Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La estrategia de Alfa Romeo para aumentar su presencia en México

La llegada de un flamante SUV supone una nueva etapa para la automotriz italiana, que avanza en su meta de convertirse en una marca deportiva global.
mié 23 diciembre 2020 05:00 AM
Jesús Gallo
Para Jesús Gallo, la llegada de un nuevo SUV en 2021 será un parteaguas para la marca italiana.

¿Por qué en México no se ven apenas Alfa Romeo? Antes de que la italiana formara parte del grupo FCA, el desarrollo de los tres modelos que hoy vende se hizo pensando en el mercado del viejo continente. Quizás esto explica por qué tardó tanto en desarrollar su primer SUV, el Stelvio, en 2017.

La visión cambió cuando Sergio Marchionne, quien falleció en 2018, tomó el liderazgo del grupo tras la compra que hizo Fiat de Chrysler, y puso la meta de convertir Alfa Romeo en una marca deportiva global. Tratar de lograrlo sería una tarea titánica. Los tres fabricantes de autos premium alemanes –BMW, Audi y Mercedes-Benz– dominan con 25 a 33 estilos de carrocería y volúmenes de venta de cerca de dos millones de unidades al año, que se producen en plantas alrededor del mundo. Alfa Romeo vende unas 100,000, de tres carrocerías, todas ensambladas en Italia.

Publicidad

La automotriz ha analizado cuáles serían las carrocerías adecuadas para llegar a su objetivo. Sus autos actuales, el sedán mediano Giulia, el SUV mediano Stelvio y el hatchback compacto Giulietta, cubren tres segmentos diferentes, pero ninguno ofrece opciones de electrificación. La compañía ha optado por priorizar los SUV con dos lanzamientos, una decisión lógica, dada su fortaleza en ventas. Así, está confirmado el lanzamiento del Tonale en 2021, y el siguiente año se prevé la llegada de un segundo modelo aún más pequeño. Se espera que este otro SUV, aún sin nombre, ofrezca una versión electrificada.

Jesús Gallo, director de la marca en México, confía en que, tras la llegada del Tonale, Alfa Romeo aumente sus ventas en el país hasta en tres dígitos. Con un precio que podría empezar en los 700,000 pesos, es más accesible que el Stelvio. “Nos permitirá atacar a un mercado de entrada premium, que en México concentra entre 40 y 45% de las ventas del segmento. Creemos que puede ser un parteaguas para la marca”, dice.

La automotriz también trata de conectar mejor con las nuevas generaciones, que parecen menos entusiasmadas con el automovilismo deportivo. “La llegada de las nuevas aplicaciones de transporte está haciendo que las personas vean el coche como algo más funcional que emocional”, dice Cristian Rocha, director de la agencia creativa Made, encargada de la nueva campaña de la marca.

Por lo pronto, a finales del año, el Giulietta verá el fin de su producción. En México, la marca ofrecerá una edición especial, antes de que su lugar sea reemplazado por el Tonale. “Ahora sí va a haber muchos más Alfas de los que vemos hoy en las calles”, confía Gallo.

Publicidad
Publicidad
Publicidad