Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Narendra Modi y sus planes ambiciosos para la economía de India

El actual primer ministro busca un segundo mandato con promesas de convertir al país en la tercera mayor economía mundial, pero con un mercado laboral insuficiente.
India empleo camapaña electoral
Desempleo. India perdió 11 millones de empleos en 2018, según el Centre for Monitoring the Indian Economy.

NUEVA DELHI (CNN)- Narendra Modi tenía grandes ambiciones para India cuando llegó al poder con una victoria electoral aplastante en 2014.

El primer ministro y su Partido Popular Indio (Bharatiya Janata Party o BJP) prometieron revisar la economía y crear millones de empleos para los jóvenes, al afirmar que revertirían una década de “crecimiento sin empleo” bajo el gobierno anterior.

A medida que Modi busca un segundo mandato, está elevando aún más las expectativas: el manifiesto electoral publicado por el BJP recientemente aspira a convertir a India en la tercera mayor economía del mundo para 2030.

He aquí un vistazo al historial del líder indio hasta la fecha.

Una economía mucho más grande

Publicidad

El país ha ascendido en las filas de las economías más grandes del mundo y está en vías de desplazar al Reino Unido del quinto lugar en 2019, según datos del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Se pronostica que el Producto Interno Bruto (PIB) de India será casi 1 billón de dólares (bdd) mayor este año que en 2014. Solo Estados Unidos, China, Japón y Alemania pueden presumir de un PIB más grande.

Ahora, el BJP quiere impulsar el PIB a 5 bdd para 2025, desde 2.9 billones de dólares proyectados para este año. Eso permitiría a India superar a Alemania, para convertirse en la cuarta economía más grande. Si todo va según lo planeado, el PIB debería aumentar a 10 bdd en 2032, solo superado por Estados Unidos y China.

Bajo el mandato de Modi, el PIB per cápita también aumentó de 1,600 dólares en 2014 a 2,200 dólares proyectados en 2019, un aumento de más del 35%.

El ascenso del país ha reforzado su estatus como un mercado global clave para varias industrias que desean acceder a su enorme población, a su creciente poder adquisitivo y a una economía relativamente abierta.

La inversión extranjera ha aumentado.

Modi cortejó agresivamente a los inversionistas extranjeros, eliminando varias barreras para los participantes de otros países en sectores como la manufactura, el comercio minorista y la aviación.

Estos respondieron con entusiasmo, al derramar aproximadamente 45,000 millones de dólares (mdd) en India durante el último año fiscal, según datos oficiales. Eso es casi el doble de la cantidad en 2014, el año en que Modi llegó al poder.

Sin embargo, el crecimiento de la inversión extranjera directa se ha enfriado en los últimos años, al caer a menos del 5% entre 2017 y 2018. Las recientes medidas enérgicas contra empresas extranjeras, en particular contra minoristas en línea líderes como Walmart y Amazon, han llevado a muchos a cuestionar la impredecible política de India.

Pero los analistas dicen que esas regulaciones proteccionistas reflejan la dinámica de las elecciones, en lugar de un cambio estratégico, a medida que Modi busca obtener el apoyo de los dueños de los negocios locales que conforman gran parte de su base.

“Ha habido una serie de reformas específicas de la inversión extranjera directa, y creo que eso establecería el tono para los próximos años, en lugar de un cambio hacia políticas más proteccionistas”, dijo a CNN Shilan Shah, economista sénior para India de Capital Economics.

Crecimiento fluctuante

La métrica más observada desde que Modi asumió el cargo ha sido el ritmo del crecimiento de India.

India superó a China como la principal economía de mayor crecimiento del mundo en 2015, y excepto por un breve periodo en 2017, ha mantenido esa posición desde entonces.

Pero ha habido una fuerte desaceleración en los últimos años, y el mayor impacto en el crecimiento fue resultado de algunas de las reformas insignia de Modi.

En noviembre de 2016, él sorprendió al país al prohibir abruptamente los dos billetes más grandes en circulación, dejando sin valor el 86% del efectivo del país de un golpe.

Si bien el objetivo declarado era acabar con los fondos ilegales e impulsar a India hacia un futuro más digital, la medida causó estragos en la economía dependiente del efectivo y paralizó a varios sectores.

Una reforma masiva del sistema fiscal de la India unos meses más tarde afectó a la economía aún más, a medida que las empresas que todavía estaban recuperándose de la prohibición del efectivo batallaban por hacer frente al cambio.

La economía se había recuperado fuertemente a principios del año pasado, pero desde entonces el crecimiento se ha desplomado del 8.2% al 6.6%.

“Si realmente observas lo que este gobierno ha hecho, ha aprobado muchos hitos sistemáticamente", dijo Pronab Sen, director para India del International Growth Centre y exdirector de estadísticas del país. “Pero el único gran error fue (la prohibición de efectivo). Las consecuencias de ese acto, creo, superan con creces las cosas buenas que se han hecho”.

Desempleo creciente

El gobierno también ha decepcionado a muchos con su desempeño en el empleo. India necesita crear más de 10 millones de puestos cada año solamente para mantener el ritmo del crecimiento de la población en edad laboral.

India no ha publicado datos oficiales de empleo durante varios años, y el hecho de que más del 80% de su economía sea informal dificulta saber si Modi ha logrado mantener su promesa.

El gobierno indio canceló el lanzamiento previsto de su última encuesta laboral en febrero. Pero las cifras que contenía, según informes, pintan un cuadro sombrío. El periódico Business Standard dijo que había obtenido una copia de la encuesta, la cual mostraba el desempleo en su tasa más alta en 45 años.

El jefe del centro de estudios dirigido por el gobierno de la India dijo que los datos no había habían sido verificados adecuadamente por el gobierno. Los críticos acusaron al gobierno de tratar de suprimir los números.

Los cálculos independientes también muestran un aumento del desempleo. India perdió 11 millones de empleos en 2018, según el Centre for Monitoring the Indian Economy, grupo de expertos independiente.

Y un estudio realizado el año pasado por investigadores de la Universidad Azim Premji de India mostró que el rápido crecimiento económico está produciendo muchos menos empleos que antes.

“El aumento del desempleo es claramente visible en toda India”, indicó el estudio.

¿Qué pasará después?

Modi sigue siendo ampliamente considerado el favorito para ganar las próximas elecciones en India, pero las dudas sobre sus promesas económicas se han vuelto más fuertes a medida que se acercan las votaciones.

Es probable que el crecimiento de India se desacelere aún más en los próximos meses a medida que se desvanezca el incremento en el gasto gubernamental en torno a las elecciones, dijo Shah.

Y aunque Modi ha impulsado varias políticas con éxito mixto, muchas promesas muy esperadas en áreas más sensibles —como las reformas agrarias y del mercado laboral— aún no han sido cumplidas.

Incluso si Modi gana la reelección, es probable que los cambios en esas áreas “se mantengan fuera de los planes”, agregó Shah.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad