Rocket Lab, el jugador más nuevo de la industria espacial

La empresa con sede en California realizó exitosamente el lanzamiento de un cohete desde Nueva Zelanda, que puso en órbita tres satélites pequeños.
Apuesta  Rocket Lab ha conseguido llevar a cabo con éxito su primera misión espacial este fin de semana.  (Foto: ESPECIAL)
DANIEL SHANE Y JACKIE WATTLES
HONG KONG (CNN) -

Hay un recién llegado al negocio multimillonario de lanzar cohetes al espacio.

Rocket Lab, una empresa con sede en California, llevó a cabo un lanzamiento desde Nueva Zelanda durante el fin de semana que, según dijo, puso en órbita tres pequeños satélites.

La exitosa misión es una victoria significativa para la floreciente industria espacial privada. Durante la mayor parte de la historia de viajes espaciales, los lanzamientos han sido obra de gobiernos, pero ahora las empresas están interviniendo cada vez más.

“Hoy se marca el comienzo de una nueva era en el acceso comercial al espacio”, dijo el presidente ejecutivo de Rocket Lab, Peter Beck. Destacó que la compañía llevó a cabo solamente un lanzamiento de prueba de su cohete Electron antes de este, que tuvo lugar el domingo por la tarde, hora de Nueva Zelanda.

“Alcanzar la órbita en un segundo vuelo de prueba es significativo por sí mismo, pero desplegar con éxito las cargas de los clientes tan pronto en un nuevo programa de cohetes es algo casi sin precedentes”, dijo.

Rocket Lab construyó su propia plataforma de lanzamiento en la Isla Norte de Nueva Zelanda en lugar de pagar para usar la infraestructura de la industria espacial existente.

Lee: SpaceX envía cebada al espacio para crear cerveza para Marte

La compañía dijo que ya tiene otros cinco de sus cohetes de electrones de 17 metros de largo en producción y apunta a hacer otro lanzamiento a principios de este año.

Planea realizar eventualmente 50 lanzamientos por año; casi uno cada semana.

Rocket Lab fue fundada hace más de 10 años por Beck, un ingeniero aeroespacial de Nueva Zelanda. Los patrocinadores de la compañía incluyen al gigante aeroespacial estadounidense Lockheed Martin y varias firmas de capital de riesgo.

Su éxito inicial invita a hacer comparaciones con SpaceX, el emprendimiento de exploración espacial dirigido por Elon Musk. Pero SpaceX, valorado en más de 20,000 millones de dólares, tiene un modelo de negocio diferente.

El cohete Falcon 9 de SpaceX se especializa en poner en órbita satélites grandes, como los que usan los ejércitos y los proveedores de telecomunicaciones.
El electrón mucho más pequeño de Rocket Lab es para lanzar los llamados SmallSats, algunos de los cuales pueden ser tan pequeños como una hogaza de pan, según Brad Tucker, un profesor de Astrofísica de la Universidad Nacional de Australia.

Los satélites más pequeños son un negocio de rápido crecimiento en la industria espacial.

“Son más rápidos de construir... pueden responder más rápido a los saltos en el desarrollo de la tecnología y, como son más pequeños, requieren de menos combustible para ponerlos en órbita”, dijo Tucker.

Se pueden usar para capturar imágenes en tiempo real de lo que está sucediendo en la Tierra.

Los clientes de este lanzamiento fueron Spire, una compañía de seguimiento del tiempo y de barcos, y Planet, un emprendimiento enfocado en satélites de captura de imágenes terrestres.

Los lanzamientos frecuentes y de bajo costo ahora tienen una gran demanda, y cada vez más empresas buscan entrar en la acción.

Virgin Orbit de Richard Branson y otros emprendimientos, como Vector Space Systems, también esperan ofrecer lanzamientos baratos para satélites pequeños.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

“Hoy en día, algunas personas con un sueño espacial pueden convertirlo rápidamente en realidad”, dijo Tucker. “Es un momento emocionante para todos nosotros”.

Lee: ¿Debería Elon Musk fusionar Tesla y SpaceX?

Ahora ve
Estos son los 5 pasos para comprar un arma en Estados Unidos
Te Recomendamos
×