Publicidad
Publicidad

Consejos de retiro de un ‘baby boomer’ a un ‘millennial’

Aquellos a punto de jubilarse tienen una gran perspectiva de los retos de ahorrar para el retiro; estos son cuatro consejos que pueden darles a los jóvenes de entre 20 y 30 años para prepararlos.
Al cierre del primer semestre de este año, el 58.62% de los recursos se invirtió en valores gubernamentales. (Foto: Photos to Go)
jubilado pensionado viejo adulto mayor afore (Foto: Photos to Go)

Estoy a principios de mis 60 y, afortunadamente, podré retirarme pronto. Pero yo trabajo con una gran cantidad de jóvenes que no entienden lo importante que es empezar a planear de manera temprana para el retiro. Ni siquiera parecen saber por dónde empezar. Me gustaría ayudarles a prepararse mejor. ¿Tienes algún consejo? Jeff M.

Aplaudo querer ayudar a tus colegas de entre 20 y 30 años de edad, pero no te apresures a asumir que no tienen ni idea del retiro. La última encuesta Allstate/National Journal Heartland Monitor Poll encontró que los trabajadores jóvenes están más preocupados por las necesidades inmediatas como el pago de la deuda estudiantil y crear un fondo de emergencia para el retiro.

Pero según un nuevo estudio de T. Rowe Price el ahorro para la jubilación es importante para los millennials y en realidad hacen un buen trabajo al equilibrar sus obligaciones actuales con la preparación para el retiro.

Es importante delantarse al financiamiento de la vida después de la carrera. Esperar solo cinco años para embarcarse en un régimen de ahorro puede reducir drásticamente el tamaño final de tus ahorros. Esperar incluso más tiempo para ponerlo en marcha podría enfrentarte a una vida de jubilación seriamente disminuida.

Publicidad

Entonces, ¿qué puedes hacer para ayudar?

A continuación, he esbozado cuatro maneras en las que puedes ayudar a tus jóvenes colegas por lo menos a pensar más acerca de prepararse para la jubilación. Estas son algunas maneras en las que puedes ayudar.

1. Dales el beneficio de tu perspectiva. La única cosa que posees que tus colegas no, es la perspectiva: ya sabes lo que se siente estar empezando la edad adulta y ya sabes lo que se siente estar frente a la jubilación. ¿Qué has aprendido en ese periodo que pueda ayudar a tus compañeros de trabajo? ¿Hay cosas que podrías haber hecho de otra manera si tuvieras que hacerlo otra vez? ¿Ahorrar más? ¿Haber comenzado a ahorrar antes? ¿Cómo hiciste frente a las múltiples demandas de ahorrar para un enganche para una casa, el pago de la deuda estudiantil, construir un fondo de emergencia y para la jubilación? ¿Experimentaste interrupciones en el camino: despidos, gastos inesperados? ¿Cómo te recuperaste de los reveses y volviste al camino?

Tus colegas de entre veinte y treinta años probablemente son más adeptos a obtener información básica a partir de la gran cantidad de herramientas y sitios web que ofrecen información para planear el retiro. Pero compartir tus puntos de vista y triunfos personales y retrocesos (sí, debes ser abierto acerca de tus fallas, así como de tus fracasos) puede hacer de la planificación del retiro menos un ejercicio abstracto y más un proceso del mundo real, haciendo que estén más dispuestos a participar.

Publicidad

2. Muéstrales el dinero. Si tienes entre 20 o 30 es difícil imaginar con cuánto dinero puedes terminar al final de una carrera al ahorrar de manera regular. No muchos de nosotros tenemos calculadoras en nuestras cabezas. Así que muéstrales una herramienta como la calculadora How Fast Will My Savings Grow? que les puede mostrar rápidamente las maravillas del interés compuesto.

Toma solo unos segundos ver que si uno invierte, por ejemplo, 500 dólares hoy y sigue con 500 dólares al mes en el transcurso de una carrera de 40 años, puedes acabar con casi 767,000 dólares, suponiendo un retorno anual modesto de 5%.

Ahorrar de forma regular puede construir sumas importantes en el transcurso de una carrera  —con sus exenciones de impuestos, deducciones automáticas de nómina y, a menudo, fondos de contrapartida del empleador— y es un mecanismo ideal para lograr un régimen tal de ahorros a largo plazo. Puedes explicarles que el 15% del salario cada año (incluyendo los fondos de contrapartida del empleador) es un buen objetivo para apuntar. Pero si alguien ya está tratando de crear un fondo de emergencia o para pagar las deudas, está bien comenzar con un porcentaje más bajo, por ejemplo, 10%, y aumentar cada año.

3. Explica que la inversión no tiene por qué ser complicada o costosa. Muchos jóvenes se desaniman al planear para el retiro porque encontrar el lugar adecuado para invertir sus ahorros parece muy desalentador, con miles de opciones para elegir.

Publicidad

Como alguien que ha logrado crear un colchón decente a través los años, debes ser capaz de explicar que realmente la inversión inteligente también es simple. Creas una mezcla de acciones-bonos con base en tu edad y tolerancia al riesgo —que por lo general significa invertir entre 70% y 90% de tus ahorros en acciones al principio— y prácticamente lo dejas allí, excepto para reequilibrar periódicamente.

Para mantener bajos los costos y mejorar tus posibilidades de construir un colchón de ahorros considerable, debes permanecer en opciones de inversión de bajo costo como fondos indizados de acciones y de bonos. O, para una solución aún más simple, siempre puedes sugerir que tus colegas más jóvenes elijan un fondo de retiro con horizonte definido, una opción que te da una mezcla diversificada de acciones y bonos ya confeccionados y que poco a poco hace que la mezcla se haga más conservadora a medida que envejeces.

4. Diles que se relajen. Los inversionistas jóvenes fácilmente pueden tener la impresión de que tienen que cambiar su estrategia de retiro cada vez que el mercado se hunde o se eleva. Pero como alguien que ya ha pasado por mercados tanto alcistas como bajistas, recesiones y expansiones, puedes explicar a tus jóvenes compañeros de trabajo que entre más movimientos hagas, mayor es la probabilidad de que cometas errores. No es posible ser más astuto que los mercados.

Sin embargo, sí debes subrayar a tus colegas la importancia de hacer un seguimiento de su progreso. Pueden hacer eso mediante una buena calculadora de ingresos para el retiro e introducir información como su sueldo actual, tasas de ahorro y balances en sus cuentas de jubilación. No tienen que hacer esto a menudo; alrededor de una vez al año está bien. Pero es importante vigilar y, si es necesario, tomar medidas cuanto antes para evitar tener que hacer cambios más drásticos y dolorosos más adelante.

Publicidad

Hay un límite a lo que puedes hacer para ayudar a tus colegas.Pero si eres capaz de realizar los cuatro consejos que he descrito, entonces sabrás que al menos un baby boomer ha hecho un esfuerzo de buena fe para dar a una generación más joven una mejor oportunidad de seguridad financiera en el futuro.

 

 

Publicidad
¿QUIERES MÁS NOTICIAS COMO ESTA?
Recibe los mejores tips para tu ahorro, gasto e inversión.

has quedado suscrito al newsletter

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad