Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Grupo Lauman planea una "refrescada" a Fox Sports para mantener su liderazgo

El proceso de compra del canal de deportes fue polémico, en la fecha límite para realizar la adquisición y con jugadores como Mediapro cuestionando el proceso.
mié 16 junio 2021 01:16 PM
Los retos de Grupo Lauman tras la compra de Fox Sports
Grupo Lauman tiene en sus manos el canal de televisión líder del segmentos deportivo. Su mayor reto es mantener los derechos de transmisión de contenido para asegurar el liderazgo.

Tuvieron que pasar 27 meses para que Disney encontrara comprador para Fox Sports en México. Después de una serie de prórrogas otorgadas por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) a la compañía de entretenimiento, el 8 de junio saltó la noticia: Grupo Lauman sería el nuevo propietario del canal de deportes. Este negocio, que si bien no le es completamente ajeno, llega con una serie de retos que el holding planea superar con una ‘refrescada’.

El conglomerado presidido por el empresario Manuel Arroyo, controlador del medio de comunicación El Financiero y el proveedor de servicios de telecomunicaciones Comtelsat, tiene una relación laboral de más de una década con la empresa que acaba de adquirir. Esto no representa ningún conflicto de interés para el órgano regulador, el cual autorizó el contrato de compra-venta asegurando que esta transacción no generaba fenómenos de concentración, ni riesgos de competencia en el mercado.

“Una empresa de mi grupo –Comtelsat– ya venía dando servicios a Fox Sports en toda la parte de generarles el contenido, ellos nos pagaban la renta del edificio y el equipamiento. Es un negocio que empezamos hace más de 15 años”, explica Manuel Arroyo. Sin embargo, “no tenemos ningún conflicto de interés, ya que no teníamos ninguna decisión de contenido editorial ni en lo comercial, ni tampoco absolutamente nada que ver con los canales, simplemente rentábamos el equipo y el edificio”.

Publicidad

Para el IFT esto fue suficiente: “(Grupo Lauman) no ha tenido una relación de negocios previa con Disney/21CF que ponga en riesgo el objeto de la desincorporación y la libre concurrencia de este mercado (…) no genera fenómenos de concentración”, dijo en un comunicado.

Esta cercanía que han mantenido con el negocio, más allá de ser un impedimento, se convirtió en una gran ventaja para Grupo Lauman, debido a que ha conocido muy bien el trabajo que se ha desempeñado desde Fox Sports.

“Lo que nos interesaba era que subsistiera la marca, los canales y que fuera manejado por un grupo mexicano. Nosotros ya lo conocíamos, pero queríamos meter nuestro propio contenido. Eso fue lo que nos hizo seguir con la intención de compra”, refiere el empresario.

Mantener el liderazgo

La venta por parte de Disney del canal de deportes era una de las condiciones impuestas por el IFT para autorizar la compra de Fox y evitar la concentración de la audiencia. La adquisición trae una serie de retos para el conglomerado mexicano, entre los que destacan la adquisición y renovación de los derechos de contenido y el desarrollo de estrategias competitivas que le permitan asegurar el liderazgo en la preferencia de la audiencia.

Jorge Bravo, presidente de la Asociación Mexicana de la Información (AMEDI), destaca que en este momento el activo más valioso que tiene Fox Sports son sus derechos de transmisión y el canal va a ser competitivo mientras duren esos contratos. El hombre ahora, según el especialista, es que ya no cuenta con un emporio de medios como Tewnty-First Century Fox de respaldo, lo que podría llevar al canal a una pérdida de derechos de difusión de contenido.

“El problema es que lo hacía con el apoyo de la trasnacional, al no tenerlo puede que pierda alguna de esas ventajas, como el estar en todos los sistemas de televisión de paga en México. Grupo Lauman no tiene la misma capacidad de negociación de un Fox internacional para adquirirlas”, menciona.

Publicidad

En mayo, HBO Max anunció tener la exclusividad de la Champions League, que durante años transmitió ESPN y Fox Sports, y que a partir de agosto podrá ser presenciado a través de la plataforma de streaming. Lo último que los seguidores pudieron ver en los canales de paga fue la final del torneo de futbol hace un par de semanas.

Por ahora, el canal de deportes mantiene los derechos de la Liga MX (Monterrey, Querétaro, León, Pachuca, Tijuana y Santos), algunos partidos de la Liga MX Femenil y la Liga de Expansión. Así como encuentros de la MLB, la NFL, la Bundesliga, la Liga de Campeones de la Concacaf, el Mundial de Clubes, la WWE y la Fórmula 1.

“Lo que claramente importa es no descuidar la tenencia de derechos que tiene, porque eso lo mantiene en el espectro. Es un jugador con mucho peso en el mercado de contenido, pero si descuida sus licencias empezará a perder relevancia en el tema de transmisiones, ahí es donde puede temer por su potencial e incluso morir como jugador al pasar desapercibido para la audiencia. Grupo Lauman tiene que ser muy cuidadoso para mantener fresco el canal”, advierte Radamés Camargo, gerente de análisis de la consultora The CIU.

En este tema, Manuel Arroyo tiene un plan, en el que además asegura mantener el nombre del canal de televisión y hasta al mismo equipo de trabajo, lo que se había especulado que podría cambiar. Para Efrén Páez, analista senior de Digital Policy & Law, es un acierto, pues la marca está tan posicionada en el mercado que sería un error modificarla, aunque quizá sería el momento de renovarla y darle cierta identidad local.

“Continuamos con el mismo nombre, vamos a seguir operando bajo Fox Sports. Seguiremos compitiendo en el mercado y desarrollando los deportes para que el canal siga siendo líder en el segmento, le vamos a dar una ‘refrescada’ a todo lo que se venía haciendo. El canal estuvo igual por aproximadamente dos años, ahora vamos a poner un poco más tecnología, que es lo que sabemos hacer, mantener al talento y al personal, y seguir catapultando a Fox como líder, lo vamos a seguir haciendo”, asegura el presidente de Grupo Lauman.

Para el empresario mexicano todavía es muy prematuro pensar en un monto de inversión específico para "refrescar" el canal, incluso en una modificación a la programación. Por el momento está concentrado en tomar el control y concluir la operación, lo cual llevará algunos meses. “Una vez terminado, empezaremos a ejecutar los cambios que consideremos para ser competitivos”, refiere.

Sin un escenario claro, lo que es seguro es que Arroyo ahora tiene en sus manos al número uno en deportes. De acuerdo con la ‘Encuesta Nacional de Consumo de Contenidos Audiovisuales 2019’ del IFT, Fox Sports es el proveedor líder en este segmento en televisión de paga al poseer 52% de la audiencia, además es el cuarto canal exclusivo de esta señal más sintonizado con 11%.

Publicidad

Un negocio polémico

La compra que hizo Grupo Lauman ha dado de qué hablar. Y no solo porque la operación se concretó justo en el término del plazo que el instituto dio para recibir las reglas del fideicomiso que se debía crear para transferir los activos de Fox Sports, sino porque el Grupo MediaPro, que era uno de los postores, aseguró que el proceso de autorización aún no estaba cerrado, por lo que seguía en la contienda.

Que la cadena española estuviera interesada en el canal de deportes llevó a TV Azteca, propiedad de Ricardo Salinas Pliego (de la que había rumores de que podría estar interesada en algunos derechos) a revelar los problemas que la empresa dejó en Francia cuando ‘abandonó’ la Liga de Futbol Profesional (LFP). Hasta ahora, MediaPro no se ha declarado al respecto.

El ‘Caso Mediapro’, como se le conoce en el país europeo, inició cuando la multinacional encargada de la transmisión de los partidos locales pidió renegociar el contrato de adquisición de derechos tras la pandemia, después de dejar de pagar a los equipos más de 320 millones de euros debido al impacto de la crisis sanitaria. Pero la LFP se negó y concluyó el convenio en diciembre del año pasado.

En 2018, la cadena española firmó un contrato de 814 millones de euros al año por 80% de los derechos de transmisión de los partidos de la liga francesa para el periodo 2020-2024, quitándole el poder a Canal+, que desde 1984 era la encargada de la difusión. En aquel entonces, Maxime Saada, presidente del directorio de Canal +, lamentó no haber ganado en la subasta, pero le pareció excesivo el monto a pagar y cuestionó la decisión de Mediapro, asegurando que no sería rentable a la largo plazo.

Aunque parece que la pelea no trascenderá en México, pues Fox Sports ya tiene dueño. Los expertos aseguran que la intención de la cadena española por asegurar su lugar en el país no cesa, por lo que la historia continuará.

Publicidad
Publicidad