Síguenos en nuestras redes sociales:

Las mujeres aún se ven frenadas en el mundo de los negocios

En los últimos 50 años, el avance de la participación de las mujeres en altos puestos directivos y consejos de administración es todavía marginal.

Es agosto de 1992 y por primera vez en la historia, una mujer aparece en la portada de la revista Expansión. Ella es Amy Camacho, directora general de Africam Safari, ejecutiva que tras la muerte de su padre tomó las riendas del parque de atracciones más importante de Puebla, con tan solo 17 años.

La historia de Camacho rompió con 23 años de publicaciones enfocadas en los hombres de negocios, en las que los pocos textos dedicados a las mujeres ejecutivas resaltaban el apoyo incondicional que ofrecían a sus jefes, celebraban su ingreso a trabajos remunerados en la industria manufacturera y aseguraban que su responsabilidad como madres de familia era su mayor impedimento para ocupar puestos directivos en las firmas.

La cobertura empezó a cambiar y poco a poco a las portadas se empezaron a asomar más mujeres que contaban sus historias de éxito en el campo de los negocios. Pero la evolución no fue sencilla. La mujer intentaba avanzar en el mercado laboral, pero aún no lograba ser representada como sus compañeros hombres: tras hacer historia con la portada de Camacho, en 1993 una portada dedicada a la mujer en los negocios la mostraba como una persona preocupada por su imagen que, vestida de traje sastre y sentada en su escritorio (donde no falta una flor y la foto de su pareja, se mira en un espejo mientras pinta sus labios.

Publicidad

La intención era resaltar su incursión en las áreas de finanzas, producción, mercadotecnia y recursos humanos de las compañías, pero no se perdió la oportunidad de dejar claro que una ‘vieja’ al mando siempre hará sentir raros a los empleados o que su extremo sentimentalismo impedía que se les enfrentara directamente debido a que cualquier comentario de su trabajo lo transformarían en ofensa personal.

¿Las mismas trabas?

En la década de los 90, el 5.4% de las mujeres ya ocupaba un cargo directivo dentro de las empresas, según datos obtenidos de ‘Las 500 empresas de Expansión’. Pero los hombres seguían teniendo dudas sobre sus habilidades. En un informe especial publicado en 1998, headhunters de TASA Worldwide, Grupo Hay o Korn Ferry coincidieron en que los obstáculos que les impedían ocupar altos cargos de liderazgo habían disminuido, pero los hombres seguían siendo la mejor opción para guiar una compañía porque no tenían que preocuparse por la casa, los hijos y el marido y, sin duda, eran los más adecuados para relacionarse con personajes del gobierno.

Durante años, ellas han tenido que cumplir con los roles establecidos por la sociedad como madres, hijas y esposas, pero nunca como profesionales. Y parece que en 2019 todavía existen los mismos estigmas. Hoy, una mujer sigue preocupándose por su familia y, a su vez, por demostrar que a pesar de todo es capaz de realizar sus actividades laborales
menciona Justine Rodrigues, senior manager de Hays México.

Para 25% de las mujeres en México, las actividades que debe hacer fuera del trabajo le impiden crecer profesionalmente, mientras que para 32% su mayor impedimento es la falta de tiempo para concluir con sus actividades empresariales, según revela el estudio ‘Mujeres directivas: construyendo un plan para la acción’, publicado por Grant Thornton en marzo de 2019.

Datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) revelan que las mujeres con hijos tienen más complicaciones para ocupar puestos de liderazgo. En el mundo, solo 25.1% de los cargos directivos están ocupados por mujeres con niños menores de seis años.

Avance marginal

Pese a esto, el avance es claro, sobre todo en puestos de liderazgo senior. Mientras en los 70 se hablaba del ingreso de las mujeres a puestos operacionales como asistentes y secretarías, en 1980 se presumía que de las 4.5 millones de mujeres económicamente activas en el país, 11.9% se desempeñaban como profesionales y 2.1% tenían acceso a cargos directivos en el sector privado y público, según el Censo de Población de ese año.

Hoy, 39 años después, a nivel mundial ellas ocupan 29% de los cargos de liderazgo senior. En México, este porcentaje cae a 26% durante el primer trimestre de 2019, según Grant Thornton. Si bien, esto representa un aumento de 10% en los últimos 15 años, la mitad de los ascensos sucedió en los últimos 12 meses.

Pilar Brogeras, vicepresidenta regional para América Latina de la firma de consultoría y búsqueda de talento de alto nivel Stanton Chase dice que las empresas han asumido su responsabilidad para generar estrategias que favorezcan a las mujeres. “En el tema de la contratación, las compañías dejaron de pensar solo en los hombres para ciertos cargos, así que están abiertos a recibir otros perfiles. Además, algunas facilitan la labor de madre de las ejecutivas y ofrecen horarios flexibles y hasta servicio de guardería, lo que les permite aspirar a puestos cada vez más altos”, detalla.

Ante este tipo de acciones, el Índice Global de Género del Foro Económico Mundial (WEF) 2018 indicó que México redujo su brecha de género, pero de no haber cambios más significativos, se necesitarían 108 años para eliminar la brecha de género general y 202 años para lograr la paridad en el lugar de trabajo.

Ya dejamos atrás la época en la que una mujer era elogiada solo por lograr que a su jefe no se le olvidaran las juntas con ejecutivos, por lucir un lindo vestido o, incluso, por mantener el buen clima laboral con una sonrisa, por no perder su condición femenina y aún así actuar como profesional en una empresa en la que se le minimizaba solo por su género, pero todavía hay un amplio camino que recorrer.

“En el mundo laboral se tienen que acostumbrar a las mujeres líderes, a que ser madre no debe significar ninguna barrera para dirigir una empresa porque no tienen que ser las principales cuidadoras del hogar y, lo más importante, a que ellas también merecen una remuneración justa por su esfuerzo”, concluye Eugenio Gómez, director del Centro de Investigación de la Mujer en la Alta Dirección del IPADE.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad