Publicidad
Publicidad

La clave de Ancho Reyes para mantener su sabor ‘picante’

El licor elaborado a base de chile poblano seco pasa por distintos controles de calidad, que van desde su cultivo hasta el envasado, para conservar su característico sabor.
Estandarizar procesos.
Aunque gran parte de la producción de Ancho Reyes se hace a mano, la empresa estandarizó el proceso para garantizar la calidad.

CIUDAD DE MÉXICO- La empresa que se encarga de producir y comercializar el licor Ancho Reyes, Grupo Casa Lumbre, ha sido tan exitosa con este producto que a menos de cinco años de haber nacido, ya lo exporta a más de 30 países. Para 2018, el fabricante espera cerrar con una producción de 80,000 cajas –600,000 botellas–, el doble que el año pasado.

La clave del éxito de licor está en el proceso que permitió la estandarización de la bebida a la vez que su producción sigue siendo totalmente artesanal.

Este proceso inicia con la selección de la materia prima, el primer filtro de control de calidad. Por ello, la firma escogió a uno de los mejores productores de chile ancho de Puebla, en San Martín Texmelucan.

Hoy casi todo el proceso de elaboración es artesanal. Los chiles se cortan a mano antes de la maceración, proceso que consiste en poner a remojar los chiles en alcohol de caña, para luego mezclarse con una pala de madera hasta que la bebida está lista. A esto sigue el etiquetado que también es manual.

Lee: Ancho Reyes tiene planes para duplicar su producción en 2018

Únicamente el embotellado es automático, para cumplir con la inocuidad del producto y que la botella tenga la cantidad exacta. Pese a este proceso artesanal, la compañía tiene estandarizada su actividad, como el proceso de selección de los chiles o en el catador que revisa los lotes antes de ser envasados.

Publicidad

“Todos nuestros proceso de producción y de aseguramiento de calidad los estamos documentando bajo un proceso de gestión ISO 9000. No estamos ahora pensando en certificarnos, pero sí estamos haciendo toda la documentación como si en cualquier momento fuéramos requeridos para certificarnos”, aseguró Vargas. "La certificación que sí buscamos para 2019 es la HACCP (Análsis de Peligros y Puntos Críticos de Control), par poder garantizar a todos nuestros clientes y consumidores que en ninguno de los puntos de nuestro proceso hay forma alguna de que se contamine el producto", añadió.

Existen otras certificaciones en manufactura, que, a menudo, exigen los clientes y los distribuidores.

“Las bebidas que tienen certificación de origen, como el tequila y el mezcal, tienen su propia norma, pero el nuestro no tiene una certificación como tal, porque es un producto novedoso. Para eso está la NOM 251, una norma de buenas prácticas de manufactura, y estamos en el proceso de certificarnos ante la Cofepris. Éste es nuestro primer paso”, comentó Rodrigo Vargas, director de Operaciones de Grupo Casa Lumbre, dueño de la marca Ancho Reyes.

Nota del editor: Este artículo se publicó en la Edición No.1237 de la revista Expansión en julio de 2018.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad

Recomendaciones

Publicidad