Fracaso llevó a Punta del Cielo al éxito

Pablo González Cid, CEO y fundador de la firma, asegura que el éxito instantáneo no existe; en su caso, le tomó cinco años desarrollar la idea a partir de la cual nacería su empresa en 2004.
pablo gonzalez punta del cielo  (Foto: Alfredo Pelcastre/Mondaphoto)
Daniela Clavijo y Alicia Prieto

Antes de fundar Café Punta del Cielo, a Pablo González Cid le tomó cinco años desarrollar la idea principal que dio origen a su empresa.

Quien en mayo fungirá como juez VIP de los Emprendedores 2012 de la revista Exansión y CNNExpansión, en la categoría de empresas de Alto Potencial, concretó el establecimiento de la primera sucursal de Café Punta del Cielo en 2004.

Para lograrlo dejó la universidad y su trabajo en una casa de bolsa con el objetivo de centrarse en el mundo del café y comprender las necesidades del mercado mexicano con respecto al producto y a la forma de venderlo.

Hoy, cuenta con más de 100 sucursales, dos de ellas en el extranjero; ha desarrollado más de 60 productos y cuenta con tres líneas de negocio, además de diseñar y fabricar máquinas de café.

González Cid comparte su experiencia como empresario y aconseja sobre cómo alcanzar el éxito a todos aquellos que llevan el emprendedurismo en la sangre.

-¿El emprendedor nace o se hace?

Yo digo que es como la diabetes, lo traes y se te dispara en un momento de la vida. Así es el emprendedor real. En mi caso fue cuando mi hermano y yo saliendo de un antro, chocamos uno contra el otro. Los dos coches fueron pérdida total. Cuando mi papá nos hizo asumir los gastos, pensé que en la casa de bolsa y ganando menos que un becario: ¡¿para cuándo?! Entonces empecé con los negocios.

-¿Cuál es la diferencia entre poner un negocio y ser un emprendedor?

Hay mucha diferencia entre gente que pone un negocio y los emprendedores. Yo siempre he dicho que para ser emprendedor tiene que haber un factor de innovación. Es lo más importante en la diferencia entre poner un negocio y ser emprendedor.

-¿Cómo decidir a qué sector apostarle?

Pasión es lo número uno. El mercado lo veo como un triángulo para las bolas de billar y las bolas son las empresas grandes. Todo está competido en el mercado, siempre hay gigantes pero también siempre quedan agujeros alrededor, que son nichos donde esas esferas no pueden llegar y hay una necesidad no atendida; es un nicho virgen. El chiste es detectar ese espacio.

-¿Cuál fue el nicho que descubrió Café Punta del Cielo?

Cuando empezamos, el café mexicano era muy promocionado, aunque suene mal, por el marketing de la lástima: "Cómpranos porque somos mexicanos y nos estamos muriendo de hambre, porque los grandes vienen de todo el mundo y nos están comiendo".

A lo mejor era verdad, pero nosotros queríamos transmitir que una empresa mexicana sí puede competir y que la gente se sintiera orgullosa de lo bien hecho en México. Ese espacio no había sido atendido por nadie.

-Para ti, ¿qué es el fracaso?

El fracaso no es lo contrario al éxito, todo el mundo lo piensa así y no es cierto, es sólo un camino para poder llegar al éxito. En el camino del fracaso se aprende mucho más, te da experiencia. El éxito instantáneo no existe: es la lotería, el Melate, heredar. Pero el éxito sabroso, que te enriquece, es el que está lleno de fracaso atrás.

-¿Cuáles son los primeros pasos para tener un negocio rentable?

No hay una esfera de cristal que te diga lo que va a ser rentable y lo que no. En un papel, en un Excel, en un plan de negocios, todo funciona. Tú haces tus planes y todo son utilidades; el worst case scenario es que lo recuperemos en tres años y no es cierto.

Yo nunca hice un plan de negocios. A lo mucho, calcular mi punto de equilibrio. La fórmula es tener una prueba piloto y afinarlo. Es lo que realmente te abre los ojos, no hay de otra.

Noticias del día
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.
Ahora ve
Perú descubre esqueletos de niños sacrificados en un ritual pre-inca
Te Recomendamos
×