Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

“No vemos una orientación de la política pública a estimular la inversión”

Carlos Salazar, presidente del CCE, considera que, a mediano plazo, será prioritaria una mayor inversión pública y un buen control de la inflación de parte de Banxico.
vie 03 diciembre 2021 05:01 AM
Carlos Salazar CCE
El presidente del Consejo Coordinador Empresarial considera que habrá algunas alzas más en la tasa de interés de referencia por parte de Banxico para controlar la inflación.

Para Carlos Salazar Lomelín, hablar del recuento de lo que ha sido el sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador es hablar de contrastes.

Por una parte, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) ve con buenos ojos el control de las finanzas públicas y el avance de la vacunación contra el COVID-19, que ya registra al 50% de la población del país con la pauta completa. Sin embargo, la preocupación viene en un tono de costo de oportunidad y lo que se deja ir por ser cautelosos con la inversión pública, señala.

Publicidad

“Si no hay inversión, no hay crecimiento y, si no hay crecimiento, no vamos a solucionar los problemas sociales del país”, dice el empresario, forjado en la multinacional mexicana Femsa durante 46 años, antes de ocupar el asiento de presidente del CCE en 2019.

Ante un escenario que no deja de ser turbulento, entre nuevas variantes del COVID-19, presiones en las cadenas de suministro y una inflación globalmente alta, Salazar Lomelín ve la oportunidad de enfrentar las amenazas exteriores desde el interior.

Expansión: ¿Cuál es el balance que hace a mitad de sexenio sobre la gestión del presidente Andrés Manuel López Obrador?
Carlos Salazar: Estamos viendo claroscuros. Hay cosas positivas, como la estabilidad de la economía, que no se haya tomado más deuda, que los déficits del sector público se mantengan bajo control y las finanzas públicas están sanas. Yo creo que todas esas cosas son muy buenas. Número dos, el programa de vacunación ha ido prosperando. Tenemos ya casi la mitad de la población vacunada, esto nos ha dado una posibilidad de regresar a nuestra actividad normal de una manera más segura.

¿Dónde están las áreas de preocupación? Sin duda, han sido la falta de inversión y, por ende, la falta de crecimiento. Vimos el nuevo pronóstico del Banco de México (Banxico), donde disminuye sensiblemente el que había hecho, a 5.4%, es decir, por debajo del famoso 6% que decíamos que era muy alcanzable.

Esto viene acompañado de un problema inflacionario que, si bien tiene su origen en el mundo, en la parte externa, también nosotros estamos contribuyendo al problema de la inflación. La inflación no subyacente, que es la que mide los productos de mayor volatilidad, está teniendo crecimientos de hasta 11%, y ahí vienen, entre otras cosas, la parte de energéticos, que son mucho más influidos por la situación interna del país.

E: En la parte interna y las situaciones donde el Gobierno Federal podría tener incidencia a través de políticas públicas, ¿cuál es el área de oportunidad?
CS: La inversión en México ha sido tradicionalmente muy baja. Si nosotros queremos crecer, la inversión debería estar en niveles muy superiores a lo que hemos alcanzado y eso nos aseguraría un círculo virtuoso: se invierte, se crean empleos, al crear empleos se crea ingreso, y ese ingreso crea también un crecimiento de las variables de la demanda y del consumo, sobre todo.

Si no hay inversión, no hay crecimiento, y si no hay crecimiento no vamos a solucionar los problemas sociales del país. Nosotros lo que creemos es que la obsesión que deberíamos tener por la inversión no se ha dado.

No vemos una orientación de la política pública tan constantemente tratando de estimular la inversión. Hay una enorme cantidad de restricciones, de reglamentaciones, de nuevas legislaciones, ya que el escaso entendimiento de muchas de las intenciones que se quieren hacer por parte de la política pública ha provocado que la relación de la inversión con el Producto Interno Bruto (PIB) alcance menos del 19%, uno de los índices más bajos de los últimos años.

E: ¿Y cuál es el potencial del país en términos de la relación entre inversión y el PIB?
CS: El potencial que nosotros hemos marcado es que deberíamos andar en 25%, de los cuales cinco puntos [porcentuales] deberían ser inversión pública, que ahora no alcanza ni tres puntos. El gobierno, a pesar de los proyectos conocidos, como el Tren Maya, el aeropuerto y el Tren Transístmico, debería estar invirtiendo mucho más en más regiones de nuestro país, y eso no lo estamos alcanzando.

Publicidad

E: Sobre los elementos externos, comentaba la parte inflacionaria. Desde el manejo de la política monetaria y lo que puede hacer Banxico, ¿qué estaría esperando el CCE?
CS: El Banxico tiene el mandato muy claro de controlar la inflación, nosotros creemos que lo va a estar tratando de hacer. Estimamos que va a continuar con algunas alzas en la tasa de interés, tratando de disminuir la liquidez de los mercados y que eso provoque una disminución de la presión inflacionaria que tenemos.

Confiamos mucho en el Banxico, nos ha demostrado en el pasado que todas las tormentas que hemos tenido desde el punto de vista económico las ha sabido manejar, ha sabido dar la tranquilidad, confianza y estabilidad al país. Nosotros creemos que así continuará.

E: El CCE y otros organismos acordaron aumentar 22% el salario mínimo para 2022, que en el país –con excepción de la frontera– será 74% de la línea de bienestar que marca el Coneval. ¿Qué se necesita para llegar al 100%?
CS: Nosotros nos propusimos, desde hace varios años, recuperar los niveles de salario mínimo que considerábamos que eran enormemente bajos, y que debíamos alcanzar lo que consideramos el salario del bienestar.

En la frontera ya lo alcanzamos. El aumento de este año supera con creces el salario del bienestar, definido por el Coneval para tener condiciones razonables de bienestar. En este aumento vamos en el camino que nos trazamos para que, antes de que termine el sexenio, debamos tener ya recuperado 100% el salario mínimo con estos niveles de bienestar.

E: Hacia 2022, ¿cuáles son los principales desafíos que ve el CCE?
CS: Hay tres grandes prioridades para el 2022. La primera tiene que ver con la continuación del programa de vacunación. El COVID-19 no ha pasado, está presente a través de su nueva mutación y, con el peligro que eso representa, todos debemos continuar con el programa de jóvenes, de niños, e ir subiendo el porcentaje de vacunados con respecto al total.

Número dos, tener que controlar la inflación con todo lo que esté en nuestras manos. El Banco de México lo sabe perfectamente. Sobre las cadenas de suministro, de valor, hay que tratar de que no les pongamos obstáculos a estas cadenas para trabajar, deberíamos nosotros tratar que la inflación disminuya. La inflación es la que más golpea a la gente más desprotegida, es la que más pobreza puede provocar y es verdaderamente un enemigo que siempre hay que combatir inmediatamente.

Lo tercero, necesitamos invertir. Mientras no invirtamos, el país no va a crecer. Las nuevas estimaciones del Banco de México hablan de un crecimiento del 3% [para 2022]; si nosotros creciéramos este año al 5.4% y el año que entra al 3%, vamos apenas en dos años a recuperar la caída que tuvimos en 2020, y nos estaría dejando después de cuatro años en el mismo nivel de PIB que tuvimos en 2018. Eso para un país con este crecimiento demográfico, con la cantidad de empleos que necesita, es totalmente insuficiente.

Publicidad
Publicidad
Publicidad