Publicidad
Publicidad

EU exporta más petróleo, pero esto tiene un riesgo para los precios

Estados Unidos exportó un récord de 1.7 millones de barriles de petróleo por día en octubre de 2017, de acuerdo con las estadísticas más recientes de la Administración de Información Energética (EIA).
Récord
Récord En octubre pasado, EU exportó 1.7 millones de barriles de petróleo diarios. (Foto: MicroStockHub/Getty Images/iStockphoto)

El resurgimiento de la industria petrolera tiene su origen en lo que sucedió en el Congreso un día de diciembre de 2015.

Fue entonces cuando los legisladores pusieron fin a la prohibición de 40 años sobre las exportaciones de petróleo de Estados Unidos. De repente, el crudo bombeado en Texas, Oklahoma y Dakota del Norte podía enviarse al extranjero.

En ese momento, el exceso de oferta estaba causando estragos en la industria de la energía. Demasiado petróleo estadounidense estaba almacenado, bombeado del suelo pero sin nadie que lo comprara. El crudo finalmente colapsó a 26 dólares por barril.

Pero ese exceso está desapareciendo, gracias en parte al auge de las exportaciones petroleras de Estados Unidos. El crudo que alguna vez estuvo atrapado dentro del país ahora va a Europa, Latinoamérica e incluso a China.

Estados Unidos exportó un récord de 1.7 millones de barriles de petróleo por día en octubre de 2017, según las estadísticas más recientes de la Administración de Información Energética (EIA), por sus siglas en inglés). Eso es cuatro veces más que en 2015, cuando la ley federal prohibía el envío de petróleo a la mayoría de los lugares excepto a Canadá.

“Lo que sucedió es bastante dramático”, dijo Tom Kloza, director global de análisis de energía del Oil Price Information Service. “Básicamente drenó a Estados Unidos”.

Publicidad

El inventario de petróleo estadounidense —el crudo que se ha extraído del suelo pero que aún no se ha vendido, ha caído 15% durante el año pasado, según la EIA. Las existencias se han reducido durante 10 semanas seguidas, y son las más bajas desde febrero de 2015.

Todo ese exceso de petróleo almacenado finalmente se está trasladando al mercado ahora que los productores estadounidenses pueden exportarlo. Y a medida que el país procesa todo ese suministro, el precio sube. El crudo ha subido 9% este año y alcanzó un máximo de tres años de 66.66 dólares por barril el jueves.

Lee: ExxonMobil invertirá 50,000 millones de dólares en 5 años en EU

El final de la prohibición de exportación es solo un factor que apuntala al mercado energético. Más significativo fue el acuerdo de la OPEP y Rusia para controlar la producción. Los precios del crudo también se han beneficiado de una economía más fuerte, que crea una mayor demanda de petróleo y un dólar estadounidense más débil.

Ahora que el petróleo alcanza un precio más alto, los productores nacionales están bombeando más, especialmente en los hervideros de esquisto como la cuenca del Pérmico en el oeste de Texas y Nuevo México.

Y parte de ese petróleo está encontrando hogar en el extranjero. Después de Canadá, los principales destinos del crudo estadounidense en 2017 fueron China (16.5%), Gran Bretaña (11.3%) y Países Bajos (8.4%), según la firma de investigación energética ClipperData.

Publicidad

El aumento de la producción nacional también ha permitido a Estados Unidos importar menos, incluso desde lugares inestables como Venezuela y Medio Oriente. Estados Unidos todavía importa más petróleo de lo que exporta, pero esa brecha se está reduciendo.

“Estados Unidos se está volviendo mucho más autosuficiente”, dijo Matt Smith, director de investigación de materias primas de ClipperData.

Lee: Grandes petroleras participarán en la Ronda 2.4

Los analistas incluso creen que Estados Unidos pronto podría derrocar a Rusia y a Arabia Saudita como el mayor productor de petróleo del mundo.

“Las exportaciones se harán cada vez mayores”, dijo Kloza. “Eso tiene consecuencias reales”.

Él predijo que Estados Unidos podría eventualmente ser uno de los cuatro principales exportadores de petróleo, superando a países de la OPEP como Irán, Irak y Emiratos Árabes Unidos.

Publicidad

“Nadie quiere ceder cuota de mercado a Estados Unidos”, dijo Kloza.

Por su parte, Rusia y Arabia Saudita insisten en que no están nerviosos acerca de la máquina petrolera estadounidense.

“La demanda está creciendo”, dijo esta semana el ministro de energía de Arabia Saudita, Khalid al-Falih, desde el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza. “No creo que debamos preocuparnos”.

La OPEP probablemente se dé cuenta de que una infraestructura obsoleta limitará la cantidad de petróleo que Estados Unidos puede enviar al extranjero. Las tuberías, las terminales de envío y los muelles necesitan mejoras con urgencia.

null“Los exportadores estadounidenses aún se ven obligados a utilizar embarcaciones más pequeñas, menos económicas o acuerdos de envío complejos, que se suman a los costos”, dijo la EIA en un informe reciente.

La otra clave: los precios del petróleo crudo estadounidense se negocian muy por debajo de los precios mundiales debido a una variedad de factores, incluido el auge de esquisto y una menor producción de la OPEP. Si esa brecha desapareciera, probablemente la demanda de petróleo estadounidense bajaría.

Publicidad

Por ahora, el auge de las exportaciones y de la producción han permitido que la industria energética estadounidense —y su perjudicada fuerza laboral— se recuperen del colapso de hace dos años. Eso significa más trabajos y un crecimiento económico más fuerte.

Pero si los precios del petróleo suben demasiado y los precios de la gasolina siguen el ritmo, los conductores estadounidenses podrían sentirse molestos por el hecho de que ese crudo sea enviado al extranjero. Además del petróleo crudo, Estados Unidos exporta alrededor de 2 millones de barriles diarios de gasolina y diésel cada día.

En promedio, la gasolina se vendía por 2.57 dólares por galón el viernes, según la American Automobile Association (AAA). Aunque todavía es relativamente bajo, el precio ha aumentado desde 2.29 dólares hace un año, y Kloza espera que los precios de la gasolina sigan subiendo.

Recomendamos: Gasored abandona la marca Pemex para competir junto a Total

“Es posible que comencemos a escuchar a la gente quejarse al respecto cuando los precios de la gasolina inevitablemente se vuelvan más altos”, dijo.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad