Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Leitner, fabricante del Cablebús, migra parte de su producción a Puebla

La empresa mudó la producción de las torres de sus teleféricos desde Europa, quedando en manos de su socio Alfa Proveedores y Contratistas.
mar 03 agosto 2021 05:00 AM
Leitner Cablebus
La compañía ha identificado hasta cinco localidades en la Ciudad de México donde los sistemas teleféricos podrían conectar con otros sistemas de transporte, como el Metro.

La empresa italiana Leitner, fabricante de los sistemas de Cablebús en la Ciudad de México y Mexicable en el Estado de México, ha migrado parte de la producción de sus teleféricos desde Europa a Puebla, una de las sedes de su socio en México Alfa Proveedores y Contratistas. Con ello, la compañía busca lograr mayores eficiencias con la visión de tener más proyectos de este tipo en el país.

“Tenemos una relación muy cercana con nuestro socio en México, Alfa. De hecho, hemos podido producir las torres [de los teleféricos] en México en vez de transportar grandes volúmenes de acero vía marítima desde Europa. Hemos decidido construirlas en Puebla bajo nuestra supervisión, con nuestras inspecciones, hechas con la misma calidad que en Europa”, explica en entrevista Martin Leitner, vicepresidente de la compañía.

Publicidad

Tras incursionar en el país con algunos sistemas de teleféricos turísticos, Leitner entró de lleno al mercado mexicano con la construcción del Mexicable en Ecatepec en 2016, un sistema de cinco kilómetros levantado de la mano del mismo socio.

Ahora la compañía encabeza el proyecto de 11 kilómetros que busca transportar a más de 50,000 personas diariamente a través de sus seis estaciones, entre Cuautepec e Indios Verdes, en un esquema que ha ayudado a conectar localidades lejanas o de difícil acceso a otros sistemas de transporte urbano, un modelo que en Latinoamérica tuvo su punto de partida en Medellín, Colombia, en 2004.

[Los teleféricos] son de cierta manera un sistema alimentador; no puedes sustituir el metro con un teleférico, porque no son tan rápidos ni tienen tanta capacidad, pero son mucho más baratos y complementarios
Martin Leitner, vicepresidente de Leitner.

Este tipo de sistemas se piensa para trayectos desde 10 hasta 15 kilómetros, con estaciones cada 500 metros a 1 kilómetro. En el caso de la Ciudad de México, Leitner estima que el proceso desde el trazo de la línea hasta su construcción e inauguración puede tomar menos de dos años, por lo que ya analiza otras zonas en la urbe.

“Tenemos en la mira a diferentes áreas. Diría que el potencial es grande; en la Ciudad de México hemos identificado al menos tres, cuatro, cinco más opciones, pero tenemos que ver si el sistema es adecuado como lo fue en Ecatepec, donde la población está incrementando y presionando los sistemas de transporte”, dice Leitner, quien se abstuvo de dar más detalles sobre las localidades.

Mientras el avance de la compañía cobra fuerza en los teleféricos como sistema de transporte urbano, el directivo ve otras áeras de oportunidad en el segmento turístico, un modelo que ha sido aplicado en otras partes del mundo.

“En China hacemos 10 proyectos como estos al año, por lo menos, conectando áreas turísticas con ciudades. En Sudamérica vemos oportunidades para conectar Machu Picchu, pero necesitas líderes políticos fuertes para apoyar el proyecto”, apunta.

Publicidad
Publicidad
Publicidad