Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Coca-Cola, Pepsi y Starbucks suspenden sus operaciones en Rusia

Las empresas más emblemáticas de Estados Unidos se sumaron a compañías como Ikea, que tomaron medidas similares en días pasados.
mar 08 marzo 2022 05:12 PM
refrescos de coca cola
Coca Cola y PepsiCo suspendieron operaciones en Rusia. (iStock)

Coca Cola, McDonald's y Starbucks, que se encuentran entre las marcas estadounidenses más icónicas del mundo, anunciaron la suspensión de sus operaciones en Rusia, sumándose así a las decenas de empresas que en días anteriores tomaron medidas similares.

Los anuncios de hoy son especialmente significativos, tanto por el volumen de negocios como por lo simbólico de unas marcas que representan como ninguna otra el "american way of life" y cuya llegada a Rusia, en el particular el caso de McDonald's en 1990, se convirtió en su momento un acontecimiento de modernidad en la Rusia postsoviética.

La suspensión del negocio de estas franquicias mundiales supone para Rusia un golpe suplementario en el mismo día en que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció la prohibición de importación de petróleo, gas natural y carbón de Rusia como castigo por la invasión de Ucrania.

Publicidad

Cientos de locales, miles de empleados

El primero en anunciar una "pausa en todos sus negocios" en Rusia fue McDonald's, empresa que tiene 850 locales en todo el territorio ruso y que da empleo a 62,000 personas. La conocida franquicia de las hamburguesas llevaba ya varios días bajo presión y se multiplicaban en las redes el llamamiento a que se sumara a las represalias contra Rusia.

McDonald’s anunció que cierra temporalmente todos sus locales porque no puede "ignorar el innecesario sufrimiento causado a Ucrania", aunque precisó que todos los empleados seguirán percibiendo sus salarios. La cadena de comida rápida lleva 32 años operando en el país.

Horas después se sumó la cadena Starbucks, que aunque tiene cifras más modestas (170 locales, según Statista, y 2,000 empleados) supone igualmente otro potente símbolo de la globalización capitalista con sus cafeterías que suelen situarse siempre en las partes más concurridas de las ciudades principales.

La empresa, que reiteró su condena "a los horribles ataques de Rusia en Ucrania", anunció que suspende todas sus actividades en territorio ruso y avanzó que, a medida que evolucione la situación, continuará tomando medidas que vayan en línea con sus "valores".

Coca Cola, hasta ahora reticente a renunciar al mercado ruso, le siguió los pasos y, en un breve comunicado, anunció que suspende operaciones y seguirá evaluando la situación y el curso de los acontecimientos.

"Nuestros corazones están con la gente que está sufriendo los horribles efectos de estos trágicos acontecimientos en Ucrania", señaló la compañía con sede en Atlanta. Georgia, en Estados Unidos.

Su gran competidora, Pepsi Cola, no pudo quedarse al margen y poco después anunció que suspende la venta de todas sus gaseosas (Pepsi y Seven Up, principalmente) y productos en Rusia, si bien no cierra sus plantas porque entre su negocio se cuenta una fábrica de productos lácteos que da trabajo a 20,000 personas y a otros 40,000 ganaderos en la cadena de suministro.

"Llevamos operando en Rusia durante más de 60 años y tenemos un lugar en muchos hogares rusos. Pepsi-Cola entró al mercado en lo alto de la Guerra Fría y ayudó a crear un terreno común entre Estados Unidos y la Unión Soviética", escribió su consejero delegado, Ramon Laguarta, para enfatizar lo que significa su decisión, aunque reconoció que la situación no podía continuar sin cambios "dados los horribles acontecimientos" en Ucrania.

 
Publicidad
Publicidad