Publicidad
Publicidad

Grupo México revira a Gómez Urrutia: rechaza que siga huelga en mina zacatecana

La huelga en San Martín que inició en 2007 terminó tras un veredicto de Conciliación y Arbitraje en agosto, afirma el grupo de Larrea; el sindicato minero dice que un amparo reconoce la continuidad.
mina
Mina. Gómez Urrutia insistirá para hacer creer que la huelga que afectó a los trabajadores por más de 11 años todavía se mantiene, dice Grupo México.

CIUDAD DE MÉXICO- Grupo México, uno de los mayores productores de cobre a nivel mundial, sumó un nuevo desencuentro a la más que ríspida relación que mantiene con el Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos, Siderúrgicos y Similares de la República Mexicana, encabezado por el senador Napoleón Gómez Urrutia.

La confrontación entre empresa y sindicato, en esta ocasión, fue por la mina San Martín, propiedad de Grupo México y en paro de actividades desde hace más de una década, a consecuencia de un conflicto laboral con la organización del ahora legislador.

La empresa negó que la huelga que mantuvo inactivo el centro minero, ubicado en el municipio de Sombrerete, en Zacatecas, continúe activa, como lo difundió en días pasados la organización gremial.

"Se trata de una maniobra más del sindicato minero de Napoleón Gómez Urrutia, para tratar de confundir a la opinión pública y seguir engañando a los pocos trabajadores que aún lo siguen", dijo Grupo México en un desplegado publicado en algunos diarios de circulación nacional.

Lee: Germán Larrea y Grupo México apoyan reconciliación ofrecida por AMLO

Gómez Urrutia "continuará insistiendo por cualquier vía, para hacer creer que la huelga que afectó a los trabajadores, sus familias y a una comunidad entera por más de 11 años, todavía se mantiene", agregó.

Publicidad

Grupo México incluso estimó que la mina requerirá inversiones por 77 millones de dólares para retomar sus operaciones en el primer trimestre del próximo año.

Para el grupo, propiedad del empresario Germán Larrea, la huelga culminó tras un veredicto de la Junta Federal de Conciliacióny Arbitraje (JFCA) emitido en agosto, seis meses después de que los trabajadores de la mina eligieran a un nuevo sindicato para representarlos.

El sindicato, no obstante, dijo contar con un amparo otorgado por el Juzgado Séptimo de Distrito en materia de Trabajo, que reconoce la continuidad de la huelga iniciada en 2007 por supuestas violaciones al Contrato Colectivo de Trabajo, y calificó de ilegal la decisión de la JFCA.

"Continúa la huelga, el sindicato está a favor de que ella se resuelva pero siempre en estado de legalidad y respetando los derechos de los trabajadores, que es uno de los aspectos sustantivos de la demanda de amparo del sindicato minero", agregó la organización gremial en un comunicado emitido horas después de la publicación del desplegado.

Grupo México, sin embargo, dijo que el recurso impide a la empresa a terminar la relación laboral con los trabajadores afiliados al sindicato, pero no tiene efectos sobre la existencia de la huelga.

El cruce de posturas continúa la ríspida relación que desde ya hace varios años existe entre la compañía, propiedad del empresario Germán Larrea, el segundo hombre más acaudalado del país, y el sindicato de Gómez Urrutia.

Publicidad

El desencuentro entre empresa y sindicato afloró tras la explosión de la mina de carbón de Pasta de Conchos en 2006, con 65 fallecidos, pero principalmente por la posterior polémica por el destino de 55 millones de dólares que Grupo México pagó a un grupo de mineros como parte de la adquisición de Mexicana de Cananea —ahora conocida como Buenavista del Cobre—y que el sindicato debía entregar.

Ambos hechos fueron parte del discurso con el que Gómez Urrutia regresó a la vida pública del país tras 12 años de autoexilio en Canadá, desde donde dirigió a la organización gremial mediante videoconferencias.

El polémico líder sindical enarboló el discurso de reconciliación de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), el partido que lo llevó a obtener un escaño en el Senado por la vía plurinominal, en una conferencia ofrecida a finales de agosto.

Lee: Napoléon Gómez Urrutia asegura que dejó atrás sus problemas legales

"Estarán abiertas las puertas para la reconciliación. . . para resolver cualquier conflicto que se haya presentado en el pasado", aseguró Gómez Urrutia en su mensaje, solo para dejar entrever minutos después que el ofrecimiento no era aplicable para todos, o al menos no para el grupo empresarial de Larrea.

"Las acusaciones falsas, la desinformación, la calumnia… aquí no puede prevalecer la impunidad en ningún caso… los que hayan cometido esos abusos que se atengan a las consecuencias de la ley", dijo el legislador sobre la posibilidad de llevar ante tribunales al empresario minero.

Publicidad

Lee: Gómez Urrutia advierte a quienes lo acusaron: "Que se atengan a la ley"

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad