Publicidad

Los debates que México lleva medio siglo sin resolver

Estos son los cuatro temas que llevan cinco décadas en las páginas de la revista Expansión, y que todavía siguen vigentes en la actualidad.
Debates interminables
Sin resolver. El país lleva 50 años debatiendo el papel de Pemex en la economía.

1. La crisis de Pemex

Expansión pudo atestiguar el descubrimiento y la puesta en operación de Cantarell, el mayor yacimiento petrolero, de la historia del país que disparó a México entre los grandes productores del mundo, y que inscribió la frase “debemos acostumbrarnos a administrar la abundancia” del ex presidente José López Portillo, en 1978, en la historia del país.

Publicidad

Pero en ese año, un artículo llamado ‘Mitos y realidades del petróleo’ ya ponía matices al optimismo. “Endeudamiento, conflictos laborales y burocráticos en Petróleos Mexicanos, así como la no muy remota posibilidad de que el país dependa enfermizamente de los hidrocarburos para la generación de divisas, deberían ser elementos a considerar para ponderar y matizar las bondades de 120,000 millones de barriles de petróleo que México tiene como reservas potenciales”.

Desde entonces, los temas referentes a Pemex y el petróleo en México han ocupado la primera posición entre las portadas de la revista, por lo general desde una perspectiva crítica hacia los problemas endémicos de una compañía que se construyó como un monopolio estatal y un estandarte del control del gobierno sobre la economía. En los años 80 se hablaba de la petroquímica y la refinación como palancas para el desarrollo industrial, pero hoy son dos negocios en grave crisis. Y en 2004, justo cuando Pemex logró su récord de producción de petróleo, con 3.4 millones de barriles diarios, llegó el momento temido: “Cantarell se agota, Pemex no tiene plan B”. Entonces, el campo aportaba el 60% de la producción nacional, con 2 millones de barriles; ahora apenas suma 148,000, lo que explica el declive petrolero que vive México.

En la última década, los artículos sobre “la soluciones para Pemex” se han sucedido cada año. En 2019, se seguirá hablando de lo mismo.

2. Inseguridad y corrupción

La “guerra” contra la droga es la guerra eterna. En 1978, un artículo titulaba: “Mariguana: la gran batalla contra la droga”. En él, el titular de la PGR aseguraba que entre el 70% y 80% de su presupuesto iba dirigido a la campaña contra el tráfico y producción de estupefacciones en el país, en una estrategia que pretendía atajar el problema en las zonas rurales donde ya proliferaba el cultivo de drogas como la mariguana.

El problema fue a peor: en 1985, el reportaje “La ‘operación intercepción’ los efectos de la droga” criticaba que la situación se había agravado por la muerte del agente estadounidense Enrique Camarena, y afirmaba que muchos políticos estaban ligados al narcotráfico en estados como Sonora, Sinaloa, Coahuila y Chihuahua. Diez años después, otro artículo, “Narcotráfico: el negocio más redituable” mostraba la caricatura de un Tío Sam a punto de aspirar una montaña de polvo blanco. “Al margen de las alarmantes implicaciones sociales, el negocio de las drogas genera ingresos y fortunas que dificultan cada día más su combate definitivo”, dice el texto.

Y casi otra década después llegó “La portada que no fue”, que Expansión publicó en blanco después de que el empresario que iba a aparecer en ella, en junio de 2004, fuera secuestrado.

La violencia, la inseguridad, la corrupción y la poca solidez del Estado de Derecho llevan a debate medio siglo. Mientras, década tras década, la situación sólo parece ir a peor.

3. DF y CDMX: cambio de nombre, no de problemas

“Hoy como nunca, el género humano se tambalea entre el axioma de sobrevivir o morir”. Así de lapidario era el sentimiento que, en los años 80, provocaba la contaminación que ya sufría la capital del país. La sobrepoblación, el caos, el tráfico y el crecimiento desordenado han sido temas que, desde entonces, Expansión ha abordado con una actitud propositiva: “Descentralización urbana e industrial: para evitar que el DF se hunda”, decía un texto de esa época; “La escasez de agua, un problema que ahoga” comentaba otro, de 1983; “En condiciones normales de tráfico, en la Ciudad de México cada trabajador utiliza en promedio tres horas para transportarse de su casa al centro de trabajo y viceversa”, afirmaba otro texto, de 1980.

Todos esos titulares se aplican todavía hoy, mientras la palabra “descentralización” vuelve a estar de moda.

4. Texcoco, un aeropuerto congelado en el tiempo

El debate sobre la saturación del aeropuerto de la Ciudad de México viene de lejos. “Embotellamiento con alas”, dice un reportaje de febrero de 1982, que habla sobre el inminente colapso del AICM, y la necesidad de construir uno nuevo en Texcoco. Entonces se aseguraba que estaría listo para 1996.

No ocurrió así, como todo el mundo sabe, pero la idea no se olvidó. “Cuenta regresiva”, un texto de marzo de 2001, hablaba sobre una “decisión impostergable”... que se postergó más de una década, para revivir durante el pasado sexenio, e incluso ponerse en construcción de una forma que parecía irrevocable... hasta que el nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador la revocó. ¿Será el fin de esta historia o sólo un nuevo punto y seguido?

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad