Publicidad
Publicidad
USMCA / header

Moisés Kalach: "No vamos a rogar a Trump"

Moisés Kalach, coordinador del Consejo Consultivo Estratégico de Negociaciones Internacionales, coordina al sector empresarial de cara a las renegociaciones del TLCAN, que abren su segunda ronda.
'Expertise'.
'Expertise'. Los empresarios apoyan al gobierno durante las negociaciones. (Foto: Fotos: Walter Shintani)

Cuando Trump ganó las elecciones, en noviembre, a la mayoría de los empresarios mexicanos les agarró desprevenidos. Incluido a Moisés Kalach, del grupo textil Kaltex. “A mañana siguiente le pedí una reunión de emergencia a Juan Pablo Castañón (presidente del Consejo Coordinador Empresarial) y le dije: ‘Se nos acaba de complicar el tema’”, cuenta el empresario. “Perdimos el rumbo y hubo que reagruparse rápidamente”.

Lee: Trump abre caso antidumping a Canadá a horas de round 2 de revisión de TLCAN

De inmediato, los representantes empresariales vieron lo que se venía encima con respecto al TLCAN, y decidieron reorganizarse para afrontar el proceso de las renegociaciones, cuya segunda ronda comienza este viernes. Los empresarios aprovecharon la estructura que ya tenían con motivo de las negociaciones del TPP (Tratado de Asociación Transpacífico), que se habían desarrollado entre 2012 y 2015, y así, bajo el paraguas del CCE, nació el Consejo Consultivo Estratégico de Negociaciones Internacionales, liderado por Moisés Kalach.

El propósito, igual que en esa otra negociación, era coordinar las posturas empresariales para apoyar al gobierno en las conversaciones.

Publicidad

Recomendamos: Trump afirma que México no es feliz con la renegociación del TLCAN

¿Cómo fue el proceso de creación de este Consejo Consultivo?

El Consejo realmente nace con el TPP hace cuatro años, cuando México se sube al TPP, para ver la visión empresarial, la parte estratégica. Lo que pretendía hacer es que reviviéramos la visión del sector privado para todas las negociaciones comerciales, y que esa trinchera sirviera para decir qué negociaciones queríamos y cuáles no, y decirle al gobierno mexicano qué países queríamos y cuáles no.

Honestamente, no veíamos venir lo que venía, y cuando ganó Trump hubo que reagruparse rápidamente y ratificar la estructura y hacer una cosa rápida.

Publicidad

Lee: Tillerson y Videgaray dan mensaje de 46... segundos

También tenemos en el sector privado nuestras complicaciones, no todo es tan sencillo, ni es tan lineal. Tardamos algo de tiempo en ponernos de acuerdo, y ahí nace el nuevo el Cuarto de Junto. En enero ya estábamos listos con lo que queríamos lograr, y empezamos a trabajar sobre esa estructura, con mucha unión en el sector privado.

¿Qué acciones realizaron después?

Empezamos a ver cuál iba a ser la estrategia de cabildeo, y nos dimos cuenta de que no teníamos suficiente información como para poder generar una estrategia, porque no sabíamos a quién le teníamos que tirar. Y así nació el cuarto de inteligencia, como un concepto de generar una matriz de información.

Publicidad

Empezamos por decir: '¿Quienes son los importadores, los inversionistas de México en Estados Unidos, los de Estados Unidos en México?' Y así fue como se alineó la estrategia del sector privado mexicano para ganar aliados americanos. Una de las cosas que dijimos fue no hablar bien de nosotros mismos, sino que nuestros aliados hablen por nosotros. Definimos inicialmente entre 40 y 50 'targets', y al paso del tiempo lo fuimos ampliando un poco más, y los dividimos por gobernadores, gente de la administración, congresistas, senadores y gente del sector privado.

Lee: Mercados con tarifas preferenciales, entre las opciones de México sin el TLCAN

Por ejemplo, dijimos: '¿Quiénes son los grandes empresarios americanos que le dan consejos al presidente Trump?' Y empezamos con esa lista, a buscarlos hasta que los encontremos. Y los encontramos.

Todo el sector privado llamó a sus proveedores en Estados Unidos, por ejemplo, para decirles que ellos también podían salir afectados. También fuimos a ver al gobernador de Texas, con 15 empresarios mexicanos muy importantes con inversiones en ese estado. Es un ejemplo perfecto de lo que significa el TLCAN, de cómo es la relación bilateral.

Publicidad

¿Qué resultados dio esta estrategia?

Hay muchos datos que no tenían muy claros. Nosotros nos hemos dado cuenta, en las juntas que hemos tenido, que el 95% de las veces no quieren salirse del TLCAN, y están de acuerdo en que quieren modernizarlo. Hemos venido avanzando de forma muy estable. Pero va a ser una negociación difícil, con un calendario apretado, y va a haber crisis, drama y posiciones muy complicadas. No hemos salvado el tema, simplemente hemos hecho un trabajo, que ha ido muy bien, buscando salvarlo.

Recomendamos: El lado oscuro del TLCAN en alimentos

¿Existe el riesgo de que finalmente Trump se salga del tratado, como ha venido amenazando?

Publicidad

Si nos van a poner una pistola en la mesa, si le quieren jalar, que le jalen, pero no vamos a estar jugando. Somos un país, un buen socio comercial, y aquí hay una filosofía de respeto a nuestro país y nuestro futuro. Si él quiere salirse, tampoco vamos a arrastrarnos rogándole que no se salga. Pero vamos a hacer todo lo posible porque no se salga, porque creemos que no nos conviene, y en especial a él. Si lo ves hoy, al gobierno estadounidense no le conviene salirse del tratado. El riesgo de que Trump se salga existe, y es real, y nosotros no vamos a bajar la guardia hasta que esa negociación no esté cerrada. Sin embargo, no podemos vivir con ese miedo de tener una pistola en la sien.

¿Qué piensa que puede suceder?

Creo que se va a llegar a un acuerdo equilibrado para nuestro país. Al sector privado nos gustaría que fuera rápido, porque genera certeza a inversiones y negocios, y baja el tema político. Quisiéramos que fuera rápido, pero en la dirección correcta.
null

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad