Publicidad
Publicidad

Recuperar el término ‘feminista’ y desechar el de ‘mandona’

El número de mujeres en puestos ejecutivos y en el sector de la tecnología no han cambiado; en el lugar de trabajo las mujeres se enfrentan a prejuicios culturales profundamente arraigados
Se debe motivar a las mujeres a negociar aumentos salariales y a no rehuir de la ambición. (Foto: Shutterstock)
mujeres

La directora operativa de Facebook Sheryl Sandberg ha cabildeado por años a favor de la igualdad de género en la industria tecnológica.

Participó en las charlas TED en 2010, ha ocupado puestos clave en Google y Facebook  y escribió un exitoso libro sobre el liderazgo femenino (“Vayamos adelante”).

Pero su trabajo apenas comienza.

"Las cifras de mujeres en puestos ejecutivos no se mueven y las cifras de mujeres en el sector de la tecnología tampoco cambian", dijo Sandberg el jueves.

Publicidad

Sandberg hizo estas declaraciones en la Grace Hopper Celebration of Women in Computing (un congreso dedicado a la participación de la mujer en el campo de la informática) en Houston, Texas. Una de las pocas participaciones públicas que ha tenido desde que su marido, David Goldberg, murió hace seis meses en un accidente.

"Fue un cambio total y absolutamente espantoso, creí que nada volvería a estar bien otra vez", dijo Sandberg.

Un amigo le sugirió que, cada noche antes de acostarse, escribiera tres cosas que había hecho bien. Encontró muy útil el ejercicio y animó a las mujeres en la conferencia Grace Hopper a hacer lo mismo.

"Me di cuenta, independientemente de la tragedia, que toda mi vida me había ido a la cama preocupada por las cosas que no hice bien".

Publicidad

La ejecutiva de Facebook compartió gran parte de los mismos consejos y datos que incluyó en su libro de 2013, Lean In ("Vayamos adelante"). Instó a la audiencia mayoritariamente femenina a negociar aumentos salariales, no rehuir a la ambición, buscar apoyo de colegas y perseverar en el campo de la tecnología.

"Persevera por ti misma y por las mujeres vienen detrás de ti," dijo ella. "Persevera por mi hija de ocho años."

Sandberg atribuyó muchos de los problemas que enfrentan las mujeres en el lugar de trabajo a prejuicios culturales profundamente arraigados. Los hombres que lideran agradan porque se adhieren a los estereotipos. De las mujeres, en cambio, se espera que sean agradables, y cuando lideran son vistas como mandonas.

"De hecho, creo que tenemos que traer de vuelta la palabra feminista y deshacernos de la palabra mandona (bossy)", dijo Sandberg.

Publicidad

Su libro ha conquistado a un público fiel. Se han creado "círculos" oficiales bajo el concepto de Lean In en los que grupos locales de mujeres con ideas afines se reúnen una vez al mes o más para darse apoyo, asesoramiento y tutoría. Sandberg dijo que en la actualidad hay 25,000 círculos Lean In en 132 países.

 

¿QUIERES MÁS NOTICIAS COMO ESTA?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

has quedado suscrito al newsletter.

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde.

Publicidad