Publicidad
Publicidad

Apple y Amazon viven una encrucijada de la Era Trump

Las firmas lideradas por Tim Cook y Jeff Bezos parecen estar respondiendo a los deseos del gobierno de EU en materia de empleos, sin embargo analistas ven riesgos.
1
1 1 (Foto: Poravute Siriphiroon/Shutterstock / Poravute Siriphiroon)

Dos de las mayores compañías tecnológicas del mundo están anunciando posibles expansiones en Estados Unidos.

Mas trabajos. Gran gasto. Grandes titulares. Pero hay más detrás de ello.

El miércoles pasado, Apple se comprometió a crear 20,000 empleos e invertir 30,000 millones de dólares en instalaciones estadounidenses durante los próximos cinco años. Como parte de esa inversión, Apple planea construir un nuevo complejo en Estados Unidos, cuya ubicación se anunciará más adelante este año.

Amazon lo siguió el jueves al revelar una lista no tan corta de 20 ciudades que está considerando para una segunda sede, todas con excepción de una en Estados Unidos. Se espera que la sede cree 50,000 empleos para la ciudad afortunada.

Los anuncios destacan el rápido crecimiento de las dos compañías, así como la necesidad de abordar las responsabilidades políticas y de relaciones públicas que enfrentan debido a ese crecimiento.

Lee: Alexa vs Google Assistant, ¿quién tiene las llaves del futuro?

Publicidad

Apple y Amazon, como otros en la industria de la tecnología, están lidiando con el riesgo de la indignación populista de los políticos de izquierda y derecha.

Para Apple, todo se reduce a la pregunta de los 250,000 millones de dólares. Apple tiene más de un cuarto de billón de dólares en el extranjero. Ahora, después de la ley fiscal recientemente promulgada, Apple puede devolver ese dinero a Estados Unidos a una tasa impositiva más baja.

Se espera que gran parte de ese dinero regrese a los accionistas de Apple en forma de recompras de acciones y dividendos. Pero la compañía enfrenta una presión política para reinvertir una cantidad significativa en los trabajadores y en la economía de Estados Unidos.

“Es difícil para Apple devolver dinero a los accionistas y no enfrentar la presión de invertir también en la manufactura, en la creación de empleo y en los salarios de los empleados en Estados Unidos”, dijo Neil Cybart, un analista de Apple que dirige Above Avalon.

En la campaña electoral, el presidente Donald Trump dijo que quería que Apple “construyera sus malditas computadoras y cosas en este país”. Aunque Apple siempre ha dependido de los trabajadores y la tecnología estadounidenses, ahora intenta ser aún más abierto ante el público al respecto.

El miércoles, Apple habló sobre sus planes para invertir en el nuevo complejo enfocado en la atención al cliente. Esto será adicional a los campus en Austin y Cupertino, California, cada uno de los cuales tiene miles de empleados.

Publicidad

nullApple también planea invertir 5,000 millones de dólares en un fondo de manufactura y 10,000 millones más en centros de datos en todo el país. Para culminar esa inversión, el presidente ejecutivo de Apple, Tim Cook, tuiteó una imagen de sí mismo poniendo la primera piedra de un nuevo centro de datos en Reno, junto con el alcalde de la ciudad y el gobernador de Nevada.

En una nota para inversionistas del jueves, el analista Ben Schachter del banco de inversión Macquarie describió estas inversiones como “valiosas”, pero también dijo: “Nos preocupa cómo las presiones políticas pueden influir en el gasto de tal manera que no sean óptimas para los accionistas”.

Amazon enfrenta una presión pública y política similar, aunque no está vinculada a la repatriación de efectivo en el extranjero. Durante el último año, Amazon ha sido caracterizada como una asesina de empleos y un posible monopolio.

Trump ha atacado reiteradamente a Amazon por preocupaciones antimonopolio y por “salirse con la suya en lo que se refiere a los impuestos”. A medida que el apocalipsis minorista se acelera, los analistas a menudo señalan como culpable a Amazon. Un medio de comunicación conservador llegó a preguntar si una nueva tienda de comestibles automatizada de Amazon indicaba “el fin de los empleos”.

Amazon intentó por primera vez cambiar la narrativa hace un año al anunciar planes para crear 100,000 empleos en Estados Unidos durante un periodo de 18 meses. Pero fue el anuncio de una segunda sede, lanzada como un concurso corporativo, lo que realmente cautivó la atención del público.

Lee: Amazon sube el precio mensual de su servicio Prime en EU

Publicidad

En lugar de criticar a Amazon por su participación en la alteración de industrias y en provocar despidos, los alcaldes, gobernadores y miembros del Congreso presionan a Amazon por parte de sus respectivas ciudades.

James Cakmak, analista de Monness, Crespi, Hardt & Co., cree que este bombardeo de relaciones públicas muestra que Amazon es ahora la “empresa políticamente más segura” en tecnología. Amazon, dice, “le ha agarrado el modo a Washington”.

De hecho, tres de los 20 finalistas de la nueva sede están en el área de D.C., lo que garantizaría que Amazon nunca esté demasiado lejos del centro de poder.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad