Publicidad
Publicidad

El MahaNakhon, la nueva locura arquitectónica de Ole Scheeren en Bangkok

El arquitecto alemán se está preparando para dar a conocer su más reciente aportación al paisaje urbano asiático, un edificio que da la impresión de que aún no está terminado.
La más alta
Torre de lujo de usos mixtos El MahaNakhon será el edificio más alto de la capital tailandesa. (Foto: Cortesía Ole Scheeren Designs)

El arquitecto alemán Ole Scheeren ha transformado los paisajes urbanos de Asia con su estilo geométrico desde hace más de una década.

Desde la torre CCTV en Beijing que desafía a la gravedad hasta el edificio Interlace en Singapur (al que se otorgó el Premio Mundial al Edificio del Año 2015), a Scheeren le gusta desafiar las nociones tradicionales que rodean a los rascacielos.

"No creo en una arquitectura muy formulista que es esencialmente el mismo lenguaje que se aplica a cualquier parte o lugar del mundo", explicó el antiguo socio del despacho OMA de Rem Koolhaas y hoy arquitecto en jefe de Büro Ole Scheeren .

Publicidad
Como un rayo
Es sin duda una de las visiones más espectaculares de los tiempos modernos.

"Si analizas mis edificios, no son todos iguales. Son diferentes porque son diferentes las situaciones que inspiran y requieren respuestas muy diferentes".

Bangkok en auge

Publicidad

Conforme a esa filosofía, el MahaNakhon (la visión pixelada de Scheeren respecto a una torre de lujo de usos mixtos situada en el distrito financiero de Bangkok) se parece poco al resto de las obras de su portafolio.

La torre central del edificio se basa en la forma de un cuadrado extruido y se eleva para conectarse con una gran cantidad de extrusiones geométricas a pequeña escala con la intención de dar la impresión de que el edificio no está terminado, como si fuera una partida de Jenga en curso.

Publicidad

"El MahaNakhon es la visión de una torre que tiene mucho que ver con el proceso, con la transformación, con el desarrollo", dijo Scheeren sobre el edificio.

El arquitecto vivió en Bangkok a finales de la década de 1990 y dice que esa experiencia lo puso en contacto profundo con el tejido y con la gente de la ciudad.

Durante ese tiempo, pasó seis meses mapeando las "visiones del futuro" de la ciudad: unas 250 torres sin terminar que nunca se completarán, en gran parte a causa de la crisis financiera asiática de 1997 y de la inestabilidad política del país.

Publicidad

null"Bangkok se reveló como un sitio en el que coexisten la presencia de un pasado increíblemente poderoso y el compromiso a una relación muy futurista e intrépida de la urbanidad", recuerda.

Esta mezcla contradictoria de tradición y modernidad le ha dado a Bangkok un paisaje urbano ecléctico que cuenta con algunas de las muestras arquitectónicas más descabelladas del planeta, de acuerdo con Scheeren.

"Hay un edificio en forma de robot, un edificio en forma de elefante, edificios en forma de pirámides, ovnis… todo yuxtapuesto a los templos, los colores y las texturas tradicionales tailandesas.

Publicidad

Lee: De pueblos a ciudades, las grandes transformaciones del paisaje urbano asiático

Cómo capturar la intensidad con el espacio

Publicidad

El MahaNakhon ha sobrevivido a dos revoluciones, un golpe de Estado y a una inundación generalizada, pero se volverá el rascacielos más alto del país cuando lo terminen dentro de unos meses; será un "testimonio de fortaleza", de acuerdo con Scheeren.

A pesar de que el edificio sobresaldrá en esta metrópoli en expansión, Scheeren dice que la intención de la fachada característica del diseño y el uso del espacio es entablar un diálogo constante con la ciudad y capturar su intensidad.

"La intensidad del tráfico, del ruido, de los espacios de los colores, es importante capturar el río… también los callejones, los componentes finos de la ciudad", dijo.

Publicidad

El juego con el espacio también se usa para brindar alivio para los componentes más importantes del edificio, de acuerdo con Scheeren: sus habitantes.

"Creo en el interés por el espacio y también en el poder que el espacio tiene para hacer algo a la gente que lo habita", dijo Scheeren.

"Al revelar a la gente que está en la torre, repentinamente te vuelves a conectar con la vida urbana de la ciudad, con el reino de lo público… la población es, de esa forma, un tema muy fuerte".

Publicidad
¿QUIERES MÁS NOTICIAS COMO ESTA?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

has quedado suscrito al newsletter

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad