Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Rockdrigo 'cantará' permanentemente en el metro Balderas del DF

Una escultura del fallecido músico mexicano de rock, tamaño real, fue develada en el lugar que lo inspiró para su canción más reconocida
lun 19 septiembre 2011 04:27 PM
rockdrigo
rockdrigo rockdrigo

A inicios de la década de 1980, la estación del metro Balderas se convirtió en ícono de la capital mexicana  al inspirar una de las canciones más célebres del rock urbano mexicano. Rodrigo González, su compositor, fue homenajeado este lunes, 26 años después de su muerte, ocurrida durante el sismo que sacudió al Distrito Federal en 1985.

Una estatua de bronce en tamaño real será colocada en los andenes del metro Balderas para recordar al creador del rock rupestre, que influenció a varios de los músicos que lo conocieron.

Rockdrigo, como era conocido por músicos y amigos, era originario de Tampico, Tamaulipas, y llegó a la capital mexicana en la década de los setenta luego de haber abandonado sus estudios de psicología para continuar con su carrera musical.

A pesar de tener poco tiempo en la ciudad, pronto se mezcló con músicos que se dedicaban al rock como Jaime López, autor de la canción Chilanga banda, y el guitarrista Javier Bátiz, quien fue maestro del músico Carlos Santana.

El público urbano pronto adoptó sus canciones, ya que muchas de ellas estaban inspiradas en calles y lugares emblemáticos del Distrito Federal.

Una característica de las presentaciones en vivo de Rockdrigo fue el sonido acústico y, en ocasiones, poco afinado. Al escenario subía sólo con su guitarra y una armónica. El mismo González bautizó este género como Rupestre, que se refiere a una manera elemental, poco estética y citadina de componer y tocar.

Publicidad

“[Los rupestres] tienen tanto que proponer con sus guitarras de palo y sus voces acabadas de salir del ron; son poetas y locochones”, escribió Rockdrigo en el Manifiesto rupestre, que sería el estandarte de más músicos en la década de los ochenta.

Las influencias de este músico iban del rock de Bob Dylan al Huapango, del psicólogo Carl Jung a las historietas de la Familia Burrón. Entre sus aportes al rock mexicano se encuentran varios escritos en los que explicaba cómo mezclar la música tradicional mexicana con los nuevos ritmos anglosajones como el blues y el rock.

“A los primeros versos de su rola sobre la estación Balderas del metro, yo, como todos los asistentes nos hallábamos francamente cautivados. Con las letras de Rodrigo (inteligentes,  maliciosas,  provocativas,  poéticas) se puede afirmar que el español-mexicano  es  perfectamente idóneo  para  el rock”, escribió José Agustín en su libro Contracorriente (Editorial Diana, 1991) luego de ver en vivo al Profeta del Nopal, como también fue apodado Rodrigo González.

A pesar de que en vida solo logro editar un disco en 1983, Hurbanistorias, tiene varias composiciones que se hicieron famosas a través de compilaciones en vivo que se editaron de manera póstuma, como Estación del metro Balderas, No tengo tiempo de cambiar mi vida, Tiempo de híbridos, Aventuras en el Distrito Federal, entre otras.

El edificio en el que vivía, ubicado en el número ocho de la calle Bruselas, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, colapsó durante las primeras horas de la mañana, por el terremoto que cimbró a la ciudad el 19 de septiembre de 1985.

A partir de entonces se le ha coronado como una de las figuras clave del rock mexicano, así como de la música independiente y del movimiento rupestre, integrado por Rafael Catana, Jaime López, Nina Galindo, Fausto Arrellín, Emilia Almazán, Roberto González, Armando Rosas y Gerardo Enciso, entre varios otros que se fueron sumando con los años.

En 2004 se colocó una placa en la estación del metro Balderas para conmemorar el 19 aniversario luctuoso del músico. Este lunes fue develada una escultura de tamaño real de Rockdrigo, de 1.70 metros, en el andén de la estación.

Para fabricar esta escultura, que pesa unos 200 kilos, se realizó una colecta de llaves por los músicos Roberto González y Francisco Barrios, El Mastuerzo, integrante del grupo de rock Botellita de Jerez.

El diseño de esta escultura está a cargo del artista plástico Alfredo López Casanova.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad