Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

No más máquinas de escribir, cierra la última fábrica productora

La fábrica Godrej and Boyce en India, puso a la venta los últimos 500 ejemplares disposibles y anunciaron que no habría más
mar 26 abril 2011 10:12 AM
máquina de escribir
máquina de escribir máquina de escribir

¡Por fin lo consiguió! La llamada era de las computadoras consiguió sepultar a las máquinas de escribir y la última fábrica de ha anunciado su cierre. Si algún nostálgico se interesa, puede adquirir las últimas 500 que están a la venta.

Godrej and Boyce Manufacturing Company, informó en un comunicado que desde el año 2000 comenzó a tropezar el negocio de vender máquinas de escribir, pues sólo eran compradas por coleccionistas o viejos escritores negados a adaptarse a las computadoras.

“Todos los que se dedicaban a la manufactura han frenado su producción, sólo quedábamos nosotros. Hasta el 2009, solíamos hacer entre 10,000 y 12,000 máquinas anuales”, dijo el director general de la firma, Milind Dukle a diarios de la India.

Hace tres años, Godrej and Boyce, compañia india fundada en 1897, frenó la producción de estos dispositivos y se dedicó a vender las que tenía en almacen.

Según la firma, la planta de las viejas máquinas de escribir ahora se utiliza para producir refrigeradores.

Dukle le dijo al diario Business Standard que en la década de 1990 su empresa llegó a producir 50,000 máquinas por año, pero el boom de las computadoras trajo consigo la caída inevitable de esos instrumentos.

Publicidad

Otros productores de máquinas de escribir que optaron por dejar el negocio son Remington Rand, Olivetti, Smith-Corona, Adler-Royal, y Olympia.

Los últimos ejemplares de Godrej and Boyce tendrán un costo aproximado de 270 dólares (3,145 pesos mexicanos), según informó el diario británico The Telegraph.

La máquina de escribir se creó en 1867 y se comenzó a producir para su venta seis años después.

Fue una herramienta indispensable en casi cualquier oficina y un símbolo de periodistas y escritores que se verán obligados a cambiar a las computadoras, pues aunque conserven sus viejas máquinas de escribir, será más complicado encontrar refacciones en caso de avería.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad