Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

La caída de Forever 21 manda señal de alerta económica para EU

Analistas advierten que de concretarse una recesión en EU el sector minorista sufrirá las consecuencias con el cierre de más tiendas y alza en el desempleo.
jue 03 octubre 2019 05:23 AM
Forever 21
Expertos señalan que una recesión económica generaría mayor presión sobre las minoristas de EU.

El apocalipsis minorista de los últimos años ha devastado a los grandes almacenes, cadenas y tiendas familiares de Estados Unidos. Las tiendas están cerrando a niveles récord. El número de personas que trabajan en el comercio minorista está en declive.

Y todo eso ha sucedido en un momento en que la economía era fuerte.

Pero si Estados Unidos cae en una recesión, como muchos economistas temen que ocurra en algún momento del próximo año, los problemas que afectan al sector minorista podrían empeorar. El cierre de las tiendas podría acelerarse y los despidos en el sector —un importante proveedor de empleos estadounidenses— podrían extenderse.

Publicidad

“Los minoristas de tiendas físicas ya están en recesión”, dijo Mark Zandi, economista en jefe de Moody's Analytics. “Han estado haciendo recortes de trabajadores para hasta los próximos tres años. Y este es un momento en que los consumidores están gastando agresivamente. Si la economía en general está en recesión, habrá sangre en las calles”.

El domingo, Forever 21 fue el más reciente gran minorista en declararse en bancarrota. Anunció planes para cerrar hasta 178 tiendas en Estados Unidos, aproximadamente un tercio de aquellas que opera. A principios de este mes, Fred's, una cadena de descuento de 72 años de antigüedad, dijo que cerraría sus 300 tiendas restantes.

Este año, los minoristas estadounidenses ya han anunciado más de 8,200 cierres de tiendas, muy por encima del récord anterior de 6,700 en 2017, de acuerdo con Coresights Research. Para fin de año, el recuento anual podría llegar a 12,000, estima Coresights. Payless y Gymboree se declararon en bancarrota por segunda vez este año, cerrando casi 3,000 tiendas en conjunto.

Los consumidores que están cambiando de hacer sus compras en tiendas tradicionales a hacerlas en línea son una gran parte del problema. De hecho, el gasto del consumidor sigue siendo fuerte y el desempleo está en un mínimo de medio siglo, por debajo del 4%.

Pero se ciernen los temores de una recesión. Otras economías importantes ya están en recesión o acercándose a una. Una guerra comercial entre Estados Unidos y China podría provocar que aumente el precio de los bienes de consumo. Una encuesta realizada por la Universidad de Duke halló que dos tercios de los directores financieros esperan una recesión para fines de 2020.

Mientras tanto, muchos minoristas se han endeudado fuertemente.

“Si la economía tuviera dificultades, aceleraría el colapso de muchos más minoristas financiados con deuda. Y veríamos una aceleración en el cierre de tiendas”, dijo Greg Portell, socio principal de la práctica de consumo y sector minorista global de la consultora AT Kearney.

Hasta ahora, muchos de los minoristas que han quebrado han fallado en satisfacer las necesidades de los consumidores, dijo Portell. Una recesión pondría mayor presión sobre minoristas emergentes aún mejor administrados. “Su futuro depende de que puedan encontrar financiamiento”, dijo.

Publicidad

Es probable que los consumidores recorten en el gasto si el desempleo comienza a elevarse, dijo Zandi de Moody's, y es probable que el crédito se reduzca, tanto para los minoristas como para los consumidores.

“Muchos minoristas están resistiendo debido a que el entorno económico más amplio es fuerte, las tasas de interés son bajas y el crédito está disponible”, dijo Zandi. “Ningún sector es más dependiente del crédito. Si llega una recesión, el crédito será recortado tanto para los consumidores como para los minoristas. Eso significará una avalancha de bancarrotas y muchos empleos perdidos”.

Y el comercio minorista es una de las mayores fuentes de empleo en la economía de Estados Unidos, con 15.8 millones de empleos, o más del 10% de todos los empleos en el país. Las únicas áreas que emplean a más personas son el sector salud y todos los niveles de gobierno federal, estatal y local.

“Emplea a muchas personas en cada comunidad”, dijo Zandi. “Si los consumidores se repliegan y los cierres de tiendas aumentan, ningún otro sector de la economía podrá llenar esa brecha”.

El sector minorista ha perdido casi 200,000 empleos desde inicios de 2017, y la mayoría de esas pérdidas de empleos provienen de tiendas departamentales tradicionales y tiendas de ropa. La pérdida de empleos en todo el sector habría sido peor de no ser por algunos nuevos participantes que se mudaron a las tiendas desocupadas. En una recesión, es probable que las aperturas de tiendas se ralenticen y que los cierres de tiendas aumenten.

Hasta ahora, la baja tasa de desempleo ha significado que muchos trabajadores minoristas que pierden sus empleos cuando cierran las tiendas pueden encontrar otro puesto. Si aumenta el desempleo, como sucede en una recesión, será más difícil para los empleados recortados encontrar trabajo.

“Generalmente son trabajos con salarios más bajos. Pero son muy importantes para un grupo muy vulnerable dentro de la economía”, dijo Zandi. Dijo que, debido a ello, la pérdida de empleos en el comercio minorista podría empeorar cualquier recesión, sin importar sus causas.

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad