Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

El agua que da vida... y cerveza

Para hacer un litro de cerveza se necesitan, en promedio, tres de agua. Para reducir este consumo, las grandes firmas cerveceras invierten en mejoras en su operación.
Planta Cerveza
Enn menos de 10 años, las cerveceras en México han disminuido alrededor de 40% su uso de agua.

MEOQUI, CHIHUAHUA. - La industria cervecera tiene un problema: para producir un litro de esta popular bebida necesita, en promedio, tres de agua. Un factor que la ha vuelto impopular entre algunos sectores de la población, a pesar de ser la bebida alcohólica favorita en México, con un consumo en 7 de cada 10 hogares, según Kantar Worldpanel.

Para revertir esta situación, las empresas han ido introduciendo nueva tecnología para reducir su consumo y aprovecharla al máximo. De los tres litros necesarios, solo uno acaba convertida en cerveza, el resto se usa en los procesos de limpieza de los tanques, para el lavado de las botellas retornables, el funcionamiento de los sistemas de refrigeración de algunos equipos y para la pasteurización.

Y, pese a todo, el consumo de esta industria es menor al que tienen otras bebidas como el vino, el café o los jugos, de acuerdo con la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura).

Luis Manuel Guerra, químico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), explica que la industria cervecera mexicana ha implementado buenas prácticas en la operación y la reducción en el consumo de agua, sobre todo desde que entró AB InBev y Heineken -que en conjunto tienen más de 97% del mercado mexicano, según Euromonitor-. Tan es así que en menos de 10 años ha disminuido alrededor de 40% su uso.

Lee: 13 razones para entender la importancia del agua, según la ONU

"Es un ejemplo en términos de sustentabilidad, que está injustamente satanizada, porque la gente desconoce los esfuerzos que se han hecho para hacer más eficiente la operación", comenta el académico.

Publicidad

Las nuevas plantas de las líderes del mercado cuentan ya con tecnología más moderna, que les permite aprovechar al máximo el agua.

Por ejemplo, la fábrica en Yucatán de AB InBev, inaugurada en mayo de 2017, tuvo como meta desde su concepción ser una de las más sustentables. Luiz Gustavo Barros, gerente general de Cervecería Yucateca explica que el agua que sobra de los procesos se manda a la planta de tratamiento, donde es usada para riego y limpieza.

"La meta principal del grupo AB InBev para 2025 es la reducción, aprovechamiento y reciclaje del 100% del agua, eso ya lo hacemos aquí", señala Barros, quien añade que, además, en las zonas donde tienen plantas y hay estrés hídrico, la firma cuenta con programas para regresar el agua a las comunidades en un trabajo conjunto con las autoridades locales.

En el caso de Heineken, la planta más nueva del grupo en México es la que se encuentra en Meoqui, Chihuahua. En su primer año de operación, el uso de agua para elaborar cerveza fue de 2.8 litros, una cifra menor al promedio del grupo holandés a nivel mundial, que es de 3.6 litros.

Lee: Modelo inaugura en Hidalgo la segunda planta de cerveza más grande del mundo

La meta para 2021 es convertirse en la cervecería más eficiente y que el consumo de la planta sea de 2 litros de agua por cada uno de cerveza, un objetivo que para Eusebio Reynoso, gerente general de la planta de Heineken en Meoqui, es alcanzable.

El primer paso para el mayor aprovechamiento del agua es la planta de tratamiento que comenzará operaciones en abril. "El 100% del agua industrial que estemos generando va a pasar por la planta", afirma Reynoso. Luego, un tercio de ese líquido se usará en los mismos procesos de la planta y el resto será vertida donde el gobierno lo indique. "Lo que buscamos es regresar el agua que estamos extrayendo para la producción de cerveza a la misma cuenca", aseguró.

La planta cuenta con un drenaje especial para captar el líquido de los procesos alternos donde se usa el agua, como la limpieza de los tanques. Además, la tecnología instalada les permite reaprovechar el vapor de otra empresa: una vidriera. Para producir el vidrio se requiere de grandes cantidades de calor, el vapor emitido es aprovechado por medio de tuberías por la cervecera para usarlo en las calderas de cocimiento, lo que reduce la energía y el agua utilizada normalmente para este proceso.

Estas ollas se mantienen a alta presión para evitar emisiones de vapor al medio ambiente y para aprovechar la mayor cantidad del agua en este estado. Además, todas las tuberías por las que pasa la cerveza tienen un recubrimiento térmico que hace que el líquido mantenga la temperatura.

Sobre las criticas recibidas a la industria por el uso del agua, el directivo afirma que las 70 hectáreas que abarca la cervecería se usaban para cultivar alfalfa, un cultivo que demanda mayor cantidad de líquido para riego que el volumen que usa la cervecera, tomando en cuenta que esa agua se trata y se reutiliza.

"No estamos aquí para estar 30 años y acabarnos el agua. Estamos aquí para estar más de 100 años y siendo el agua nuestra materia prima principal, el compromiso que tenemos para cuidarla es muy alto", comenta Reynoso.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad