Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Gas Natural México <br>Pacto de muerte

Desde hace dos años el gobierno inició las licitaciones para las zonas de distribución de gas na
mar 20 septiembre 2011 02:54 PM

Si de número de clientes se trata, puede asegurarse que, Gas Natural - México (GNM) es la mayor empresa de distribución de gas natural que opera en - el país, con una cartera de alrededor de 350,000. Sus previsiones, sin - embargo, son mucho más ambiciosas, pues en tan sólo un lustro pretende - alcanzar a más de 700,000 clientes en las cuatro zonas donde su influencia se - deja sentir, es decir, Saltillo, Nuevo Laredo, Toluca y Monterrey.

- La compañía, de capital mayoritariamente español, a pesar de su juventud - –tiene menos de dos años– ya ha invertido $200 millones de dólares en el - país. “Y vamos a superar los $300 o $350 millones de dólares en 10 años”, - anticipa Sergio Aranda, presidente de GNM.

- El país, advierte Aranda, genera como economía emergente una expectativa - muy positiva de desarrollo en el terreno industrial. De acuerdo con sus - cálculos, existen entre 15 o 20 millones de consumidores potenciales de este - tipo de energía. En México, el sector industrial consume 97% del gas natural - disponible actualmente, aunque no hay más de un millón de fábricas que lo - utilizan; el sector residencial y comercial requiere sólo del restante 3%. En - los países de economías más avanzadas, en contraste, este último sector - consume alrededor de 30% del gas disponible (es sabido que estas sociedades - dejan de ser, poco a poco, industriales, para dar el salto hacia economías - basadas en servicios y tecnología).

- En México, pues, se espera que crezca el número de clientes de gas natural - en virtud de las ventajas que ofrece el proceso de distribución de este - combustible –similar al del agua entubada–, que en vez de almacenarse en - recipientes llega a las casas o empresas de forma automática, sin depender de - los repartidores.

- Además, aunque existen diferentes alternativas de energía –como la - electricidad, el gas LP o el combustóleo–, el gas natural es más amigable - con el ambiente, de manejo seguro y mayor eficiencia en su distribución.

- Este combustible, incluso, es 30% más barato que el gas licuado y, para su - uso doméstico, puede ser empleado no sólo para propósitos sanitarios y de - cocina sino para alimentar sistemas de calentamiento y enfriamiento.

Publicidad

- Pero sin duda el negocio grande se concentra en el sector industrial. Para - muestra basta decir que aunque GNM tiene alrededor de 335,000 clientes - residenciales o comerciales y sólo 15 industriales, estos últimos consumen - 65% de la energía que distribuye la compañía.

- Los frutos más jugosos, no obstante, aún tardarán en ser probados por - esta empresa. GNM, luego de casi dos años de operación, no ha recuperado su - inversión en el país. “A partir del quinto año empezaremos a tener cifras - negras y no rojas –dice Aranda–, será un negocio razonablemente lucrativo - sólo dentro de 10 o 20 años. La inversión de gas natural siempre es a largo - plazo”. Y en México, más.

- La licitación para otorgar los permisos de distribución de gas natural en - el país comprende dos aspectos básicos. Uno es el técnico, que significa que - la compañía solicitante tiene la infraestructura y el capital humano y - tecnológico para llevar a cabo la distribución. Otro es el aspecto - económico, que no es más que una competencia para ver cuál de los aspirantes - que ya aprobaron el técnico ofrece las tarifas más bajas al usuario y la - mayor cobertura.

- Por ello, el margen de ganancia que tiene GNM por unidad energética es el - más bajo que la firma maneja en todo el mundo, “y con mucha diferencia”, - según Aranda. El tiempo de recuperación, en consecuencia, es mucho mayor.

- Los ingresos de GNM “aún son poco significativos”, señala su - presidente, pero en un año la compañía pretende hacerse de 70,000 nuevos - clientes, es decir, crecer en 20%.

- Héctor Olea, presidente de la Comisión Reguladora de Energía –dependencia - de la Secretaría de Energía–, expresa de una manera contundente la - naturaleza de este negocio: “Las compañías que invierten en la - distribución de gas natural se casan con el país, pues son inversiones a muy - largo plazo”.

- - “ES TRISTE”
-
GNM ha participado prácticamente en “la totalidad de los concursos de - licitación” y se prepara para concursar por las zonas del Bajío –ya - iniciada– y por Cuernavaca, La Laguna, Tijuana, Puebla y Guadalajara, que - iniciarán en no más de un año.

- La compañía empezó a distribuir combustible a partir de junio de este - año en dos zonas: en Toluca, donde los ductos actuales, construidos por PEMEX, - funcionan a toda su capacidad, y los creados por la propia GNM entrarán en - funcionamiento a mediados del próximo año. La otra plaza es Monterrey, la - zona de la república con más ductos y donde cuenta con alrededor de 320,000 - clientes y una poderosa expectativa de crecimiento.

- Además, hace más de un año GNM tomó bajo su control las zonas de - distribución de Nuevo Laredo y Saltillo, que ya operaban plenamente debido a - que desde antes de que iniciaran los concursos de licitación y de que se - creara el Reglamento de Gas Natural para el país, la compañía Repsol - (también española y socia de GNM) había obtenido los permisos para su - manejo.

- Su matriz, Grupo Gas Natural (GGN) tiene alrededor de 15 socios en el mundo, - con quienes colabora en diferentes proyectos. El papel del grupo está en la - administración, distribución y manejo del combustible, es decir, actúan como - operadores y no como meros inversionistas, con una presencia de capital - generalmente mayoritaria. Excepto en México.

- La constitución de capital de GNM es de 50-50% con Repsol. Esta última es - una de las tres más poderosas empresas de España y una de las 200 más - grandes del mundo. Es, a su vez, accionista mayoritaria con 45%, de GGN.

- Repsol, cotizante en Wall Street, tiene cuatro grandes accionistas: PEMEX, - el gobierno español y el Banco Bilbao Vizcaya, todos ellos con alrededor de 5% - de las acciones, además del grupo financiero español La Caixa, accionista - mayoritario con 7% y participante en GGN con 25%.

- PEMEX, en su momento, no inició la distribución, según Olea, porque “tiene - otras prioridades, además de más apremiantes, más rentables. Extraer - petróleo es más lucrativo que construir un ducto que le va a llevar gas a - doña Chuchita”.

- La paraestatal, no obstante, sí se decidió a participar en la - distribución de gas natural en el país y en el mundo –mediante Repsol– ha - contribuido a que “las licitaciones para la distribución de gas natural sean - de las grandes historias de éxito que podemos contar en el sector energético”, - según el funcionario.

- Sin embargo, “es triste que nuestro país, siendo el sexto país productor - de gas natural en el mundo, no haya sido capaz de crear una estructura de - distribución adecuada”, reconoce Olea.

- - EXPLOSIÓN... DE INVERSIONES
-
“El potencial de consumo y la claridad de las reglas de licitación han - atraído a las principales compañías distribuidoras de gas en el mundo”, - apunta el presidente de la Comisión Reguladora.

- Se han comprometido, desde que se iniciaron las licitaciones en 1997 hasta - la concesión de las zonas de la Ciudad de México, $1,500 millones de dólares - para aplicarse en los próximos años, en actividades de transporte y - distribución de gas natural. Actualmente se han asignado nueve permisos - mediante procesos licitados, y cinco más a distribuidores ya establecidos.

- Al terminar el sexenio del presidente Ernesto Zedillo se espera que la - inversión sea del doble, o sea, de $3,000 millones de dólares sólo para el - desarrollo de gas natural, mientras que se estima que el total de usuarios - crecerá en 300%. Es decir: los 80 municipios más importantes del país - contarán con servicio de gas natural.

- “En tres o cuatro años habrá materialmente una explosión de inversión - en sistemas de distribución de gas natural”, considera Olea. Inversión que, - además, implica pocos compromisos para el gobierno, ya que éste no garantiza - ningún tipo de retorno de capital ni de número de consumidores.

- “Esto contrasta mucho con otros procesos de construcción de - infraestructura en el país, en los que el gobierno absorbe o comparte alguno - de los riesgos”, acusa el funcionario. Y es que hay factores que impulsarán - decisivamente el desarrollo de las compañías distribuidoras de gas natural.

- De acuerdo con la Secretaría de Energía, en los próximos años habrá un - déficit en la generación de electricidad, y la forma más efectiva de - equilibrarlo, según Aranda, es mediante la construcción de plantas de - energía combinadas, es decir, que funcionen con base en gas natural, debido a - que los costos y tiempos de operación y construcción son menores que los - empleados para las plantas convencionales.

- Se plantea, también, la añeja tesis de conversión para que los autos en - las grandes urbes utilicen gas natural en vez de gasolina. El gas, se sabe, - casi no contamina y resulta más económico que la gasolina. De hecho, “hay - planes ya muy avanzados por parte de las autoridades locales y, sobre todo, por - parte de los distribuidores y de otros empresarios”, manifiesta el presidente - de la Comisión.

- Las áreas rurales, sin embargo, no serán beneficiadas con este servicio ya - que “no resulta económico”, asegura Olea. Esos usuarios seguirán - manteniendo el servicio de gas envasado LP para cubrir sus necesidades de - combustible.

- A pesar de que no se incluye el sector rural en los planes de distribución - de gas natural, el negocio sigue siendo muy atractivo, pues además de GGN, - muchas poderosas multinacionales se han interesado en los procesos de - licitación en el país.

- Pero, por las características de la inversión –a largo plazo y con - relativamente poco margen de utilidad–, las compañías deben pensarlo muy - bien antes de aventurarse en el negocio de la distribución de gas natural en - México.

- Porque ya se dijo: se casan con el país y un “divorcio puede resultar muy - complicado”, advierte el funcionario. O sea que aquí sí se hace efectiva la - máxima: si se casan, es hasta que la muerte los separe.

Publicidad
Publicidad