Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La reforma en materia eléctrica busca regresar a CFE el poder perdido en 30 años

La reforma constitucional en materia de electricidad, que deberá ser aprobada por mayoría calificada, busca deshacer la mayoría de los cambios hechos desde 1992 para permitir la participación privada.
vie 01 octubre 2021 07:05 PM
Manuel Bartlett, director de la CFE, se ha convertido en el personaje más cercano al presidente en cuanto a política energética.
Manuel Bartlett, director de la CFE, se ha convertido en el personaje más cercano al presidente en cuanto a política energética.

La reforma constitucional en materia de electricidad dada a conocer este viernes da un giro de 180 grados a la dinámica del mercado eléctrico. La iniciativa busca contrarrestar todos los cambios hechos para permitir la apertura del sector privado desde hace casi 30 años y el común denominador de las modificaciones, hechas a los tres artículos constitucionales y nueve transitorios, es la concentración del poder del mercado eléctrico en la estatal CFE.

En la práctica ya sucedía, la empesa eléctrica nacional ya realizaba peticiones a la Comisión Reguladora de Energía –que en teoría debía regular a la empresa como cualquier otro participante–, diseñaba la política energética en conjunto con la Secretaría de Energía e intentaba modificar la forma en que se utilizaba la electricidad, para privilegiar el uso de la generada en sus centrales. Pero la reforma, que necesitará la aprobación de dos terceras de ambas cámaras, busca elevar a nivel constitucional el papel protagónico que ya desempeña la CFE desde el inicio de este sexenio.

Publicidad

La reforma de 2013 daba a la CFE la obligación de participar como una compañía más en el mercado eléctrico –excepto en la distribución y transporte en donde continua con el monopolio– al convertirla en una empresa productiva del Estado. Pero ahora la reforma busca nombrar a la compañía como un organismo del Estado, con autonomía presupuestaría y administrativa, con la facultad de convertirse en el único encargado de garantizar la generación eléctrica y de planear el Sistema Eléctrico Nacional.

Hasta ahora, la Secretaría de Energía es la entidad encargada de diseñar el Programa de Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional, que marca los ejes rectores de la política eléctrica. Así, con la reforma, la CFE pasaría de ser una empresa más del mercado, a marcar el eje a seguir dentro de toda la política eléctrica.

“¿Quién va a ser el regulador del mercado? La CFE. Será un ente no solamente monopólico, no solo en materia de mercado, sino en la toma de decisiones. Todos los privados van a estar sujeto a lo que diga la CFE“, dice Claudio Rodríguez-Galán, socio de la práctica de energía de Holland & Knight. “La CFE pasa de ser una empresa productiva del Estado a un organismo del Estado, esto quiere decir que ya no estará sujeta a transparencia o reglas de operación comercial o mercantil”.

El ejecutivo quiere darle a la compañía dirigida por Manuel Bartlett la responsabilidad de diseñar la política hacia la transición energética y de absorber las labores del Centro Nacional de Control de Energía (Cenace), el operador del mercado eléctrico. Un ente que por ahora se mantiene como una figura independiente, cuya finalidad garantizar imparcialidad en el acceso a las redes de transmisión y distribución a todos los participantes del mercado.

Desde los primeros meses de la actual administración, la CFE ha mostrado un constante acercamiento al Cenace: los funcionarios de la estatal hicieron públicos algunos acuerdos con los que habían llegado con el organismo para favorecer el uso de las centrales eléctricas de la Comisión, principalmente las que funcionan vía carbón.

La reforma también busca regresar a la compañía dirigida por Manuel Bartlett la función principal en la generación eléctrica y la de garantizar el servicio al país. La iniciativa abre la puerta para que la estatal mexicana compre la electricidad a algunos privados bajo un mecanismo que deberá detallar en una legislación secundaria.

El presidente ha presentado esta reforma en un escenario menos alentador al que tenía su partido hace unos meses, cuando tenía una mayoría en el Congreso, el Senado y la Cámara de Diputados. Ahora, ninguna de las dos Cámaras tiene mayoría de Morena. La posibilidad de que la CFE recupere el poder perdido es una moneda en el aire.

Publicidad
Publicidad
Publicidad