Publicidad
Publicidad

Carabela <i>reloaded</i>

Cuando todos creían que había apagado sus motores, está de regreso.

En un mercado inundado por la competencia, vuelve a la carga el que un día fuera el sello líder de las motocicletas en el país: Carabela. Hasta 1980 había pocas opciones sobre el pavimento mexicano. Pensar en una moto en suelo azteca era hacer referencia inmediata a Islo, Vespa o Carabela, empresas que durante décadas gozaron de una pista despejada de rivales. Al abrirse el rally nacional, la carrera fue cada vez más reñida y, una a una, estas compañías fueron saliendo del mercado. La última en apagar sus motores fue Carabela, que se mantuvo hasta 1990. Hoy está de vuelta, luego de que la marca fue adquirida por el grupo Moto Road en 2000.

-

 “Las motocicletas son desarrolladas en Uruguay y las piezas provienen de distintas partes del mundo, pero el armado final se hace en México, lo que nos permite ofrecer un precio competitivo”, cuenta Daniel Zylberstejn, gerente de Mercadotecnia en la organización. El costo de los vehículos de Carabela oscila entre $13,000 y $36,000 pesos, y esperan vender  2,500 unidades el primer año.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad