Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La tecnología, el dólar y las fintech sostienen el auge de las remesas a México

México recibió casi 40,000 mdd de remesas en 2020, y con la ley fintech se espera que más competidores participen en este mercado que crece y crece a pesar de la crisis del COVID.
vie 29 enero 2021 05:59 AM
remesas méxico dólar
El término de este programa de ayuda tendrá un impacto en las acciones de los bancos en el corto plazo, señalan analistas.

De manera constante y contundente, millones de mexicanos que residen en el extranjero, principalmente en Estados Unidos, envían dólares a sus familias para que puedan alcanzar un nivel de vida que les garantice estabilidad y progreso en un país tan desigual como México.

Y es que el crecimiento ha sido tan espectacular que podemos afirmar que las remesas es uno de los pocos indicadores financieros que crece a pesar de la peor crisis económica que enfrenta el mundo en los últimos 90 años, debido a la pandemia del coronavirus (COVID-19). Tan solo para el año que terminó, los mexicanos enviaron casi 40,000 millones de dólares (mdd).

De 2015 a 2020, se duplicó la cantidad de remesas, lo que significa un apetecible mercado tanto para nuevos competidores como los ya existentes, consideró Carlos González Tavares, director de análisis y estrategia bursátil de Monex.

Publicidad

En el país existen entre 30 y 40 operadores cuentan con autorización para operar el envío de remesas, número que se espera aumente con la ley fintech. Elektra, Coppel, BBVA son los que tienen una mayor presencia en este sector, detalló Guillermina Rodríguez, subdirectora de estudios económicos de Citibanamex.

Western Union, empresa dedicada el envío y recepción de remesas con presencia en más de 200 países y territorios, está consciente de ello y ya pretende ampliar su abanico de opciones para atraer nuevos clientes y conservar a los que ya tiene, pero también se está preparado para enfrentar a nuevos competidores.

“Nuestra industria es muy dinámica. En el caso específico de México estamos atentos de cómo se termine de regular la famosa ley fintech porque se va a abrir un nuevo grupo de entidades que va a buscar, mediante la integración de tecnología al sector financiero, poder ofrecer más opciones al consumidor mexicano. Le damos la bienvenida a los competidores porque creemos que enriquece la industria y, en definitiva, beneficia a consumidor”, dijo en entrevista Pablo Porro, general manager de Western Union.

Crecimiento en época de crisis

Desde el año 2000, cuando las remesas representaban el 1% del Producto Interno Bruto (6,573 mdd), hasta el año pasado, cuando se estima que lleguen al 3.8%, de acuerdo con datos de BBVA, los envíos han tenido una tendencia al alza.

Aunque la crisis del coronavirus pegó en todo el mundo, la falta de ayuda en México como la que sí se dio en Estados Unidos ayudó a que los connacionales tuvieran recursos para ayudar a sus familiares en México.

“Un factor importante detrás de este crecimiento de casi 11% (2020 frente a 2019), se debe atribuir a los importantes estímulos fiscales las transferencias del gobierno de EU hacia los hogares, que le dio un ingreso extra a las personas que vivían allá y una capacidad adicional para poder enviar remesas”, explicó Alejandro Saldaña, economista en jefe de Banco Ve por Más (BX+).

“En los meses más intensos, el gobierno americano comenzó a soltar estímulos. Si a la gente le llega un cheque del gobierno para que siga consumiendo, este consumo termina beneficiando a muchos de los paisanos que están en una industria donde ese dinero permea”, agregó por su parte Esteban Polidura, líder de Coordinación de Soluciones y Productos de Inversión en América Latina de Julius Baer.

El crecimiento de las remesas respecto al PIB se debe también a que la economía mexicana tendrá una contracción de en 2020, la cual el FMI estima será de 8.5%.

Escúchanos:

“Se juntan los dos elementos: por un lado el crecimiento de las remesas y por otro lado la caída del PIB nominal. Esto tiene un efecto neto en alcanzar un porcentaje de PIB de más del 3%”, destacó Guillermina Rodríguez, subdirectora de estudios económicos de Citibanamex.

Publicidad

El tipo de cambio también jugó a favor de México el año pasado, superando los 25 pesos por dólar, lo cual se suma a que un trabajador en Estados Unidos, por realizar el mismo trabajo, gana más que uno en México.

Michoacán, Jalisco, Guanajuato, Ciudad de México (CDMX) y Oaxaca son las entidades que entre 2019 y 2020 estuvieron entre las cinco entidades a las que llegaron más remesas, de acuerdo a Citibanamex y el Banco de México.

“Fue un año atípico, no veo por qué esperar que este año vaya a ser similar. Definitivamente el peso ya no está en esos niveles, definitivamente las perspectivas globales son mucho mejores. Tenemos un estimado de 20.50 pesos por dólar”, sostuvo Polidura.

Por lo anterior, para 2021 se espera que siga la tendencia alcista en el envío de remesas, pero no en los niveles del año pasado.

Tecnología

La tecnología, como el coronavirus, cambió la forma en la que vemos y entendemos al mundo, y las remesas no fueron la excepción. Cada vez las transferencias electrónicas ganan terreno frente a los money orders o envíos de efectivo.

“Es más sencillo, más eficiente, también transportar ese dinero en efectivo podría presentar un riesgo, ¿no? para quien lo trae, para quién lo va a recibir. Entonces yo creo que es mucho más eficiente ahora que se hace vía transferencia electrónica”, explicó Gabriela Siller, directora de Análisis económico financiero de Banco Base.

Además, coincidieron los analistas consultados, la tecnología también se traduce en una reducción de costos para las empresas que envían y reciben las remesas y, por ende, en menores costos de comisiones.

“Nuestra estructura de precios es competitiva y está muy alineada con la realidad del mercado de envíos que se originan en EU y se paga en México. En general rondan el 4% o 5% de los montos enviados”, señaló Porro de Western Union.

Publicidad

Las comisiones, explicó, se fijan con base en los costos tanto de la parte que envía como la que recibe remesas: transporte de valores, en el caso de EU retirar el dinero físicamente y en México de dotar de efectivo a los puntos de entrega. “Lo que nos ha permitido integrar cada vez más tecnología en los procesos y de esa manera tratar de ser eficientes y trasladar los potenciales ahorros a los consumidores”, subrayó el directivo de Western Union.

El uso de medios electrónicos también deja beneficios para las autoridades en México que buscan identificar y combatir el uso de dinero ilícito.

Banco de México y el SAT quieren ver la forma que todo esté fiscalizado. Y la mejor forma es tener cuentas bancarias y, vía transferencia electrónica, y así se paga menos comisiones y menos de manejo de cuenta. Hoy en día entre el 90% y 95% de los envíos se hace por transferencias electrónicas y el 5% o menos por los money orders”, expuso Carlos Alberto Bautista, especialista de la Facultad de Negocios de la Universidad La Salle.

La tecnología también trajo retos, recordó Pablo Porro, mismos que en 2020, por la pandemia, tuvieron que resolverse rápidamente para no interrumpir el servicio y ajustarse a las medidas implementadas para frenar la propagación del coronavirus.

“Desarrollamos un equipo de gestión, con talento mexicano. En nuestras oficinas se trabajó larguísimas horas para este proceso de adopción, ajustar procesos, incorporar tecnología a dichos procesos; tener contacto fluido con el regulador y, de esa manera, en un periodo de tiempo muy breve estar listos”, presumió el directivo de Western Union.

Los retos para la empresa, complementó, tienen que ver con que México, además de ser receptor de remesas, también es un país donde se origina el envío de dinero dentro del territorio y a otras partes del mundo.

“Eso represente una oportunidad de crecimiento para el negocio de originación de remesas cross borden aquí, en México”, aseguró.

A pesar del avance de la tecnología, en Western Union piensan mantener la parte de retail, puntos físicos para el envío de dinero, por lo que recientemente firmaron un acuerdo con Walmart en Estados Unidos, que les permitirá, aprovechando la cadena de tiendas, tener presencia en más rincones de la unión americana.

“Walmart, en muchos de los mercados que opera, cada vez tiene una mayor presencia digital. En ese sentido los puntos de contacto con la estrategia a mediano y largo plazo, sus objeticos de crecimiento, son bastante cercanos. Nos permite generar una gran cantidad de sinergias. Aquí contamos con los colegas de Walmart como parte de nuestra red de puntos retail y, evidentemente, hay muchas posibilidades de crecer el negocio entre ambas entidades y, sobre todo, seguir brindando opciones a los consumidores, tanto en EU como en México”, concluyó Pablo Porro.

Publicidad
Publicidad