Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

¿Por qué se habla de inflación cuando suben los salarios?

Para explicar la relación, una metáfora fácil podría ser la del huevo y la gallina.

CIUDAD DE MÉXICO (Expansión). - Cuando el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que para establecer el aumento al salario mínimo había buscado el acuerdo, no sólo se refería a los empresarios. El mandatario señaló que también se consultó con el Banco de México (Banxico), a fin de evitar un incremento en la inflación, es decir, un alza en los precios. Pero, ¿por qué cuando se habla de incremento de salarios, se piensa en la inflación?

Para explicar la relación, una metáfora fácil podría ser la del huevo y la gallina. ¿Qué va primero? Establecer cuál es la causa y cuál el efecto no es tan sencillo como parece.

Marcelo Delajara, director del Programa de Crecimiento Económico y Mercado Laboral del Centro de Estudios Espinosa Yglesias, señala que los salarios suben como consecuencia de la inflación y los incrementos reflejados en la nómina de los trabajadores suelen seguir la misma tendencia que esta alza de precios.

Lea: Así repercutirá el aumento salarial en el bolsillo de los consumidores

“Las empresas tienen que compensar a los trabajadores por el aumento de precios, la causalidad en México es que si el incremento en la inflación es elevado, los incrementos salariales son altos, si el alza en la inflación es bajo, los incrementos son de esa magnitud”, explica.

Por eso, el poder de compra de los trabajadores suele quedarse 'tablas'. “Si tu tuvieras la causalidad inversa, es decir, que los aumentos provocan inflación, veríamos aumentos en el poder adquisitivo de los salarios y luego una inflación. Pero no vemos eso: primero vemos alza inflacionaria, luego que los sueldos comienzan a subir y esto apenas compensa el incremento en los precios y el poder de compra se mantiene igual”, agrega el especialista.

Publicidad

Lea: ¿Qué pasa con mi crédito Infonavit luego del aumento al salario mínimo?

Sin embargo, el incremento de salarios también supone un aumento en los costos de producción, debido a que la nómina y las aportaciones patronales suben, explica Rodrigo Ramírez Venegas, presidente de la Comisión fiscal 3 del Colegio de Contadores. Esto, apunta el experto, suele ser trasladado al producto final, lo que encarece su precio al consumidor.

La otra arista a considerar es que subir el salario genera impulsa el mercado interno, ya que la población tiene mayor capacidad de consumo. Especialmente, señala Ramírez Venegas, en una economía como la mexicana, poco acostumbrada al ahorro. “Si una empresa le da a sus trabajadores mayores recursos no los van a ahorrar, los van a gastar, y eso ayuda a motivar el comercio interno”, afirma Ramírez Venegas.

¿Quieres saber cómo cuidar tu dinero?
Recibe nuestro contenido sobre ahorro, gasto e inversión en un correo semanal.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad