Publicidad
Publicidad

Horno activo

<font size=1>Fernanda Peniche y Rocío Vidaña. <i>Petite Tarte</i> (alimentos). <br> -México, DF</

Como muchos estudiantes universitarios Fernanda Peniche y Rocío Vidaña pensaban conquistar al mundo. “Queríamos poner de todo, desde un expendio de comida hasta un puesto de tortas o tacos”, recuerda Vidaña. Se decidieron  a vender bocadillos para eventos.

-

“No sabíamos en la que nos metíamos. Primero con receta en mano nos dedicamos a hacer pruebas y  acabábamos llenas de harina y masa”, comenta Fernanda.

-

El primer cliente de Petite Tarte las contrató para surtir una fiesta. Al concluir esta primera aventura pensaron que todo había terminado ahí, pero no fue así. Días después recibieron otro pedido para una reunión familiar. “Era mayor a nuestra capacidad, lo que nos llevó a contratar a compañeras de la universidad”, evoca Peniche.

Publicidad

-

Pronto empezaron a recibir órdenes de empresas. Solicitaron un crédito para crecer. “Ahora contamos con 14 empleados y cocinamos galletas, además de bocadillos y canapés. Surtimos a Grupo Ángeles, IPADE, Pzifer y el comedor de la Presidencia”, señala Vidaña.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad