Publicidad
Publicidad

El costo de la sequía

Tras la larga sequía, el gobierno subsidiará con más de $600 millones de dólares la comercializa

A estas alturas del año, el hecho de que - empiecen las lluvias en una parte del territorio nacional no es garantía para - el país –para los productores y consumidores de alimentos– de que los - problemas originados por la sequía se acabaron. Para enfrentarlos, el gobierno - ya decidió abrir las fronteras a la importación de granos y carne.

- Con esta medida, que le costará a México –en - cifras conservadoras oficiales– alrededor de $600 millones de dólares (el - monto del subsidio a la comercialización de básicos), se pretende garantizar - el abasto y mantener invariables los precios de los principales alimentos de - consumo generalizado, como leche, carne, huevo, pan y tortilla, según dijo el - secretario de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Romárico Arroyo - Marroquín, al dar a conocer en los primeros días de mayo el tamaño del - problema que representa la sequía.

- Lo más duro y difícil está por empezar, no - obstante el optimismo del funcionario. La primera muestra de ello es el - incremento de 18.2% al precio del kilo de tortilla, que pasó de $2.20 a $2.60 - pesos, como parte de los efectos del fenómeno natural, mismos que se seguirán - resintiendo en mesas y bolsillos.

- En la medición de la magnitud del problema se - presenta “una danza” de cifras y estadísticas proporcionadas por - autoridades y productores. Cada quien da su versión, de acuerdo con sus - intereses. Pero, más allá de interpretaciones, la realidad aniquila el poder - de compra de los consumidores.

- Así, por ejemplo, la Secretaría de - Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural (Sagar) estima que hasta el mes de - mayo la sequía ocasionó daños a la agricultura que se traducen en una caída - de 10% (2.2 millones de toneladas) en la producción de los dos granos más - importantes para México: maíz y fríjol. Esta baja es cuatro puntos - porcentuales mayor al desplome productivo que registró el año pasado el - sector agrícola en su conjunto, por la falta de lluvias.

- En el caso de la ganadería, la dependencia - calcula que en los últimos cinco años acumuló un adelgazamiento de sus - existencias de 30%, en términos globales (lo que significa alrededor de seis - millones de reses).

Publicidad

- - SACRIFICIO OBLIGADO
-
Para los productores, la situación es otra. - José Bonilla, dirigente de la Confederación Nacional de Propietarios Rurales - (CMRP), asegura que en el presente año la producción de granos registrará - una de las caídas más severas de la historia, debido a que por falta de - lluvias se dejó de sembrar más de un millón de hectáreas de maíz, que - significan alrededor de cuatro millones de toneladas de este grano, es decir, - el doble de lo que estima la Sagar.

- Información de la Confederación Nacional - Ganadera (CNG) precisa que sólo en lo que va del año, debido a lo severo de - la sequía, los ganaderos se vieron obligados a mandar al rastro 10% del hato - nacional, equivalente a 2.1 millones de reses. Básicamente se sacrificaron –y - se siguen enviando al matadero– animales jóvenes y vacas, que son los que - resisten menos la escasez de alimento.

- Esto último significa que el hato nacional se - redujo a poco menos de 18 millones de bovinos. Y aún no llueve en los - principales estados ganaderos del norte del país, ni en el trópico húmedo, - lo cual significa que los productores continuarán vendiendo sus animales antes - de que se les mueran de inanición.

- Comparado con la agricultura, en el sector - ganadero el problema es más grave, porque mientras en los cultivos los ciclos - productivos son de seis meses –los más largos, como el caso del maíz–, en - la ganadería se requiere por lo menos de 18 meses para llevar al sacrificio a - una res.

- Cabe mencionar que en el país se practican - tres tipos de ganadería, en una superficie de 80 millones de hectáreas: - extensiva, en estados áridos y semiáridos, como Chihuahua, Sonora, Durango, - Coahuila y Nuevo León, donde una vaca requiere de hasta 60 hectáreas para - alimentarse; pastoreo, en las entidades del sureste y trópico húmedo, como - Veracruz, Tabasco y Chiapas; e intensiva, que se lleva a cabo básicamente en - los estados norteños, y que a diferencia de los otros dos sistemas, requiere - de grandes cantidades de forraje y granos, puesto que los animales se engordan - en establos.

- - PROBLEMA PARA RESOLVER LOS PROBLEMAS
-
Para el subsecretario de Agricultura y - Ganadería de la Sagar, Francisco Gurría Treviño, no hay ni “debería haber - problema” por la sequía, a pesar del desplome de la producción, porque para - eso están las importaciones: para cubrir los déficit productivos en el sector - agropecuario.

Publicidad

- Gurría afirma que los ganaderos no tendrán - problema alguno por el abasto de grano para alimentar a sus animales, porque - “podrán importar todo el maíz y sorgo que quieran”. Considera que los - ganaderos tendrán una gran ventaja, pues el maíz en el mercado internacional - tiene un precio de $95 dólares la tonelada, mientras que en México es de $154 - dólares.

- Afirma que la única razón por la cual puede - haber escasez de grano en el país es que se elevara el precio en el mercado - internacional por encima de la cotización interna. Esta tesis la apoya en el - hecho de que el promedio histórico del valor del maíz en el ámbito mundial - es de $105 dólares la tonelada, y sólo una devaluación del peso podría - invertir esa relación de precios entre el mercado externo y el interno.

- Además, sostiene que el crecimiento de las - importaciones no hace más vulnerable la soberanía de México; “al - contrario, en el sector ganadero son un factor de crecimiento y solidez - productiva, sobre todo porque permiten a los productores proveerse de alimentos - baratos para sus animales”.

- Sin embargo, el subsecretario admite que 20% - (más de 900,000 toneladas) del mercado nacional de carne de res está dominado - por los derivados cárnicos que se importan fundamentalmente de Estados Unidos, - “pero nuestros ganaderos han sabido vivir con eso y están haciendo las - adecuaciones para poderlo contrarrestar”, indicó.

- El optimismo del funcionario se sustenta en la - concepción de desarrollo globalizador, que, en resumen, urge a cambiar la - mentalidad de la sociedad y las políticas económicas. Aunque hay que recordar - que el mismo Gurría informó alguna vez que sólo 15% de la ganadería - nacional está altamente tecnificada y tiene niveles de competitividad - internacional, mientras 40% está en proceso de adquirir tecnologías más - productivas y el restante 45% está rezagada.

- No obstante la disparidad de estas cifras y - que el hato nacional –y por tanto la producción de carne– se desplomó 30% - en los últimos cinco años como resultado del estiaje, el funcionario destaca - que el sector ganadero del país registra un crecimiento anual de 2.2% desde - 1990.

Publicidad

- Pese a estas calamidades, insiste en que la - sequía permitirá al sector ganadero modernizarse, acortar los ciclos - productivos a 18 meses y reducir los plazos para recuperar las inversiones de - 20 a ocho o 10 años; además de que está activando la exportación de - becerros: 670,000 becerros en seis meses, mientras que en todo 1997 fue de - 465,000 animales.

- - MIENTRAS PASA LA SEQUÍA
-
El gobierno federal, a través de la Sagar, - subsidiará los granos (maíz, sorgo y trigo, fundamentalmente) que se utilizan - en la producción de alimentos balanceados para el ganado, sólo mientras pasa - la contingencia de la sequía, para detener la elevación de los precios de los - productos pecuarios, leche, carnes y huevo, y con ello la inflación. Pero eso - es sólo mientras se regulariza la producción agrícola, es decir, de cuatro a - seis meses más. Después vendrá el juego del libre mercado, toda vez que ya - han sido liberalizados los precios de esos alimentos
- y será la oferta y la demanda lo que regule su valor comercial.

- En este punto cabe señalar que, de acuerdo - con investigaciones de la Asociación Mexicana de Estudios para la Defensa del - Consumidor (Amedec), en los últimos tres años el consumo de carne de res se - ha contraído 35% debido a la pérdida del poder de compra de los salarios.

- Con base en esas investigaciones se puede - señalar que después de un periodo de sequía, los precios de los productos - pecuarios tienden a elevarse, porque disminuye el número de reses en - producción y, por tanto, la oferta de carne.

- Para evitar que se dispare el precio de esos - alimentos se tendrían que incrementar las importaciones en el mismo porcentaje - en que disminuya la producción nacional. Pero ello significa, también, un - obstáculo para la recuperación de la producción interna, debido a que los - ganaderos tendrán que competir en un mercado desigual, puesto que la carne que - se compra en el exterior es más barata y el consumidor, ante la depresión de - su poder de compra, sacrifica la calidad por el precio.

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad