Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

47. Tener un cómplice

-

Mejor amigo, compañero de correrías, ese al que no hay que darle ningún antecedente porque con seguridad estuvo presente o se enteró a la brevedad de todas las aventuras que vale la pena recordar. El amigo que creció con usted, que aprendió a andar en bicicleta en la misma calle, el que lo vio triunfar, enamorarse y hasta hacerse un adulto de provecho. Ese que a pesar de la edad y los años sigue siendo niño con usted. Con el que no importa el tiempo que pase sin verlo porque siempre parece que retoma la conversación de ayer.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad