Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Los biomarcadores se abren paso como tratamiento para cáncer terminal en México

Al conocer el ADN de un tumor, los médicos pueden tomar decisiones más precisas respecto a los tratamientos médicos, ya que identifican los genes mutados del cáncer y la clasificación del tumor.
jue 07 julio 2022 12:50 PM
(Un científico baja muestras biológicas a un tanque de almacenamiento de nitrógeno líquido en un Instituto de Investigación del Cáncer)
El mercado de los biomarcadores tuvo un valor mundial de 51,180 millones de dólares en 2020, y llegará a 147,590 millones para 2028, con una tasa de crecimiento anual de 14.2% en el periodo.

El cáncer es una de las principales causas de muerte en el mundo. En 2020, esta enfermedad representó casi 10 millones de muertes de acuerdo con los últimos datos disponibles de la Organización Mundial de la Salud (OMS). En México, la tasa de defunciones por tumores malignos pasó de 6.18 defunciones por cada 10 mil personas en 2010 a 7.17 por cada 10,000 en 2020, según el Inegi. Y ahora, existe la posibilidad de que algunos pacientes accedan a tratamientos personalizados, a través de la medicina de precisión.

Este tipo de medicina, también llamada medicina personalizada, basa los tratamientos en los genes y determinada enfermedad, y que en el caso del cáncer terminal, son un apoyo para diseñar tratamientos más eficaces para los pacientes. Es aquí en donde Biomakers, una empresa de origen argentino, busca hacer la diferencia para quienes padecen esta enfermedad en México y América Latina.

Nicolás Kirchuk, director general de la compañía, explica que proveen el servicio de testeo molecular y genético para los pacientes en América Latina. Con estos biomarcadores, en 72 horas es posible conocer el ADN de un tumor, que permite a los médicos tomar decisiones más precisas respecto a los tratamientos médicos para los pacientes de cáncer terminal, ya que identifican los genes mutados del cáncer y la clasificación del tumor.

Publicidad

“Anteriormente se decía cáncer de pulmón o de mama, pero hoy se sabe que hay diferentes clases de cáncer de pulmón, por ejemplo. El nombre es el mismo, pero el apellido cambia según la característica genética del tumor y nosotros necesitamos determinar cuáles son las mutaciones en cada tumor para saber si el paciente es candidato o no a una droga específica para ese tumor”, declara.

La compañía, que tiene laboratorios en Argentina, México y Brasil, cuenta con la capacidad para recoger las muestras de sangre y tejido de los pacientes en diversas ciudades de América Latina, lo que abre la oportunidad para que se realicen secuencias de pacientes de la región, y con ello, estudios clínicos que los consideren, pues Nicolás Kirchuk declara que gasta ahora se realizan solo con pacientes europeos o estadounidenses, por tanto, las medicinas estarían desarrollándose con datos genéticos de latinoamericanos.

El mercado de los biomarcadores tuvo un valor mundial de 51,180 millones de dólares en 2020 y llegará a 147,590 millones para 2028, con una tasa de crecimiento anual de 14.2% en el periodo, de acuerdo con un análisis de Grand View Research.

“Nosotros estamos para tomar un gran porcentaje de ese mercado, porque no solamente estamos impactando en el diagnóstico genético de pacientes de Latinoamérica, sino que estamos impactando también en el desarrollo de las nuevas drogas aportando los datos genéticos de nuestros pacientes”, comenta el directivo.

Llegar a Centroamérica desde México

La empresa inició operaciones en 2014, y extendió sus laboratorios de secuenciación genética a México y Brasil, desde donde planean crecer de 10 a 17 los países en los que levanten los marcadores genéticos. El plan es, desde México, atender a los pacientes que se ubican en Centroamérica.

 

Biomakers levantó una ronda semilla de 3 millones de dólares el año pasado, y de ese capital, más del 50% se destinó a las operaciones de México y Brasil. Ahora, la firma está en el proceso para levantar una ronda Serie A de 12 millones de dólares, y el 40% de los recursos serán para crecer las capacidades tecnológicas en México.

La compañía desarrolló la Plataforma Única de Testeos Oncológicos, donde se incorporan los test de los pacientes y toda la información genética, que puede ser consultada por los médicos. Su tecnología de secuenciación, en tanto, tiene una parte de Inteligencia Artificial y bioinformática, que genera big data, con la que se determinan los tratamientos para los pacientes, además de que su algoritmo aprende sus características clínicas y genéticas.

Biomakers ofrece algunos estudios básicos sin costo para algunos pacientes, que involucran un número de genes más acotado, en tanto, los que consideran una cantidad de genes de forma simultánea con tecnología de nueva generación tienen un costo aproximado de entre 1,000 y 1,500 dólares, aproximadamente.

“El 90% de nuestros pacientes son de cáncer avanzado, que en general es una enfermedad incurable y el factor más importante aquí es la supervivencia de paciente, entonces trabajamos en cronificar la enfermedad avanzada, y nuestro objetivo de aquí a 10 años es que el cáncer avanzado sea una enfermedad crónica, como lo es hoy el VIH”, añade el directivo.

 
Publicidad
Publicidad