta masiva provocó que el crudo se desplomara de alrededor de 100 dólares por barril a un mínimo de 26 dólares.

Los precios baratos obligaron a las compañías de esquistos en Texas, Dakota del Norte y en otros lugares a retroceder. La producción nacional tocó fondo en 8.55 millones de barriles por día en septiembre de 2016, un 11% menos que el máximo alcanzado en abril de 2015, según la Administración de Información Energética de Estados Unidos.

Recomendamos: El petróleo alcanza en NY máximo de 2 años y medio tras explosión en Libia .

Publicidad

Pero la industria petrolera resiliente, liderada por el semillero de esquisto de la cuenca Pérmica del oeste de Texas, se recuperó muy bien el año pasado. El regreso fue impulsado por los precios más altos del crudo, así como por la nueva tecnología que lo hace más barato y más fácil de extraer.

La EIA pronosticó recientemente que la producción de petróleo crudo de los Estados Unidos aumentaría a un promedio de 10 millones de barriles por día en 2018. Eso eliminaría el récord anual anterior de 9.6 millones de barriles establecido en 1970.

Rystad Energy es incluso optimista con respecto al petróleo estadounidense. La firma noruega espera que la producción de crudo de Estados Unidos llegue a 11 millones de barriles por día en diciembre, superando por poco al líder mundial, Rusia, y al líder de la OPEP, Arabia Saudita.

Otros son escépticos. Byron Wien, vicepresidente del grupo privado de soluciones de riqueza Blackstone, predijo esta semana que la producción de fracking sería "decepcionante" en 2018, elevando los precios del crudo a más de 80 dólares el barril.

Publicidad

El crudo subió por encima de 61 dólares el barril el miércoles por primera vez en 2 años y medio. El reciente repunte de los precios ha sido impulsado por la explosión de un oleoducto en Libia y las protestas en Irán.

Lee: OPINIÓN: El petróleo con potencial alcista, limitado por especuladores .

A mayor perspectiva, el rebote del petróleo ha sido causado por la sólida demanda y por el recorte del exceso de oferta épico que causó que los precios cayeran en primer lugar. Una gran clave detrás de la solución del problema del exceso de oferta ha sido que la OPEP y Rusia redujeron el bombeo. A fines de noviembre, la OPEP y Rusia acordaron extender los recortes en la producción de petróleo hasta finales de 2018. Los recortes de producción han ayudado a estabilizar los precios del petróleo, allanando el camino para que la producción de esquisto de Estados Unidos aumente.

Por el contrario, Trump ha prometido marcar el comienzo de una era de "dominio de la energía estadounidense", en parte mediante la reducción de la burocracia en torno a la extracción de petróleo.

Publicidad

La semana pasada, un regulador de seguridad de Estados Unidos propuso retrocesos a las reglas de perforación costa afuera.La Oficina de Seguridad y Cumplimiento del Medio Ambiente, que se formó a raíz del mortífero derrame de petróleo de BP en 2010, estima que las revisiones reducirían las "cargas de cumplimiento" de la industria en al menos 228 millones de dólares en 10 años.

El cambio de la regla "nos mueve hacia el cumplimiento de la meta de la Administración de lograr el dominio de la energía sin sacrificar la seguridad", dijo el director del BSEE Scott Angelle en un comunicado el 28 de diciembre.

Lee: El BM dejará de financiar proyectos prospección y extracción de gas y petróleo .

Rystad Energy dijo que las fuerzas del mercado, y no la desregulación, han apuntalado el aumento en la producción de petróleo de Estados Unidos.

Publicidad

"No creo que haya tenido un impacto significativo", dijo Martin Wiggen de Rystad acerca de los esfuerzos de Trump para hacer retroceder las regulaciones ambientales.

Sin embargo, agregó que "bajo el gobierno de Trump no hay temor de que de repente proscriba el esquisto". Bernie Sanders pidió una prohibición nacional del fracking durante la campaña de 2016.

Independientemente del conductor, el aumento en el bombeo de petróleo ha disminuido la necesidad de que Estados Unidos dependa del petróleo de lugares inestables como Venezuela y Medio Oriente.

"El hecho de que Estados Unidos produzca más petróleo es un desarrollo fantástico en términos de seguridad", dijo Martin Wiggen.

Publicidad

Las importaciones de petróleo de Estados Unidos han disminuido en un 25% en los últimos nueve años, según el EIA. Al mismo tiempo, las exportaciones de petróleo de los Estados Unidos han florecido desde que se levantó la prohibición de 40 años del envío de crudos al exterior en 2015. Las exportaciones han aumentado a más del triple durante el año pasado para registrar máximos. Estados Unidos todavía importa más petróleo de lo que exporta, pero esa brecha se está reduciendo.

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad