Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Ancho Reyes quiere duplicar las ventas del licor de chile ancho durante este año

La empresa pretende vender 40,000 cajas de esta bebida, debido al éxito que ha tenido en México y en el extranjero. El licor surgió de una receta de los años 20 que la empresa rescató en 2012.
El licor elaborado a base de chile ancho tiene éxito en Estados Unidos.
Receta centenaria El licor elaborado a base de chile ancho tiene éxito en Estados Unidos. (Foto: Cortesía)

El licor de chile ancho no es una novedad. Su receta data de los años 20, cuando la familia Reyes, originaria de Puebla, lo elaboró por primera vez para consumirlo con sus amigos y familiares. Ahora, la licorera Ancho Reyes comercializa aproximadamente 20,000 cajas de esta bebida al año en más de 21 países.

La marca nació a finales de 2013, creada por un grupo de emprendedores —Moisés Guindi, Iván Saldaña y Daniel Schneeweiss— que se dedica a crear bebidas artesanales mexicanas, como el mezcal Montelobos y el tequila Milagro —que posteriormente cedieron a la empresa William Grant & Sons—.

“Se llama Ancho Reyes porque es un tributo a la materia prima, que es el chile ancho con que lo elaboramos, (...) porque es un poco más dulce, aporta más sabor, mayor complejidad, y parte de esta magia pasa cuando el chile poblano se seca y todos los azúcares se concentran”, dijo en entrevista Roberto Hidalgo, director general de la licorera.

El producto ha sido un éxito. Sus ventas pasaron de 1,000 a casi 10,000 cajas —cada una con seis botellas de 750 ml— a un año del lanzamiento. En 2015, duplicó sus ventas, llegando a las 20,000 cajas gracias al impulso generado por sus ventas en Europa —en países como Italia, Francia y Reino Unido—, Estados Unidos y Australia.

"Empezamos a ver el interés de la gente, y sobre todo de un consumidor en México que busca productos muy diferenciados. Les interesa por toda la historia que hay detrás de la marca, porque buscan productos que tengan un fondo, que tengan una realidad, que tengan una historia que contar, y eso nos abrió puertas para empezar a exportar también a Estados Unidos, en donde hay una tendencia muy fuerte por lo picoso”, detalló Hidalgo.

La estrategia para mantenerse 'spicy'

Publicidad

Ancho Reyes busca duplicar su volumen para intentar duplicar de nuevo sus resultados y llegar a las 40,000 cajas durante este 2016. Además, planea seguir posicionando la marca en diferentes mercados como Asia y el resto de América.

“Queremos que Ancho Reyes se convierta en el licor por excelencia de México para el mundo, queremos que esté presente en todos los países del mundo, en todos los bares y restaurantes del mundo”, aseguró Hidalgo.

El 70% de las ventas del licor provienen de Estados Unidos, mientras que el resto se divide entre México y el resto de los países en los que se encuentran.

El licor atiende a un mercado premium —el costo por botella es de 256 pesos en México— y compite con licores que están posicionados a nivel internacional, como el Campari o el Grand Marnier, explicó el directivo.

La marca ya es bastante reconocida en el canal on trade —bares, restaurantes y antros— debido a los socios estratégicos que Ancho Reyes tiene para distribuir su producto a nivel internacional, como lo hace la empresa William Grant & Sons en la mayoría de los países, y a los distribuidores boutique de bebidas artesanales.

“Para México, el reto principal es darlo a conocer, porque no somos una empresa tan grande y hoy en día mucha gente, a pesar de los resultados tan buenos que hemos tenido a nivel internacional, no conoce la marca. Necesitamos hacer esfuerzos en mercadotecnia, para que la gente la pruebe y que posteriormente la considere y la adopte como una de sus marcas preferidas”, comentó Hidalgo.

La licorera también tiene planes de abrir una planta en Puebla, de donde proviene el chile con que se elabora, en aproximadamente dos meses.

¿Cómo se elabora?

El licor se realiza mediante un proceso de maceración artesanal, que consiste en cosechar los chiles poblanos, durante agosto y septiembre, para luego dejarlos reposar para que se conviertan en chile ancho, que es cuando cambian de color y concentran su sabor.

Una vez que se encuentran en este estado, se juntan, se cortan con tijeras, se separan las semillas y se integran poco a poco a los tanques de acero con destilado de azúcar de caña durante medio año. Después de que repose, está listo para ser embotellado.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad