Publicidad
Publicidad

México pierde en la guerra arancelaria global

Economías pequeñas como la mexicana, son las que pueden verse más afectadas con la imposición de aranceles de EU y las represalias de otros países, refiere un análisis del IMCO.
Efectos.
Efectos. En el largo plazo las economías decrecen con políticas proteccionistas, sólo en el corto plazo generan beneficios. (Foto: blackred/Getty Images)

En caso de que Estados Unidos continúe los ataques arancelarios y el mundo le responda de igual forma, México sería el mayor perdedor.

Un escenario diseñado por el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) refiere que si Estados Unidos llega a aplicar aranceles de 35% al mundo, y el mundo le responde en la misma magnitud, el PIB de México dejaría de crecer 0.7%, en el corto plazo.

Mientras que la economía del país del norte crecería 2.9% más, la Unión Europea 1.6% y el resto del mundo 1.3%, México es el único que pierde, detalló el análisis Política Comercial de México en el siglo XXI.

La imposición de aranceles por parte de Estados Unidos ayudaría a frenar sus importaciones y también su valor, puede ayudar a crecer algunos sectores, pero sólo en el corto plazo considerando el tiempo y recursos que toma cambiar la productividad de los países, explicó Manuel Molano, director adjunto del IMCO.

Publicidad

Lee: La Unión Europea aplica un desquite arancelario de 2,800 millones de euros a EU

Sin embargo, México no puede seguir las medidas proteccionistas de países grandes porque tiene menos capacidad económica, además de que la mayoría de sus exportaciones dependen de Estados Unidos, además de que la relación comercial con otros países no es suficiente para compensar un menor comercio con Estados Unidos, consideró el directivo.

Por esta capacidad económica, México también perdería si Estados Unidos continúa con sus medidas proteccionistas, pero sin contraataques.

Durante el proceso de modernización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y como medidas de presión, Estados Unidos ha aplicado aranceles a las lavadoras, paneles solares, y recientemente al aluminio y acero mexicanos.

Publicidad

Por estos aranceles México aplicó cuotas en represalia a los envíos de quesos, manzanas, carne de puerco y arándanos estadounidenses.

Bajo otro escenario en el que los países decidieran no responder a los aranceles estadounidenses, la economía mexicana decrecería 1% en vista de su dependencia comercial con Estados Unidos, mientras que el país del norte decrecería 6%, específica el IMCO.

Lee: EU condiciona eliminación de aranceles al acero a cambio de un nuevo TLCAN

El directivo del IMCO explicó que estas medidas que ha tomado Estados Unidos, reflejan desconocimiento por parte del presidente Donald Trump y su equipo pues observan el déficit comercial de su país como pérdidas económicas con otros países, cuando realmente es el resultado de una insuficiencia en los ahorros domésticos para financiar la inversión.

Publicidad

Por lo que, si Estados Unidos quiere reducir su déficit comercial tiene que hacer una reforma fiscal que desincentive el consumo e incentive el ahorro y la inversión, comentó.

Frente al escenario que México vive frente a su mayor socio comercial Estados Unidos, el IMCO recomendó continuar con su política de libre comercio y diversificarse con otros países, y aplicar represalias solo en productos en los que hay alternativas de suministro. Tampoco debe sólo tomar represalias como medida de reacción y para revertir la medida proteccionista original.

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad