Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

4 cambios que veremos en las empresas después del COVID-19

2020 vino a modificarlo todo. Y las empresas han puesto en marcha nuevas estrategias y acelerado planes para hacerle frente.
mié 05 agosto 2020 05:00 AM
Coronavirus
Después de catástrofes o crisis, surge una nueva realidad: una oportunidad para modificar y optimizar.

Este es el año que nadie previó. La cancelación de viajes, el aislamiento, las compras de pánico, el cierre de fábricas, los cambios en las líneas de producción, la saturación de los servicios de salud o el incremento desbordado del desempleo no estaban en los planes de gobiernos ni empresas. En el apartado de riesgos de ningún reporte empresarial se contemplaba la posibilidad de una pandemia de la magnitud de la actual, con el COVID-19.

Publicidad

Lo que sí parece tener claro la mayor parte de la población es que, después de catástrofes o crisis de diversa índole, surge una nueva realidad. Una oportunidad para modificar y optimizar. El papel de las empresas influye en la construcción de esta nueva normalidad y sus líderes ya están preparándose para ello.

Lo esencial es entender que la pandemia provocada por el virus no ha terminado. Aun cuando la curva de contagios comience a disminuir, mientras no exista una vacuna, lo único que se hace es comprar tiempo para entender el manejo de la infección en las sociedades, conseguir mayores insumos y mejorar los servicios de salud, afirma Gilberto Lozano, socio líder de Estrategia de la consultora EY México.

“Como no termina y pueden existir olas subsecuentes de contagio, lo que recomendamos es que las empresas realmente se vuelvan resilientes, que tengan protocolos de gobierno, de riesgos, de gestión de personal, de sistemas tecnológicos, de continuidad de operaciones y para manejar sus cadenas productivas”, explica el especialista.

Para que esto tenga éxito, más que nunca será fundamental el papel del líder. “El liderazgo empresarial será mucho más consciente de que sus acciones tienen un impacto en la sociedad, ya no podemos quedarnos con el líder que quiere buscar el retorno sobre la inversión. Es saber qué le pasa a la sociedad con las decisiones que se toman”, apuntó durante una charla virtual organizada por la escuela de negocios EGADE, Carlos Salazar Lomelín, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

Las compañías tuvieron que reaccionar rápido. Esto es lo que cambiará al interior de las organizaciones.

1. Compromiso social: El éxito de las empresas va más allá del valor de sus acciones o de sus ingresos, y radica también en su capacidad para poner su granito de arena con la sociedad y responder a la crisis sanitaria actual con su oferta de valor, opina Carlos Zegarra, socio de Management Consulting de la consultora PwC México.

Publicidad

“Las medidas de éxito están relacionadas con compañías que muestran un propósito hacia la comunidad, que ahora se preguntan: ‘Por qué existo, qué necesidades satisfago y cómo ayudo a cumplir con las necesidades de las comunidades donde me desarrollo’. Los clientes generan mayor lealtad con quienes tiene un propósito claro más allá del tema financiero y el equipo humano está más alineado a empresas con valores”, menciona.

2. El papel del líder: Los líderes han tomado decisiones estratégicas y veloces sobre la marcha, lo que Jorge Ponga, socio de Clientes e Industrias de la consultora Deloitte México, señala como una oportunidad para redefinir los papeles dentro de la organización, bajo tres vertientes: centralizar las decisiones en equipos directivos cercanos y mostrar así un equipo ejecutivo sólido, hacer un análisis rápido de los flujos de efectivo para articular escenarios económicos e identificar los factores “no negociables”, con el fin de que cualquier iniciativa se tome en torno a ellos. En las empresas comenzó a operarse un centro de comando que se mantiene en contacto estrecho con los colaboradores internos, de ahí parte la necesidad de fortalecerla atracción de talento.

3. Formas de trabajo: Algunas organizaciones comenzaban con esquemasde trabajo a distancia, pero con la situación sanitaria, el home office se volvió una obligación. Esta medida ahora podría ser adoptada alternando la asistencia a oficinas, pues se aprovechan las herramientas digitales y algunos costos en espacios físicos o de mantenimiento, asegura Héctor Márquez Pitol, director de Relaciones Institucionales de la firma de reclutamiento Manpower Group.

“Lo más importante es pensar cómo hacer que el personal se reincorpore manteniendo distancia, haciendo más seguro su traslado y el espacio en oficinas. Las medidas sanitarias continuarán e irán acompañadas con cambios en centros laboralesy horarios escalonados”, estima.

4. El modelo de regreso: Ya nada será igual. “Los cambios que vendrán entrarán en un nuevo normal, no vamos a regresar a como estábamos anteriormente”, dice Sergio Waisser, Managing Partner de la consultora McKinsey en México. No solo cambiará la forma de trabajar, con mayores medidas de seguridad sanitaria, también la forma de enfrentar los riesgos.

“Vemos una etapa de movilización y enfrentamos las disrupciones actuales. Lo que sigue es la recuperación, donde aquellas empresas que puedan responder en forma ágil, rápida e integral son las que se van a diferenciar de la competencia. Finalmente, está la capitalización de la nueva normalidad, en la que las firmas desarrollan las ventajas competitivas con ganadores y perdedores”, puntualiza Carlos Zegarra.

Publicidad
Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad